España es una merienda de negros

julio 31, 2007

¿Es Prisa una empresa fascista?

Archivado en: General — África @ 7:35 pm

Pío Moa

Es muy fácil recordar el libro de Cacho sobre los orígenes de PRISA, en pleno franquismo y valiéndose de información privilegiada originada en centros oficiales de aquel régimen. O la trayectoria de Juan Luis Cebrián en cargos de la mayor responsabilidad ligados a la comunicación y propaganda de la dictadura. O los comienzos de varios de sus colaboradores destacados en el diario falangista Arriba. Y tantas otras curiosidades por el estilo.

Pero esto, en principio, no tiene excesiva significación. Mucha gente ha cambiado y lo ha hecho de modo sorprendentemente radical. En España apenas hubo oposición real al franquismo, mientras que ahora, cuando ya no hace falta, casi todo el mundo parece haberse vuelto “antifranquista” y resuelto a derrotar a Franco. Poco habría que objetar a tales actitudes, al margen de su evidente majadería, si no fuera porque el cambio se ha producido con sospechosa rapidez y sin la oportuna aclaración. En tales circunstancias resulta poco aplicable el refrán “rectificar es de sabios”. Un caso bien notorio: a principios de los años 80 el PSOE renunció al marxismo, cambio crucial, pues esa doctrina totalitaria había orientado todos sus pasos hasta entonces. Cambio para bien de la democracia, ciertamente, pero realizado sin el menor examen autocrítico, sin la menor reflexión sobre lo que habían significado para la España del siglo XX los intentos de aplicar las teorías genocidas de Marx. Falto del indispensable análisis, el partido sólo se transformó superficialmente, y lo estamos comprobando a diario: sostiene las mismas ideas con que los terroristas justifican su acción, y por tanto no cesa de dar victorias al terrorismo, aunque condene retóricamente sus métodos

Como se ha dicho a menudo, entre fascistas y marxistas hay más semejanzas que diferencias, al menos en cuanto a su objetivo inmediato: la destrucción de la democracia. Drieu la Rochelle, francés colaboracionista de la ocupación alemana (como tantos, empezando por Mitterrand) lo explicó en una frase ingeniosa: “Los nazis son los cínicos, porque admiten abiertamente su tiranía, su violencia; y los comunistas son los hipócritas, porque niegan descaradamente las suyas”. La hipocresía da mejor resultado: ¡permitió a Stalin salir de la guerra mundial como defensor de la libertad frente al fascismo! Los dos movimientos son además ateos o ateoides, y no encuentran ninguna razón de orden moral común que les impida imponer sus aspiraciones con la brutalidad precisa. Mussolini explicó alguna vez que el fascismo era menos cuestión de doctrina que de estilo: el estilo de la violencia, de la imposición chulesca, del heroísmo prefabricado (aunque debe reconocerse que su régimen fue poco cruento y resultó casi un balneario, comparado con el nazi o el soviético).

Esta digresión viene al caso de la actitud crecientemente antiliberal del grupo PRISA. Aunque las técnicas de la hipocresía aludidas por Drieu la Rochelle han sido vastamente practicadas por El País y la SER, cualquier observador medianamente sagaz ha podido comprobar con frecuencia la censura, la manipulación y la vulneración de las normas democráticas en las empresas prisaicas. El reciente caso del crítico Echevarría ha tenido gran repercusión, pero dista muchísimo de ser único o especialmente grave. El carácter de El País quedó bien visible ya hacia el final de la Transición, cuando apoyó incondicionalmente a los nacionalistas e izquierdistas catalanes que vulneraban la ley aplicando coacciones, amenazas y violencias a quienes defendían la Constitución y los derechos democráticos de los castellanohablantes. El País ocultó o desvirtuó ante sus lectores la información pertinente, silenció a los demócratas y contribuyó a su linchamiento mediático.

Jiménez Losantos, principal víctima, ha relatado en Lo que queda de España, de muy recomendable lectura, aquella infamia, la cual debiera ser recordada a menudo, pues constituyó algo así como una fechoría fundacional. Después de ella vinieron el “antenicidio”, las denegaciones del derecho de réplica y mil formas de manipulación o campañas de silenciamiento o linchamiento. Cuando salió a la luz la marea negra de la corrupción socialista, PRISA contribuyó a ella motejando de “sindicato del crimen” a los periodistas que defendían la libertad de todos al impedir la institucionalización del robo desde el poder tipo PRI mejicano. Por no hablar de la prolongada insistencia prosaica en la negociación con la ETA a expensas del estado de derecho, de sus simpatías iniciales y no tan iniciales por regímenes como el de Jomeini o por diversos movimientos terroristas internacionales, o sus manipulaciones en relación a los movimientos desestabilizadores contra el gobierno Aznar con motivo del Prestige o de la guerra contra el genocida Sadam… Un estudio a fondo de la trayectoria periodística –no digo empresarial– de El País o la SER traería muchas sorpresas a los ingenuos que siguen teniendo a ese negocio por paradigma de la democracia.

Ahora, PRISA está metida de hoz y coz en una campaña típicamente jacobina contra la Iglesia. Que la Iglesia sea criticada no es ningún delito, sino lo más normal en democracia. Pero la “crítica” se convierte aquí en una mezcla de calumnia y burla soez, en un estilo muy característico. En vísperas de Navidad, un programa televisivo de la empresa explicaba “cómo cocinar un crucifijo”: se le trocea, se lo unta con mantequilla y “al tercer día” sale del horno “en su punto”; las burlas contra el papa son tan frecuentes y zafias como puede esperarse de una mentalidad fascistoide; han llegado a grabar ocultamente confesiones en una iglesia de Madrid para reproducirlas entre risotadas en un programa radiofónico …

Todo ello vulnera el código penal que en su artículo 525 condena las ofensas a “los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa” y a quienes “hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican”. Desde luego, PRISA y el PSOE cumplen escrupulosamente la ley, incluso con oficiosidad, cuando se trata de otras religiones, en especial la islámica, a la que estos audaces e ingeniosos bufones nunca osarían tratar como lo hacen con la católica. No hace falta decir por qué.

El “estilo fascista” es así.

Un par de sandeces

Archivado en: General — África @ 7:30 pm

Pío Moa

El derecho del ser humano a decir tonterías es tan obvio que la Constitución ni se molesta en recogerlo. Y es que si el majadero que llevamos dentro no pudiera salir a la luz, reventaríamos casi todos. De tal derecho inalienable muchos han concluido -con harto abuso- que lo mismo vale una tontería que una agudeza o la sandez que la sensatez y hasta que la democracia consiste en eso. De ahí la abundancia de gansadas de tamaño regular que hoy circulan como verdades indiscutibles. Hace poco, un tal Balza, que creo que dirige la policía del PNV en Vasconia, afirmó que si esa policía apenas captura terroristas se debe a que no recibe información de los cuerpos de seguridad “del estado”. ¿Y quién le pasa información a la Guardia Civil, por ejemplo? El tal Balza quizá no sea tonto, pero se lo hace muy bien.

Otro alarde de sagacidad lo ha ofrecido el psiquiatra Castilla del Pino en una entrevista. “Gracias al odio, la humanidad ha progresado”, ha aclarado, y puesto su propio ejemplo: “Yo odio a Pinochet y a Franco lo he odiado durante cuarenta años”. Debe de ser verdad lo del progreso, pues con Franco él progresó notablemente; más que después, por cierto. Claro que cuarenta años odiando vuelven tarumba a cualquiera, por mucho que progrese; quizá fue el suyo un odio de baja intensidad. También explica: “el odio a la tortura, a la crueldad, nos ha llevado a la democracia”. ¿”Nos” ha llevado? Creíamos que al ilustre psiquiatra la crueldad y la tortura le traían al fresco. Intelectual, antaño, del PCE, marxista leninista por tanto, veía en la democracia sólo una palanca para imponer una tiranía perfecta. Y no parece haber cambiado mucho, ya que olvida citar entre sus odiados a Castro, a Breshnef, a Stalin, a Lenin y tantos otros capitostes de reconocida brutalidad: a éstos los ha amado, y hasta cabe sospechar que los siga amando en secreto.

Tampoco está claro que la aversión a Franco haya sido condición para la democracia. ¿Le odiaban Juan Carlos, Suárez, Torcuato Fernández Miranda, los procuradores dimisionarios, etc.? ¿O es que la democracia debe más al odio de Carrillo y Castilla del Pino que al talante reconciliador de aquéllos?

El CIS castiga a Rubalcaba al constatarse el fracaso de la negociación con ETA

Archivado en: General,Rajoy — África @ 6:04 pm

Sólo tres ministros de Zapatero consiguen el aprobado en el último sondeo del CIS. Se trata de De la Vega, Solbes y Alonso. Los tres están mejor valorados que el presidente. Constatado el fracaso de la negociación con ETA, se cae de la lista con respecto al barómetro de mayo el titular de Interior: ahora Rubalcaba se queda en un 4,96. En cuanto a intención de voto, los socialistas siguen por delante del PP. Según este estudio presentado por el Gobierno, el PSOE obtendría el 40,5 por ciento de los votos frente al 37 por ciento del PP. Hace sólo dos meses, el 27-M, las urnas dijeron lo contrario: dieron la victoria al PP y confirmaron que los populares ganan votos.

(Libertad Digital) El último sondeo del CIS llega con las negociaciones entre Zapatero y ETA rotas y con los resultados del 27-M todavía recientes. Sobre lo primero, llama la atención el descenso en valoración que sufre Rubalcaba, el ministro al que Zapatero encargó gestionar los contactos con la banda terrorista. Sobre lo segundo, se constata la diferencia entre el resultado de las urnas, que dio  la victoria al PP, y lo que reflejan las encuestas, que alejan a los populares de los socialistas.

Según este barómetro, correspondiente al mes de julio, el PP se queda a 3,5 puntos de distancia del PSOE, medio punto más de diferencia que en la última encuesta de hace tres meses. Si se celebraran ahora elecciones, los socialistas conseguirían el 40,5 por ciento de los votos, casi un punto más que en el barómetro de abril, mientras que el PP lograría el 37 por ciento, un 0,4 por ciento más que en el anterior.

Pese a que son algunos menos (pasa de un 58 por ciento a un 57,4 por ciento) los que opinan que Zapatero les inspira “poca” o “muy poca confianza”, la valoración del presidente cae. Aprueba por poco con un 5,01. Sólo hay tres ministros que superan el 5 y los tres con mejor nota que el presidente. La vicepresidenta primera, De la Vega, alcanza la mejor: 5,36. El vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, un 5,08; y el titular de Defensa, José Antonio Alonso, un 5,03.

El resto, entre los que no están los nuevos ministros, suspende. Y nuevamente es la que ocupaba hasta hace tres semanas el Ministerio de Vivienda, María Antonia Trujillo, la que se lleva la peor nota: un 3,73.

En cuanto al resto de líderes políticos, por detrás de Zapatero se sitúan el coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares (4,24), el portavoz parlamentario de CiU, Josep Antoni Duran Lleida (3,94) y el líder del PP, Mariano Rajoy (3,81).

Según el portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, los datos del CIS demuestran que su partido está en una “muy buena posición” y evidencian que puede ganar “claramente” las próximas elecciones generales. Zaplana se expresó de esta manera al valorar ante los periodistas el último barómetro, en el que, según el dirigente popular, el Partido Popular consigue su mayor porcentaje de intención de voto directo durante la actual legislatura.

Los datos de la encuesta del CIS, prosiguió el portavoz popular, son “prácticamente iguales” a los del pasado barómetro, cuando el PSOE “perdió las elecciones municipales y autonómicas”. Además, comentó que esta encuesta “demuestra que la opinión pública española” va “por otro lado de los impulsos que quiere realizar el Gobierno, que desde luego tienen que ver poco con las prioridades de la sociedad española”.

Zaplana destacó el dato “altamente positivo” que refleja que el PP gana “clarísimamente” entre los votantes de centro y agregó que ya “no valen esas campañas intoxicación” porque “la gente sabe quién hace políticas liberales y de centro”. Tras rechazar los “comentarios” de que el Gobierno “estaba en un buen momento”, afirmó que el Ejecutivo socialista está “en una situación de precariedad electoral”, por lo que, según Zaplana, ha tenido que hacer un cambio de ministros “simulando impulso e iniciativa”.

En esta línea, Zaplana se mostró “contrario” a las visión optimista del PSOE sobre el debate del estado de la Nación, que coincidió con la fecha de realización del barómetro y opinó que la “iniciativa de fondo” en política “la lleva el PP”. Según el dirigente popular, esta iniciativa del PP es la que “conecta con los intereses de los ciudadanos, con sus prioridades” y es la que hizo que el PP “ganara las elecciones municipales y autonómicas”.

“No hay mejor encuesta que ésa”, apostilló el portavoz parlamentario, quien también reconoció es “muy difícil ganar” las elecciones para cualquier partido. Tras mostrar su satisfacción por el estado de su partido, Zaplana comentó que “para nada” cierra “mal el curso político” el PP, que se erige como un grupo de oposición que “ha tenido que hacer una labor titánica”, pero al que “hasta ahora no le han fallado los resultados”.

Reiteró que el barómetro es “sinceramente bueno” para su formación y demuestra que los populares pueden “claramente ganar las elecciones generales”. Preguntado por la posibilidad de que el Gobierno adelantase los próximos comicios, Zaplana dijo que “seguro” que el Ejecutivo está pensando en esta opción porque su situación “no es buena”.

En este sentido, apuntó que los “golpes de artificio” del Ejecutivo “no son suficientes” para seguir gobernando, ya que “no calan” y “son pan de un día”. El “descrédito” que tiene el Gobierno, a juicio de Zaplana, se debe “a muchos errores durante mucho tiempo”. “Salir de ahí no es fácil”, agregó el portavoz del PP.

Fuegos y juegos de los Rodríguez

Archivado en: General,Rajoy — África @ 5:59 pm

Juan Carlos Girauta

Los fuegos que se comen España cíclicamente, y la forma en que las autoridades los gestionan, tienen consecuencias inesperadas. De entrada, demuestran hasta qué punto puede llegar la descoordinación entre nuestras administraciones públicas, y prueban que la descentralización no sólo tiene ventajas. Además, suelen venir acompañados de aleccionadores esperpentos, como el requisito del idioma gallego para apagar fuegos en Galicia. También extienden el campo de la demagogia progre-nacionalista hasta lo inimaginable: los escritores del presidente echaron la culpa de los incendios gallegos al PP, partido pirómano. Por fin, los fuegos sirven de baremo para medir la competencia del gobierno. Es decir, la incompetencia.

A su conocida ineficacia, denunciada por Mariano Rajoy con un tono ya cansino, se une un aspecto no menos preocupante: la absoluta falta de sensibilidad de Rodríguez. El fuego, cierto es, llega a España todos los veranos; los abusos de poder del líder socialista también.

Años atrás nos avergonzamos con la corte de cocineros de la que los Rodríguez se hacían acompañar en vacaciones, más propia de sátrapas orientales que de gobernantes europeos y constitucionales. O nos indignamos con las caprichosas reformas de un palacete con un grave defecto: sólo tenía una piscina. Había que poner otra y remozarlo todo con urgencia, pues los Rodríguez no veranean en cualquier sitio. A doña Sonsoles no le parecía suficiente lo que había complacido a los Reyes de España. Casi trescientos mil euros nos costó la broma. Por cierto, ya se han cansado del palacete remozado.

Lo de este año es peor porque lleva al extremo aquella falta de sensibilidad con la cosa del fuego: los cinco miembros del Seprona que en Doñana trabajan en la prevención de incendios han recibido órdenes de abandonar sus ocupaciones para hacer de guías turísticos de la cara pareja presidencial. ¿Por qué optará este matrimonio por convertirse en noticia todos los veranos?

Es fácil: porque se comportan como nuevos ricos. Pero no merecen la clemencia de estos, justificados por gastar sus propios recursos. Por el contrario, los Rodríguez dilapidan nuestros dineros y efectivos para darse una vida principesca. Después de ellos, el diluvio. O el incendio.

Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Zapatero deja a Doñana sin protección ante los incendios durante sus vacaciones

Archivado en: General,Rajoy — África @ 5:58 pm

Las vacaciones de José Luis Rodríguez Zapatero a Doñana puede poner en peligro al parque natural. Como otros presidentes del Gobierno, Zapatero ha elegido a Doñana como su lugar de vacaciones. Pero a diferencia de Aznar, que contrató a una empresa privada local para que le sirviera de guía, Zapatero recurrirá a los cinco guardias del Seprona para que le enseñen el lugar, según ha informado la cadena COPE. Cuando las alertas por incendios se multiplican en toda España, el parque natural quedará desprotegido.

(Libertad Digital) Doñana se ha convertido, desde Felipe González, en el lugar preferido de los presidentes del Gobierno para pasar sus vacaciones. José María Aznar visitó el bello paraje de Huelva, declarado Parque Nacional. José Luis Rodríguez Zapatero también se dirigirá este verano a la finca, muy valiosa por su diversidad biológica. Cambia, por tanto, su destino de Lanzarote, con las mejoras que había hecho su mujer, Sonsoles Espinosa, por valor de 200.000 euros.

Precisamente estos días en que aumentan las alarmas por los riesgos de incendio, en que las los carteles de las carreteras nacionales advierten del riesgo de tirar colillas y el Gobierno ocupa espacios en los medios de comunicación para llamar a la responsabilidad privada para evitar que las llamas arrasen el paisaje, la visita del presidente a Doñana podría aumentar el riesgo de que se produzca allí algún incendio.

Según ha informado la cadena COPE, los cinco miembros del Seprona que están destinados en Doñana para evitar que las llamas arruinen el espacio natural han recibido una orden inusual por parte de sus superiores en la Guarcia Civil. Tendrán que abandonar sus ocupaciones habituales para atender al presidente del Gobierno en turnos que van de 7 de la mañana a 10 de la noche. Le servirán de guía por el parque y le acompañarán, indicándole los itinerarios más interesantes. Tienen orden de continuar estas labores hasta el próximo 26 de agosto, cuando Zapatero y familia concluirán sus vacaciones.

Moratinos acusa a Siria de instigar el asesinato de los seis españoles en el Líbano

Archivado en: General,Rajoy — África @ 5:57 pm

Miguel Ángel Moratinos abre una nueva polémica tras aparecer publicado en L’Orient Le Jour que el ministro de Asuntos Exteriores hizo saber en su visita del domingo y el lunes al Líbano que cuenta con “elementos” que implican “directa o indirectamente” a Siria en el asesinato de los seis soldados muertos en el país de los cedros el pasado 24 de junio. Un atentado que a diferencia de otros similares no ha sido atribuído a ninguna organización terrorista. El ministro español se reúne esta tarde con el presidente sirio en Damasco.

(Libertad Digital) Según el diario L’Orient Le Jour de Beirut que cita fuentes ministerales, el ministro español de Exteriores transmitió esta información a las Fuerzas del 14 de Marzo (coalición anti-siria) con la que se entrevistó durante la visita de 36 horas que hizo el domingo y el lunes al Líbano.

Las mismas fuentes recogidas en el artículo firmado por Lélia Mezher, añaden que el ministro aseguró que su gobierno posee información sobre el atentado de las Finul en el que murieron seis soldados españoles. Moratinos, aseguran, hizo saber que España tenía elementos que avalan que el régimen de Damasco estaría implicado, directa o indirectamente, en la explosión en la que murieron los Casos Azules nacionales.

Aún así, continúa el diario, el ministro español aseguraba (frase entrecomillada) que trasladará al presidente sirio, Bachar el Asad, en la reunión que mantendrán esta tarde que “todas las puertas se pueden abrir con Siria, con la condición de que (ésta) abandone el Líbano”.  No especifica si el ministro español ahondará sobre la supuesta responsabilidad de Damasco en el asesinato de los seis militares españoles. 

El periódico libanés señala que “la firmeza” del ministro español “sigue” a la del titular de Exteriores francés, Bernard Kouchner, quien desde un primer momento ha subrayado que Francia es plenamente consciente de la influencia negativa que ejercer Irán y Siria en la desestabilización del Líbano.

Sin embargo, el embajador de España en el Líbano, Miguel Benzo Perea, desmintió rotundamente la noticia de L’Orient Le Jour y dijo que “en absoluto” el ministro había facilitado esa información. “No tenemos elementos para implicar a nadie. Todavía pensamos que los yihadistas (radicales islámicos) cometieron el atentado”, agregó.

El embajador también señaló que, en su entrevista con el primer ministro libanés, Fuad Siniora, Moratinos “le dijo que todavía esperamos informaciones sobre este asunto”.

Por otra parte, una fuente militar española explicó que aún “es difícil ahora aventurarse en este asunto debido que todavía esta bajo investigación judicial”. Sin embargo, esta misma fuente confirmó que Moratinos tratará el atentado en su reunión de este martes con el presidente sirio, informa Efe. Quizás tras la reunión se conozcan más detalles de las informaciones que divulga el diario de Beirut.

El Supremo exige al Gobierno vasco que ice la bandera de España en sus instituciones

Archivado en: General,Rajoy — África @ 5:55 pm

El Alto Tribunal desestimó este martes el recurso de casación planteado por el Ejecutivo de Vitoria y le exige que la bandera nacional ondee de forma permanente en los edificios autonómicos. El Gobierno vasco había recurrido una sentencia del TSJPV en que se le instaba a cumplir con la Ley de Banderas. En la comunidad vasca, el nacionalismo ha hecho desaparecer por completo la presencia de la bandera nacional de las sedes institucionales autonómicas, forales y municipales.

L D (Agencias) En la sentencia del Supremo, dada a conocer este martes, se recuerda que la Administración general del Estado promovió un recurso contencioso administrativo en 2002 ante el TSJPV, en el que era parte demandada el Gobierno vasco, sobre el cumplimiento de la obligación de colocar la bandera de España. El TSJPV falló, en octubre de 2003, que estimaba el recurso de la Administración del Estado contra la desestimación presunta del requerimiento formulado a la Academia de Policía del País Vasco para cumplir con la obligación de colocar la bandera.

Recordaba la obligación de hacer ondear, “con carácter permanente”, la bandera española, bien en solitario o conjuntamente con la autonómica, “ocupando lugar preferente en el interior y exterior” de edificios, como el de la Academia Superior de Policía. El Gobierno vasco decidió impugnar en recurso de casación al Supremo la sentencia del TSJPV y alegó que la presencia de la bandera española no se había pedido “en más de veinte años”.

Para el Tribunal Supremo, esta alegación “resulta irrelevante”, porque el cumplimiento de la ley no depende de que no se haya reclamado con anterioridad y recuerda que la Constitución prevé que las banderas autonómicas “no podrán” ser utilizadas sin que a su lado ondee la española.

En cuanto a lo que señalaba el Gobierno vasco de ser extemporánea la iniciativa, al haber pasado 20 años, lo que pudiera provocar “cierta inseguridad jurídica”, el Tribunal entiende que esa realidad “en modo alguno puede considerarse como consolidada”. Precisa que de aceptar los planteamientos del Gobierno vasco, se rompería el principio de legalidad y reitera que la no aplicación de la norma sobre las banderas “no la lleva a su desuso”. Al declarar que no ha lugar el recurso de casación, el Supremo condena al Gobierno vasco al pago de las costas, 2.000 euros para el letrado.

En otra sentencia, este Tribunal desestima también otro recurso de casación del Gobierno vasco contra el auto de abril de 2004 del TSJPV, que desestimó el recurso de súplica contra la ejecución provisional del uso de la bandera nacional y requirió a la directora de la Academia para que ondease esta enseña.

El TSJPV consideró que la aplicación de lo dispuesto “no causa perjuicio” a la Administración demandada, ni a su imagen por “una sentencia que aplica e interpreta una ley”, al contrario, negarse a cumplirla, “implicaría romper las reglas del Estado de Derecho”.

El Supremo entiende que una sentencia debe ejecutarse provisionalmente, aunque esté recurrida, por expresa solicitud de la parte vencedora, para responder a posibles perjuicios y si su contenido es reversible.

Se refiere a alegaciones de los recurrentes, que aluden a perjuicios de carácter inmaterial, y destaca que no existe irreversibilidad, ya que en una sentencia definitiva en sentido contrario “bastaría con el obligado arriado de la bandera nacional”. El Supremo condena también a pagar al Gobierno vasco 2.000 euros para el letrado.

Jóvenes radicales de Guecho piden a ETA en una pancarta que atente contra la Ertzaintza

Archivado en: General,Rajoy — África @ 10:24 am

Los alevines de ETA vuelven a campar por sus anchas en las fiestas del municipio vizcaíno de Guecho. De nuevo han tomado las calles y han llenado las paredes de carteles a favor de la banda terrorista. Según publica El Mundo, hay dos que sobresalen. Los dos están colgados del edificio de la biblioteca municipal, antigua sede del Ayuntamiento. En uno de ellos piden la excarcelación de los etarras. En el otro, directamente le dicen a la banda que cumpla sus amenazas y atente contra la Ertzaintza. Se lee “ETA mátalos” junto al logotipo de la Policía autonómica. Los agentes dicen que están esperando “el momento en el que menos tensiones pueda acarrear” su retirada.

(Libertad Digital) Todos los años el Ayuntamiento, siempre controlado por el PNV, consiente que en las fiestas de Guecho los radicales homenajeen a los terroristas de ETA. En 2006, estas fiestas supusieron un paso adelante en la estrategia de los proetarras porque el Consistorio incluyó en su programa esos homenajes a etarras que cumplen condena en prisión. Este año la historia se repite: los alevines de la banda asesina tienen tomadas las calles y han hecho gala de ello empapelando las paredes con carteles. “ETA mátalos” se lee en uno de ellos, como ilustra este martes El Mundo. Es una petición de los “cachorros” de ETA para que cumpla sus amenazas y atente contra la Policía autonómica vasca.

En este mismo municipio Acción Nacionalista Vasca es la titular de una “herriko taberna” que funciona de manera habitual desde los años noventa pese a no contar con la licencia municipal de apertura.

En febrero pasado, el Ayuntamiento que controlaba el PNV contrató a los payasos Pirritx y Porrotx, vinculados con el brazo político de ETA. La payasa Pirritx es Aiora Zulaica, ex concejal de EH en Lasarte, que se negó a condenar el asesinato de su compañero de corporación, el socialista Froilán Elespe, tras ser asesinado por ETA el 20 de mayo de 2001. El otro payaso, Porrotx, es José María Agirretxe, quien también fue concejal de HB en la localidad guipuzcoana.

Ahora hace un año, Guecho también fue escenario de un intento de agresión de los proetarras a María San Gil. La presidenta del PP vasco recorría el tradicional mercado de San Lorenzo y un grupo de radicales se dedicó a seguirla mientras la increpaba.

Sirera sale al paso de rumores interesados y asegura que Rajoy es el candidato del PP

Archivado en: General,Rajoy — África @ 10:23 am

Ante las últimas voces interesadas que pretenden desestabilizar el Partido Popular apuntando a Rato como candidato en las generales, el nuevo presidente del PP catalán, Daniel Sirera, ha negado que el aún director del FMI pueda ocupar ese puesto ya que “nuestro candidato a la presidencia de España es Mariano Rajoy y en eso estamos trabajando”. Además, ha rechazado que la dimisión de Piqué suponga la victoria de una corriente más de derechas sobre una más moderada.

L D (Europa Press) Al ser preguntado sobre si Rato podría ser el nuevo cabeza de lista, Sirera dijo que “creo que los ciudadanos tienen muy claro que quien es nuestro candidato a la presidencia de España es Mariano Rajoy y en eso estamos trabajando”. En declaraciones a Rac 1, afirmó, no obstante, que su partido elegirá a su cabeza de lista para las generales “cuando toque”, una vez se convoquen los comicios, y que, por el momento, aún “no han tratado” la elección de candidatos.

En cuanto a la dimisión de Josep Piqué, Sirera negó que esto suponga la victoria de una corriente más de derechas sobre una más moderada y calificó estas interpretaciones de “tópicos” que promueven sus adversarios políticos.  Preguntado por si con él al frente del PP catalán volvía el “vidal-quadrismo”, contestó que “con Daniel Sirera al frente del PP vuelve un gran partido” que quiere “defender un gran proyecto de libertad para Cataluña”.

Respecto al secretario de Organización del PP de Cataluña y líder municipal de los populares en Badalona, Xavier Garcia Albiol, Sirera también negó que pertenezca a una línea más dura del PP, pese a que el video electoral sobre inmigración que realizó en las municipales fue calificado de “xenófobo” por Sos Racismo. “Se lo ha tachado de xenófobo, pero consiguió ser segunda fuerza en Badalona a sólo dos concejales del PSC”, afirmó Sirera, quien remarcó que “no se puede calificar de xenófobos a los ciudadanos de Badalona”.

El presidente del PPC también calificó de “indigna” la estrategia que está manteniendo CiU en vistas a las elecciones generales, porque, según Sirera, sólo se preocupa de “cómo se reparte el poder” con los socialistas. Aludió así a las declaraciones del portavoz de CiU en el Parlamento catalán, Felip Puig, en las que defendía que si CiU apoyaba la investidura del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el PSC debía respetar que gobernara la “lista más votada” en la Generalitat, así como a otras manifestaciones en el mismo sentido de los líderes de CiU. Según Sirera, la federación nacionalista está “preparando un gran acuerdo con los socialistas en España que sirva para que los socialistas los apoyen aquí “.

Solbes admite que la reforma del despido laboral de Caldera “no cuajó” y fracasó

Archivado en: General,Rajoy — África @ 10:22 am

El vicepresidente para Asuntos Económicos ha abierto la subasta electoral de las próximas Generales. En ABC, Pedro Solbes anuncia este lunes que defenderá ante su partido “que se incluyan en el programa electoral más rebajas de IRPF y Sociedades”. El ministro admite que el intento de generalizar el contrato con indemnizaciones más baratas, previsto en la última reforma laboral, “no cuajó”.

(Libertad Digital) El vicepresidente económico-financiero del Gobierno es partidario de rebajar el Impuesto de la Renta y el de Sociedades si la presión fiscal sigue aumentando –lo ha hecho en dos puntos, desde que Gobierna el PSOE– como consecuencia del incremento de los ingresos.

“Si el comportamiento de los ingresos sigue siendo muy bueno y, por tanto, hay riesgo de que la presión fiscal suba, soy partidario de plantear reformas fiscales que devuelvan a ciudadanos y a empresas parte de ese dinero”, declara Pedro Solbes a ABC este lunes.

En concreto, el ministro es partidario de bajar el IRPF y el Impuesto de Sociedades.

Sobre los impuestos de Sucesiones y Patrimonio, Solbes es partidario de conceder margen a las Comunidades Autónomas para que decidan qué hacer con ellos. Eso sí, advierte que la supresión no debe llevar aparejado, en ningún caso, la obligación del Estado de compensarlas por la pérdida de ingresos.

Estas posibles reformas las remite, en todo caso, a la reapertura de una negociación tendente a reformar, de nuevo, el sistema de financiación.

Solbes se pronuncia, además, sobre otra de las cuestiones que ha vuelto a la agenda económica: la reforma laboral y, en concreto, el coste del despido. Destacados actores institucionales, como el Banco de España, o políticos, como la secretaria de Economía del PSOE –Inmaculada Rodríguez Piñero– son partidarios de abaratarlo.

El vicepresidente opina que es “un debate que me parece útil, pero con tranquilidad”. Admite, eso sí, que los incentivos al abaratamiento incluidos en la última reforma laboral, pactada por el Gobierno, Patronal y sindicatos en mayo de 2006, no han funcionado.

“Hemos optado por un modelo, el del diálogo social, y en este marco, ya propusimos generalizar más el contrato con indemnizaciones de 33 días para el futuro, y no cuajó. Hay que seguir trabajando y ver qué se hace”, reconoce Solbes durante la entrevista con el mismo diario.

La última reforma laboral, pactada en mayo de 2006 y en vigor desde el 1 de julio, concedió un incentivo especial a las empresas que hicieran fijos a sus empleados: la posibilidad de contratarlos bajo la modalidad de “Fomento del Empleo”, con una indemnización por despido improcedente de 33 días, frente a los 45 días del contrato fijo ordinario. La única condición es que los eventuales se convirtieran en fijos antes del 31 de diciembre de 2006.

Solbes admite, implícitamente, que la reforma no ha funcionado, al remitirse a la propuesta original del Gobierno, de 2005, consistente en “generalizar más” el coste de 33 días por despido, y que los sindicatos rechazaron de plano.

Solbes trastorna la gira de Zapatero y advierte que no pagará la factura del Tripartito

Archivado en: General,Rajoy — África @ 10:20 am

El vicepresidente segundo ha puesto límite al talonario que Zapatero va a sacar de su mesa para intentar ganar con claridad en Cataluña. Solbes no parece dispuesto al aumento de la transferencia a la región, exigido por el Tripartito y al que Rodríguez Zapatero se inclina, consciente del peso electoral de la zona: 41 escaños en juego, de los que el PSC obtuvo 21 en 2004. En Radio Nacional, este martes, un circunspecto Solbes ha recordado al Gobierno de Montilla que “lo que se pactó fue sólo un aumento tasado de las inversiones en infraestructuras, y no un aumento de las transferencias en general”.

(Libertad Digital) La gira de Zapatero por Cataluña empieza con trastornos. Su vicepresidente económico no da su brazo a torcer sobre la financiación de Cataluña, que el Tripartito presidido por Montilla espera especialmente abundante, ahora que se aproximan Elecciones Generales y los diputados catalanes tienen la probable llave de la renovación de la mayoría del PSOE en el Congreso.

En Radio Nacional, Pedro Solbes, ha insistido en que el Gobierno “cumplirá escrupulosamente con el aumento de la inversión en infraestructuras tasado en el Estatuto”.

Continúa el ministro diciendo que “Lo que se pactó fue un aumento de la inversión en infraestructuras. Es cierto que el aumento de la inversión total del Estado –no sólo infraestructuras– en Cataluña será por un porcentaje inferior al estipulado en el Estatuto, pero es que éste tasa sólo, de manera específica, el aumento de la inversión en infraestructuras, y el Gobierno cumplirá escrupulosamente con ese mandato. Yo entiendo los argumentos del Gobierno catalán, pero no es lo que dice el Estatuto”.

Esto ha argumentado con sequedad el vicepresidente para Asuntos Económicos, a menos de veinticuatro horas de que Rodríguez Zapatero visite Cataluña con una primera remesa de dádivas y pregones a los afectados por el apagón eléctrico de los últimos días.

Los 2.500 euros “nos los podemos permitir”

Solbes ha asumido con enfática disciplina la súbita promesa de Zapatero de entregar 2.500 euros a las familias por cada nuevo natalicio, a partir del pasado 3 de julio.  Cerúleo, sin el festivo entusiasmo que han exhibido el presidente y su ministro de Trabajo, Jesús Caldera, el vicepresidente financiero ha admitido que “nos lo podemos permitir” en la actual situación de liquidez del Estado.

“Una parte”, ha explicado, “se financiará con los recursos del IRPF,  los que no sean declarantes lo recibirán con fondos del Ministerio de Trabajo. Es cierto que se trata de una importante iniciativa”, ha subrayado Solbes, diplomático, “pero en este momento se puede hacer frente a esto”.

Algo más optimista se ha mostrado el ministro de Economía y Hacienda sobre la tramitación de su proyecto de Presupuestos para 2008. “Hace meses, previmos que el apoyo parlamentario sería menor que el del año pasado”, dijo Solbes en el informativo España a las 8, de Radio Nacional, quien, sin embargo, reconoce que el acuerdo con el PNV sobre el llamado cupo vasco le ha hecho concebir la idea de que “el Presupuesto es posible, seguramente con dudas o reticencias de algunos grupos y con alguna que otra abstención, pero, en todo caso, la abstención podría favorecernos”.

El espía del CNI acusado de vender secretos a Rusia tuvo “importantes” relaciones con ETA

Archivado en: General,Rajoy — África @ 10:19 am

El ex espía del CNI, Roberto Flórez, encarcelado desde el jueves por vender secretos a Rusia, tuvo “importantes” relaciones “de un nivel bastante alto” en el entorno de ETA entre 1992 y 1997, según fuentes militares que cita este domingo El País. Libertad Digital ya reveló que pasó por el cuartel de Intxaurrondo en los años en los que estaba al mando Enrique Rodríguez Galindo.

(Libertad Digital) Según publica este domingo el diario El País, Roberto Flórez que fue captado por el CNI en 1992, cuando prestaba sus servicios como guardia civil en la Comandancia de Intxaurrondo (Guipúzcoa), llegó a “hacer relaciones importantes , de un nivel bastante alto, en el entorno de ETA”.

Flórez contaba con una virtud destacada, según sus antiguos jefes, “tenía don de gentes” y era “uno de los mejores a la hora de obtener información sobre el terreno”. Sin embargo, Flórez solía cometer imprudencias como irse de “chatos con un batasuno” y saludar luego a “un comandante de la Guardia Civil”. Esto llevo al CNI, en 1997, a sacarlo del País Vasco, por temor a que fuera descubierto, y destinarlo lejos, a la embajada española en Perú como ayudante del agregado de información.

Se ganó la confianza del entonces opositor de Perú, Alejandro Toledo

En Lima, gracias a su facilidad de relación, se infiltró en el grupo opositor “Perú Posible” y se ganó la confianza del que luego fuera presidente peruano, Alejandro Toledo. Pero, señala El País, que su disponibilidad para acudir siempre que le llamasen a donde fuera necesario, hizo despertar las sospechas de un periodista Gustavo Gorriti, quien descubrió la condición de espía de Flórez con una simple llamada a la embajada española. Y tras un reportaje en el diario peruano La República, en abril de 2000, se decidió la forzosa repatriación del que más tarde se convertiría en el primer espía doble que ha desvelado el CNI.

Pero, al parecer, fue de vuelta a España y en su nuevo destino de Madrid, en el centro de formación de los nuevos agentes del CNI y también de reciclaje para los antiguos, donde Flórez pudo conocer en profundidad los procedimientos operativos del servicio secreto y entablar nuevas relaciones con agentes destinados en la División de Contrainteligencia y, en especial, en el área de Rusia, país donde fue destinado en enero de 2004, tan sólo un mes antes de su salida del CNI.

Un colaborador ruso del CNI desapareció en su país en 2005 sin dejar rastro

En los registros practicados en la casa de Roberto Flórez se ha encontrado una copia de la carta que le envío a un espía ruso y en la que ofrecía sus servicios a cambio de un primer pago de 200.000 dólares (más de 145.000 euros). En su domicilio también se han incautado copias de los informes que vendió al espionaje ruso: nombre de decenas de agentes, planes de operaciones, estructura y procedimientos del servicio secreto español, etc.

Los resultados del traspaso de información a Rusia, hicieron que en la primavera de 2005, un colaborador ruso del CNI desapareciera sin dejar rastro en su país, aunque después se conociera que había sido detenido por corrupción. En 2002 y 2003, según El País, se habían producido incidentes similares. Esto llevó a Alberto Saiz, director del CNI, a abrir una investigación interna para descubrir al traidor dentro de “La Casa”, como así llaman los agentes al Centro Nacional de Inteligencia. Investigación que ha culminado con la detención, esta semana en Tenerife, de Roberto Flórez. Noticia destacada, también, por lo que tiene de novedoso ya que se trata de la primera rueda de prensa de un director del servicio secreto español, para informar de la primera detención de un espía acusado de vender información a una potencia extranjera.

El agente del CNI detenido fue antena de Rafael Vera en el País Vasco

Archivado en: General,Rajoy — África @ 10:18 am

Colaborador de su esposa en un documental sobre el 11-M; infiltrado en el dormitorio de una dirigente de Batasuna-ETA con la que estuvo amancebado, y ahora, además, confidente de Rafael Vera, según La Razón. La hoja de servicios del ex agente del CNI Roberto Flórez desvela por capítulos que su información comprende asuntos tan siniestros como la peor masacre terrorista o las llamadas cloacas de Interior. El partido del Gobierno se ha apresurado a responsabilizar al Gobierno de Aznar del supuesto doble juego de Flórez con el espionaje ruso, pero los hechos perfilan que sus verdaderos mentores han estado entre lo más sórdido de la Administración socialista.

(Libertad Digital) El ex agente del CNI detenido por vender, supuestamente, secretos a Rusia fue un colaborador de confianza de Rafael Vera, quien, en 1993, le encomendó infiltrarse en un think tank auspiciado por el Parlamento vasco y dedicado a la resolución de conflictos y estudios sobre la paz.

Según informa La Razón este martes, Roberto Flórez “vivió sus años de gloria en el País Vasco a la sombra de Gernika Gogoratuz –Recordando a Guernica–, un centro especializado en mediación de conflictos y estudios de procesos de paz, creado en 1987 bajo los auspicios del Parlamento Vasco, a propuesta del entonces consejero de Cultura, Joseba Arregui”.

El entonces secretario de Estado de Seguridad, Rafael Vera, encargó a Flórez la misión de introducirse en la organización, haciéndose pasar por periodista de Iberia Press, “una tapadera usada como tarjeta de presentación por otros agentes de los servicios secretos”.

Gernika Gogoratuz organizaba la Segunda Conferencia Europea de Construcción de Paz y Resolución de Conflictos, en la época –1993– en la que el agente Flórez fue enviado por Vera al País Vasco.

De hecho, según el mismo diario, “Flórez trabajó en la preparación de esta Conferencia, al tiempo que obtuvo buenísima información sobre los movimientos mediadores con el MLNV, que supuestamente trasladó a sus superiores”.

La información periodística recuerda que el agente “desapareció del País Vasco en abril de 1998, cuando se descubrió que el entonces CESID espiaba la sede de HB de Vitoria. El sistema no pudo ser más rudimentario, ni la chapuza más evidente”, sostiene La Razón.

El Gobierno empujó a Saiz a una rueda de prensa sobre el caso Flórez y ahora le impide ir al Congreso

Archivado en: General,Rajoy — África @ 10:17 am

El PSOE no quiere que el caso Flórez perturbe la paz estival del presidente Zapatero. El partido del Gobierno va a impedir este martes que el director del CNI, Alberto Saiz, comparezca urgentemente ante la Comisión de Secretos Oficiales para explicar el supuesto doble juego de su ex agente con el espionaje ruso. Saiz ya dio la versión que interesa a la propaganda socialista en una rueda de prensa sin precedentes en la historia de la Inteligencia del Estado.

LD (Europa Press) El PSOE va a rechazar este martes, durante una reunión de la Diputación Permanente del Congreso, la petición del PP para que el director del Centro Nacional de Inteligencia, Alberto Saiz, comparezca durante este verano ante la Comisión de Secretos Oficiales para dar detalles del caso del ex espía español que fue detenido la pasada semana acusado de vender información clasificada a Rusia.

En concreto, el PP ha pedido que Saiz acuda al Congreso de forma urgente para explicar “las consecuencias y el alcance de la detención de Florez”, pero el PSOE es partidario de que el responsable del CNI, que ha pedido voluntariamente dar explicaciones en sede parlamentaria, no comparezca hasta que se reanude la actividad ordinaria de la Cámara Baja, el próximo mes de septiembre.

Por su parte, el presidente del grupo parlamentario de IU-ICV, Gaspar Llamazares, anunció también que se opondrá a la petición del PP. “No consideramos que lo ocurrido en el CNI requiera ese nivel de urgencia”, declaró Llamazares, quien considera que las explicaciones de Saiz sobre la “fuga de información” del CNI pueden producirse en el mes de septiembre.

Eso sí, anticipó que defenderá la necesidad de buscar “un método” o “un mecanismo” para que el director del CNI ofrezca información con regularidad en el Congreso, porque hasta ahora no ha habido “voluntad política” por parte del Gobierno.

Relaciones con Rusia

Pero además, el primer partido de la oposición ha reclamado que también el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, rinda cuentas sobre los efectos que este asunto haya podido tener en las relaciones hispano rusas, habida cuenta de que Florez pasó información reservada a ese país a cambio de dinero.

Así, los populares quieren que el Congreso convoque una sesión extraordinaria de la Comisión de Asuntos Exteriores para que Moratinos exponga cuál es el estado “las relaciones diplomáticas con Rusia”, a raíz de la detención del ex agente del CNI, una solicitud que tampoco recibirá el respaldo de PSOE e IU-ICV.

Aunque oficialmente el Ejecutivo no ha reconocido que los servicios secretos a los que el ex agente vendía la información eran los rusos, el pasado viernes se preguntó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, si piensa hablar de este asunto con el mandatario ruso, Vladimir Putin, con quien podría verse en Moscú el próximo mes de septiembre.

“No va a haber ni con Putin ni con ningún presidente ningún elemento de lo que representa una acción que se dirige contra un ex miembro del CNI, simplemente contra él”, remachó el presidente del Gobierno.

Fallece a los 94 años el cineasta italiano Antonioni

Archivado en: General,Rajoy — África @ 10:13 am

AGENCIAS |

ROMA

El cineasta italiano Michelangelo Antonioni falleció ayer por la tarde en su casa de Ferrara, a los 95 años edad, en compañía de su mujer, Enrica Fico. Antonioni, uno de los máximos exponentes del cine italiano de mediados del siglo XX, murió el mismo día en que Suecia perdía también al más ilustre de sus directores, Ingmar Bergman, a los 89.

En 1940 trabajó como secretario editorial de Cinema, una revista de entretenimiento publicada por el Gremio de Entretenimiento Fascista y editada por el hijo de Benito Mussolini. Se graduó en Economía por la Universidad de Bolonia y llegó a Roma en 1942, donde cursó estudios en el Centro Sperimentale di Cinematografia de Cinecittà. Allí conoció a algunos de los artistas con los que cooperó en los años siguientes; entre ellos Roberto Rossellini.

Es considerado uno de los cineastas más importantes de la historia del cine europeo. Los temas centrales de su obra han sido la dificultad de comprender el mundo que nos rodea y el desarraigo de los individuos ante una sociedad neocapitalista, fría y deshumanizada. El alcalde de Roma, Walter Veltroni, ha señalado que con Antonioni desaparece no sólo uno de los más grandes directores, sino también un maestro del cine moderno. “Gracias a él llegaron a la gran pantalla las problemáticas más duras y difundidas del mundo contemporáneo, como la incomunicación y la angustia”.

Antonioni irrumpió en la cinematografía italiana con una forma original de hacer películas con su ópera prima, Cronaca di un amore (1950) y en 1960 rodó La aventura, que recibiría el Premio de la Crítica del Festival de Cannes.

Con el alemán realizó Wim Wenders, Al di la delle nuvole (1995), basada en el libro del director italiano. Y con Blow Up, su primera película en inglés, recibió la nominación al Oscar al mejor director, pero la estatuilla dorada sólo le llegó en 1995, cuando recibió el premio a toda su carrera.

La capilla ardiente se instalará mañana en la localidad de Campidoglio y los funerales se celebrarán previsiblemente en Ferrara, localidad natal de Antonioni, según informa la edición digital del Corriere della Sera.

Dramática situación en Canarias con 11.000 evacuados y más de 20.000 hectáreas calcinadas

Archivado en: General,Rajoy — África @ 10:12 am

GRAN CANARIA. AGENCIAS

Más de 20.000 hectáreas han quedado calcinadas por los dos incendios en Gran Canaria y Tenerife y han obligado a desalojar a cerca de 11.000 personas ante el avance de las llamas, según aseguró hoy el presidente de Canarias, Paulino Rivero, en una entrevista concedida a la Cadena Ser, que recoge Europa Press.

En Gran Canaria, las llamas han arrasado casi 10.000 hectáreas de pinar desde el pasado viernes, y han provocado la evacuación de 5.200 personas, una situación “dramática” que, según Rivero, requiere la ayuda del Gobierno, a quien –anunció–, pedirá “ayudas complementarias” que su gabinete ya ha anunciado prestará a quienes hayan sufrido pérdidas a causa de los incendios.

Los fuertes vientos, de hasta 70 kilómetros por hora, han dificultado las tareas de extinción durante la noche reavivando las llamas en la isla y aunque, explicó Rivero, “el viento ha amainado un poco” esta mañana, la situación es “bastante complicada” y “requiere la máxima atención”.

Desde primera hora de la mañana, el fuego se concentra en el municipio de San Bartolomé de Tirajana, donde “lo que más preocupa es el brazo de fuego que va desde la presa de Ayaguare hacia Monte León y Montaña La Gata”, apuntó. El objetivo es evitar que el incendio se extienda hasta el Pico de las Nieves y el Barranco de SantaLucía.

En cuanto al fuego declarado ayer por la mañana en la isla de Tenerife, Rivero confirmó que “ha avanzado de forma más rápida debido al fuerte viento” y explicó que se encuentra repartido en tres frentes, el municipio de los Ralejos, Santiago del Teide y, “el más preocupante”, los altos del Icoo, donde “hay muchos caseríos”.

En total, se han calcinado 14.000 hectáreas y, sumando 3.700 personas que fueron evacuadas anoche por precaución ante el posible avance de las llamas, en total se han desalojado 5.700 vecinos de los distintos municipios afectados.

Respecto a las tareas de extinción, Rivero afirmó que Canarias “ha mejorado en los últimos años (. . . ) y no cabe duda de que hoy se dispone de mejores medios y más preparación que hace unos años”, sin embargo, apostilló, “en la lucha contra el fuego todos los medios son insuficientes”.

En este sentido, explicó que en Tenerife están operando cuatro helicópteros cuando “sería deseable que se aportara alguno más”, lo que ya ha sido solicitado al Gobierno central. En Gran Canaria, trabajan 10 helicópteros y se espera la llegada del undécimo en las próximas horas.

“La orografía de las islas hace muy complicado combatir el fuego excepto desde el aire”, apuntó el presidente canario, pero las altas temperaturas y las rachas de viento “impiden que los helicópteros normales puedan operar con garantías de seguridad” por lo que hacen falta naves adaptadas a la extinción.

Dos palabras

Archivado en: General,Rajoy — África @ 7:43 am

FERNANDO SAVATER

Jean Paul Sartre tituló “Las palabras” el relato cruel y poético de sus primeros años, porque ellas fueron el universo en que se forjó todo lo que había de ser relevante para su personalidad y su carrera. En las vidas más modestas de muchos de nosotros también hay algunas palabras que con el tiempo y el frote social han llegado a ser relevantes, unas por temibles y otras por esperanzadoras. Voy a dedicar esta nota a dos de ellas que encarnan para mí ejemplo de tales sentimientos contrapuestos. Empezaré por la que he aprendido a temer y luego les cuento la que me trae buenas vibraciones.

Hace poco ví un reportaje en ETB sobre un grupo de antropólogos locales que había visitado una remota isla en el sur del Pacífico. Me salto los detalles, irrelevantes para este caso, pero baste decir que uno de ellos se encargaba de contar las investigaciones que llevaron a cabo sobre costumbres de los nativos, yacimientos funerarios en cuevas, etc… Lo hacía con entusiasmo, como es debido, y una palabra se repetía en su crónica, precisamente la palabra de marras, la que me asusta: “ancestral”. El término iba siempre acompañado de una entonación especial, mezcla de admiración y envidia. Aquellos excelentes isleños todo lo tienen ancestral, por lo visto, creencias, formas de vida y de muerte, festejos, etc… Y estar empapados de ancestralidad por todos lados debe ser una gran suerte para ellos…por lo menos en opinión del narrador, según me pareció colegir por su tono.

Vencidos los iniciales recelos ante los visitantes –que por estar recién llegados no podían ser tan ancestrales como ellos, a pesar de su buena disposición- los nativos les invitaron amablemente a una celebración comunal, en plano de fraterna igualdad. Sólo pusieron como lógico requisito que los invitados adoptaran la misma indumentaria que sus huéspedes. “De modo que nos vestimos de modo natural, como ellos”, comentó el agradecido narrador del evento. Sin embargo las imágenes mostraban que ni la cosmética ni la sastrería de los nativos ofrecen nada de mínimamente “natural”, si por ello se entiende simple y espontáneo. Serán muy ancestrales, pero de naturales tienen afortunadamente bastante poco: van pintados con varios colores de la cabeza a los pies, llevan complejos tocados de plumas, unos taparrabos de lo más aparente y danzan con movimientos que supongo exquisitamente codificados. La verdad es que usted o yo salimos todos los días a la calle con unas trazas bastante más sencillitas y naturales que las suyas. De modo que una cosa es lo “ancestral” y otra lo “natural”. Los indígenas –y todos lo somos irremediablemente, cada cual de nuestros lares- ostentan siempre artificios, máscaras, símbolos y aparatos sociales: su carácter más o menos primitivo no los hace más nobles ni más recomendables (¿acaso entre nuestras costumbres y símbolos es siempre la antigüedad signo de excelencia?). La veneración acrítica por lo ancestral es como el embobamiento ante las pirámides: conviene no olvidar nunca que las levantaron esclavos.

La segunda palabra cuyo estudio propongo se la acabo de oír a Joseba Azkarraga: “barbaridad”. Es el calificativo que le merece la opinión expuesta por Josu Jon Imaz de que ETA aprovecharía indudablemente para sus fines de propaganda y legitimación los resultados –cualquiera que fuesen- de un referéndum en el País Vasco, efectuado en las condiciones actuales. A mí esa palabra truculenta, en boca de Azkarraga y aplicada a una consideración expuesta por el máximo dirigente del PNV, me parece sumamente esperanzadora. ¡Por fin empezamos a escuchar a altos responsables nacionalistas barbaridades semejantes a las que tantas veces proferimos o pensamos quienes no lo somos y que tantas descalificaciones nos han granjeado! En efecto, hasta hace bien poco denunciar que no se puede poner una vela a Dios y otra al diablo, que es inaceptable condenar la violencia y boicotear cualquier medida efectiva contra los violentos, que resulta inadmisible tanto política como éticamente la pretensión de consultar a la población aterrorizada por ETA acerca de si –dejando a un lado las amenazas, pelillos a la mar- aceptan finalmente el precio político que ETA pone al final de la violencia (y éso es lo que supone el referéndum, nos lo cuenten como nos lo cuenten)…todo esto han sido barbaridades. Barbaridades de sentido común y de decencia democrática, pero barbaridades. Que hoy algo parecido a tales barbaridades sea asumido –aunque todavía a medias y con escapulario cauteloso- por destacados nacionalistas puede no ser aún el comienzo de una buena amistad, como en “Casablanca”, pero sin duda es cosa prometedora y estimulante.

En este País Vasco de nuestros pecados, todo lo que va contra el entusiasmo por lo ancestral resulta una barbaridad. Pero una barbaridad que merece la pena. Al comienzo de su “Vida de don Quijote y Sancho”, acepta arriesgadamente Unamuno el programa de aquel mozo que exhortaba así a sus compinches: “¡Vamos a hacer una barbaridad!”. Pues eso, en dos palabras: contra ancestrales modos, manías y prejuicios, unamunámosnos para proclamar barbaridades necesarias…

‘Neocons’ y ‘teocons’: una coalición fundamentalista

Archivado en: General,Rajoy — África @ 7:42 am

ELÍAS DÍAZ

Quizás todo esto de hoy, me refiero al dominio conservador, tenga su arranque con la llegada al poder en el final de los años setenta de esos fuertes caracteres y grandes comunicadores que fueron Karol Wojtyla (1978), Margaret Thatcher (1979) y Ronald Reagan (1980). Con ellos se restauraron y expandieron, con apariencias de modernidad, los presupuestos del dual y actual fundamentalismo teocrático y tecnocrático derivado de tiempos anteriores. Hay sin duda diferencias entre ambos movimientos, diferencias objetivas e incluso subjetivas, o sea, de talante personal. El fundamentalista teocrático suele ser más rígido, más lúgubre y tétrico; el tecnocrático se muestra siempre más alegre, irónico y desenfadado (cínico, señalarán sus adversarios). Pero también, a ese nivel, son frecuentes los intercambios: religiosos felices y confiados ante las expectativas futuras del negocio de la salvación, y economistas angustiados ante los riesgos y problemas cercanos de su propio negocio empresarial. Sin embargo, más allá de las diferencias objetivas y de estas y otras de carácter psicologista, es -creo- mucho más consistente lo que une y vincula a ambos fundamentalismos en el mundo actual.

De manera principal, para la perspectiva considerada aquí, lo es su contumaz rechazo del Estado, en especial, su recelo y aversión a las intervenciones del Estado democrático. Es bien conocido que no pocos neoconservadores, presuntamente liberales (en realidad, liberistas), para nada le han hecho ascos a su colaboración con Estados autoritarios y dictatoriales. En cambio, esos recelos crecen y se manifiestan con mayor insistencia en el día a día y en las grandes teorías ante la presencia activa y las decisiones de las instituciones públicas de representación popular, es decir, ante los Estados de mayor contenido y formato democrático. El mercado es para ellos la gran panacea contra tal maldad estatal; y es él, por tanto, quien debe restringir, debilitar o incluso suprimir -Estado mínimo- tal intervencionismo. El Estado sólo debe intervenir, según ello, en la conservación y custodia vigilante del orden (económico y demás) establecido precisamente desde su no intervención.

Con aún mayor claridad y rotundidad se alecciona por parte de las iglesias y en esos mismos términos discriminatorios contra las intervenciones del Estado democrático. Aquí no es necesariamente el omnipotente mercado el que subordina y debe subordinar al Estado democrático, sino la doctrina de la jerarquía eclesiástica que se define como encarnación de la ley eterna y de la misma ley natural. Pero tal conjunción fundamentalista se dobla y refuerza, como con frecuencia ocurre por ambos bandos hoy, cuando la lex mercatoria se identifica sin más con la ley natural: cuando se predica que el orden natural consiste exclusivamente en dejar hacer, dejar pasar, y en no intervenir desde instancias públicas y sociales en defensa del interés general y, por tanto, de los intereses individuales que no tienen mejor y más eficaz defensa. En cualquier caso, la jerarquía, el poder eclesiástico, se autoproclama como supremo y dogmativo censor, incluso querría ser soberano decididor, sobre aquello que, según ella, el Estado no puede hacer, de aquello de lo que el Parlamento no puede hablar ni de ese modo legislar. Tales legítimas intervenciones del Estado se convierten sin más para ella en ilegítimas intromisiones. Sobre las cuestiones de más fondo, que las hay, en relación con límites o connotaciones coherentes de esa institucional intervención (iusnaturalismos teológicos, constructivismos éticos y demás), no tengo más remedio que reenviar aquí y ahora a otros anteriores escritos míos y, por supuesto, que a los más relevantes filósofos de la ética, la política y el derecho.

Desde estas bases hablo aquí del fundamentalismo como actitud teórico-práctica propensa o, incluso, esencialmente ínsita en el dogmatismo metodológico y epistemológico; es decir, como definidora acrítica de una única y verdadera ortodoxia: bien sea fundada, desde siempre, en el fideísmo religioso (fundamentalismo teocrático), bien, en los tiempos actuales, producida desde instancias económicas con pretensiones ideológicas cientificistas (fundamentalismo tecnocrático). Según una u otra, la ley civil no puede, por razones obvias (orden de los grandes poderes económicos), alterar para nada los dictados del mercado; ni puede la ley civil legislar en lo no permitido por tal concepción religiosa y moral (eterna y natural). En ambos casos, con diferencias objetivas y subjetivas entre ambas como ya señalé, el resultado es la subordinación del Estado democrático, de la soberanía popular, a las absolutas necesidades de la determinación económica y a las, aún casi más absolutas, imposiciones de la potestad eclesial.

En esa vía para la dominación-postergación de las libres decisiones colectivas, en el fondo el cuestionamiento de la misma autonomía moral, es decir, de la libertad y el Estado democrático, radicaría a mi juicio el marco de encuentro, para esa conjunción teórica y coalición política constatable hoy entre neocons y teocons, entre el fundamentalismo tecnocrático y el fundamentalismo teocrático actual. No resultaría nada difícil señalar así ejemplos bien empíricos de esas confluencias y connivencias, con traspasos mutuos entre ambos según las concretas cuestiones y las circunstancias: tanto a nivel mundial (piénsese en los neocons de la Administración de Bush y el retorno de los teocons creacionistas versus el evolucionismo) como a nivel nacional español. Me refiero aquí, claro está, a las cesiones, silencios y adhesiones de ciertos sectores académicos y profesionales conservadores (juristas, sociólogos, economistas, etcétera) ante la ofensiva premoderna de las jerarquías católicas contra el entorno intelectual y político de, por ejemplo y de modo más inmediato, la importante ley de educación para la ciudadanía. La fundamentalista coalición conservadora funciona en el interés, teológico y económico, común a las dos partes frente a las propuestas de laicidad e igualdad en libertad exigibles en el Estado democrático.

Elías Díaz es catedrático emérito de Filosofía del Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid.
 

¿Tiene algún futuro la izquierda en Europa?

Archivado en: General,Rajoy — África @ 7:40 am

GIANNI VATTIMO

Si se atiende a lo que está sucediendo últimamente en Italia, puede verse en ello una señal de alarma, que, si se vincula con la reciente elección de Sarkozy en Francia, vendría a afectar más o menos a todos los países de Europa, en diverso grado y modo, pero en términos igual de preocupantes. Hace pocos días, el Parlamento italiano -donde la mayoría del llamado centro izquierda cuenta con numerosos representantes, sobre todo en el Senado- aprobó, por enésima vez, la política exterior del Gobierno de Prodi. Ello comporta diversas cosas a corto plazo. En primer lugar, continuar con la misión en Afganistán; en segundo, mantener la presencia de tropas italianas en el Líbano y, por último, el envío de militares a Irak, con el propósito de adiestrar a la policía local en la tarea de garantizar el orden público y asumir la defensa del terrorismo de corte religioso.

A cambio de tales compromisos -ninguno de cuyos objetivos parece poder obtenerse en breve- Italia, de la mano de su ministro de Exteriores, Massimo D’Alema (el más autorizado exponente del antiguo Partido Comunista, que es hoy Izquierda Democrática), obtiene la vaga promesa de una conferencia de paz sobre Afganistán, en la cual habrán de participar EEUU, junto con las restantes potencias enfrentadas dentro de la región y el propósito, no menos vago, de los ministerios de Exteriores de los países de la Unión Europea de incluir en las negociaciones de paz de Palestina también a Hamas -que es la única mayoría legítimamente salida de las urnas en las elecciones por mucho que tanto Israel como Estados Unidos se resistan a reconocerlo-.

Mientras tanto, para seguir hablando de Italia, en los últimos días, el Gobierno ha presentado al Parlamento, que lo discutirá en septiembre, un plan de revisión de las pensiones, que buena parte de la izquierda juzga inaceptable debido a que se orienta a posponer o elevar la edad de jubilación de los trabajadores en casi todas las categorías laborales. El proyecto ha sido aprobado ya por los ministros de izquierda presentes en el Ejecutivo -pertenecientes al Partido de la Refundación Comunista y al Partido de los Comunistas Italianos-, quienes se disponen a modificarlo posteriormente, junto con sus respectivos partidos, cuando se discuta después del verano. No cabe duda de que en los dos casos señalados pesa para la izquierda la cautela o la prevención -más bien excesiva- ante una posible caída del Gobierno de Prodi, pues muchos tienen la impresión general de que, en una nueva consulta electoral, Berlusconi podría obtener la mayoría.

Pero más allá de tanta precaución, que debería como mínimo conducir a la izquierda italiana a una sería reflexión sobre por qué su popularidad ha caído tan en picado en los últimos dos meses, lo que pesa sobre todas las decisiones del Parlamento y del Gobierno en Italia es la necesidad de no distinguirse -a no ser en algún aspecto de carácter formal- ni de EEUU ni de la Unión Europea. Esta última, que para muchos de nosotros ha constituido un auténtico ideal político durante años, ya no parece tampoco poder distinguirse demasiado de la superpotencia hegemónica americana.

El lenguaje periodístico suele referirse a menudo a las decisiones de la UE como «de Bruselas», pero daría lo mismo que usara el nombre de la OTAN, que tiene también su sede en la misma ciudad. En todo caso, Italia no puede ponerse en contra de Bruselas, ya sea ésta la capital de la UE -lo que cuenta sobre todo a la hora de la llamada «compatibilidad econónica», de acuerdo con los antiguos parámetros de Maastrich- ya sea la Secretaría de la OTAN. Quizá por eso la opinión pública no se pare a hacer demasiadas distinciones entre las dos autoridades que desde la capital belga envían sus dictámenes. No son lo mismo, claro, pero ¿quién podría señalar diferencias relevantes de alcance y orientación entre las posiciones de ambas?La impopularidad de la guerra infinita americana parece extenderse progresivamente también al ideal europeo. El voto de la Constitución a base de referendos (vistos los resultados y el interés popular que ha despertado este tema, y ejemplos como el de Italia, donde sólo fue posible aprobar el proyecto de Constitución por la vía del Parlamento) se puede leer en este mismo sentido. Con razón, el saldo hasta el momento de los efectos de la -significativamente parcial- unificación europea se percibe en términos fundamentalmente negativos: aumento de los precios, crecimiento desmesurado de los monopolios -diversamente enmascarados por liberalizaciones del mercado- y, sobre todo, un enorme y paradójico aumento de la diferencia entre ricos y pobres, a imagen y semejanza de lo que sucede desde hace años en la capital de la democracia y el libre mercado: EEUU.De ahí que las izquierdas europeas (las pocas que quedan), ésas que no han renunciado ni a sus ideales ni a su nombre, hayan depositado tantas esperanzas en Zapatero, quien siendo sin duda el jefe de un Gobierno europeo, es, sin embargo y antes que nada, el político que representa la tradición cultural ibérica, esto es, latinoamericana.

Siendo precisamente Latinoamérica, quizás, la única área del mundo que está hoy en posición de resistir al superpoder estadounidense, al menos en el hemisferio occidental. Las decisiones de Zapatero, comenzando por aquella (histórica) retirada inmediata de las tropas de Irak, y siguiendo por su política laica sobre los derechos civiles, quizá hayan tenido un significado más simbólico que efectivo. Así podría verse desde la óptica de países como Italia. Pero también para mi país sería propiamente simbólico cualquier cambio de la política exterior que nos situara en alguna confrontación con EEUU, aproximándonos a las posiciones de los nuevos socialismos latinoamericanos. ¿Resulta siquiera verosímil que el Gobierno italiano, sostenido por las izquierdas (algunas de allas aún verdaderas izquierdas) no alcance a frenar ni un ápice el proyecto que quiere reduplicar el tamaño, ya enorme, de la base militar de Vicenza, evidentemente sostenido con vistas a una política aún más agresiva en Oriente Medio?Precisamente por simbólicas, decisiones como éstas contribuirían sobremanera a hacer sobrevivir a la izquierda y a las esperanzas de la izquierda. De no hacerlo así, por el contrario, el desapego o la desafección del electorado no hará sino dejar espacio a la derecha. La cual ya vence ahora, por ejemplo en Francia, sobre todo debido al clima difuso de resignación ante la situación supuestamente inmutable del mundo occidental. Un mundo en cuyo marco se pueden obtener seguramente algunos logros individuales y hasta algunas victorias en medio de la concurrencia internacional, que termina por exportar el hambre y la pobreza a los otros mundos, los llamados mundos en vías de desarrollo.

Si Europa estuviera yéndose hacia la derecha, no sería porque creyera en su proyecto político, sino más bien por ausencia de ideales y de perspectivas éticas. ¡Qué contraproducente resulta que en una situación histórica como ésta haya quienes se atrincheren -para defender sus propias ventajas o para autodefenderse de quienes pretendan limitarlas- en un combate contra el terrorismo internacional!Si no debemos refugiarnos en ningún fanatismo religioso -que ya está intentando hacer prosélitos también entre nosotros-, ¿en qué podemos confiar? Sólo podemos esperar que la izquierda encuentre las vías de su propio entusiasmo. Eso sí: evitando imitar a la derecha vencedora, y decidiéndose finalmente por ser de izquierdas y nada más..

Gianni Vattimo es filósofo y político italiano.(Traducción de Teresa Oñate, catedrática de Filosofía de la UNED).

Un verano con Mónica

Archivado en: General — África @ 7:37 am

Ingmar Bergman pertenecía a esa clase de creadores capaces de condensar en su trabajo -en el cine, en el teatro- la cultura, clásica y moderna, de un país. Maestro de la escena, en su abundante filmografía hay de todo, películas grandes y menos grandes. Pero qué más da, él mismo era un gigante. Con ideas siempre encarnadas, a flor de piel, acerca de lo que significa el hecho de existir: comedia y drama. Ideas exigentes, algo que parece no ser ya moneda de cambio en la mayoría del cine que se produce hoy.

Y sin embargo, hubo una época, aquí, en España, alrededor del comienzo de los años sesenta, en que las películas de Bergman fueron muy importantes para los cinéfilos de una generación. También para los entonces jóvenes turcos de la crítica francesa, los cineastas que llevarían la Modernidad hasta sus últimas consecuencias. Un verano con Mónica (1952), uno de sus extraordinarios retratos de mujeres, fue película de cabecera de François Truffaut y Jean-Luc Godard. La mirada a cámara de Mónica (Harriet Andersson), sostenida en primer plano durante medio minuto, interrogando en silencio al espectador, fue el signo de una ruptura que se prolongaría, justo siete años después, en las miradas a cámara de Jean-Pierre Léaud y Jean Seberg al final de Les quatre cents coups y A bout de souffle, respectivamente.

El cine ha tenido en el arte de Ingmar Bergman uno de los mejores útiles de la introspección. No voy a cantar aquí, pues, ninguna otra glorificación de sus muchas virtudes, de su inteligencia, honradez y valentía para enredar y desenredar los nudos de nuestras vidas. Que nos valga su obra -ahora más que nunca-, al comparar sus frutos con la hojarasca actual, para hacernos sentir nuestras carencias.

Woody Allen dice adiós a “un gran artista”

Archivado en: General — África @ 7:35 am

El director de cine estadounidense Woody Allen expresó ayer su tristeza por el fallecimiento de su idolatrado Ingmar Bergman desde Asturias, donde rueda su última película. “Ver sus películas cuando era muy joven me impresionó porque hacía filmes mucho mejores que los que había visto hasta entonces”, aseguró en declaraciones a Televisión Española en Asturias, informa Javier Cuartas. Bergman, según Allen, “ha sido una gran inspiración para muchos profesionales del cine porque nos enseñó las posibilidades del cine como medio artístico. Él era un gran artista. E hizo que otros artistas trabajasen más duro porque Bergman experimentaba, hacía cosas nuevas y creaba películas extraordinarias, y cuando alguien consigue hacer grandes cosas en el cine motiva a otros para esforzarse en lograr aún más que él”.

El escritor Henning Mankell, casado con una de las hijas de Bergman, resaltó su maestría a la hora de penetrar en las intimidades del alma humana, informa Ricardo Moreno. La actriz Brita Billsten, a las órdenes de Bergman en el Teatro Municipal de Helsinborg entre 1944 y 1946, destacó la faceta de “hombre de teatro” del director. Para el presidente del Festival de Cannes, Gilles Jacob, con la desaparición de Bergman el cine moderno “pierde uno de sus últimos pioneros, un pionero de genio”. El director de la Mostra de Venezia, Marco Müller, subrayó que Bergman “supo representar en sus películas las angustias y las crisis del hombre contemporáneo”.

La estatura del genio

Archivado en: General,Rajoy — África @ 7:34 am

Ingmar Bergman te recibía en el Dramaten; era su casa, su teatro; en ningún otro lugar del mundo, ni en su isla secreta, se encontraba mejor. Rodeado de los fantasmas que alimentó, sabía que en la isla, o en Estocolmo, le acechaba el niño que no dejó de ser nunca; y así te miraba, como si fuera un niño que hubiera traspasado, por fin, las puertas de su propio pudor. Pues de eso fue su cine, decía, de lo que la niñez deja en los ojos. En un momento determinado, además, se interesaba por los ojos del otro: “¿Y usted, y esos ojos?”. Él decía que sus ojos estaban llenos de las lágrimas que no pudo decir; su cine, decía también, era como el escupitajo que nunca despidió en la escuela o en su casa. Cuando le vimos, en el Dramaten, una fría, gélida mañana de diciembre de 1989, estaba decidido a empezar otra vez, se acabó el silencio.

No daba entrevistas nunca, y la que nos dio fue por culpa de nuestra insistencia y sobre todo de la de Gabi Gleischman, periodista húngaro, muy amigo suyo. Bergman accedió a regañadientes, pero nos esperó atado, casi, a la habitación espartana en la que sólo había un florero con plátanos. Cuando le dimos la mano, él bajó la suya, enorme, larguísima, que entonces tenía pendida del quicio de la puerta; hizo un movimiento de reconocimiento, como si le pesara hasta el aire. Le entramos por la infancia, que es el tiempo total de su vida, pero antes le estuvimos escrutando, como se escruta a los animales maravillosos, mientras Luis Magán le hacía fotografías. Era poderoso y grande, e iba vestido como un leñador austriaco. Nos habló del teatro, y del teatro español; estaba fascinado por una producción (inolvidable) de Lluis Pasqual, la que hizo éste con los textos de El Público, de Federico García Lorca. Él quiso llevar al Dramaten esa producción, pero ocurrió algo y no pudo ser. Le hablamos del cine (conocía a Berlanga, a Saura, aunque no tenía demasiada información), y se fue haciendo con la conversación y el escenario; nos colocó en el sitio justo (“usted tiene que estar a favor de la luz, es que usted es quien pregunta”), y terminó copiando los movimientos de Magán hasta que él mismo tomó la cámara en la mano para decirnos cuánto estaba disfrutando de aquella conversación inesperada.

Él mismo nos preguntó por España, por la situación que vivíamos, por la cultura; él era reacio a las preguntas, estaba allí por la obligación del afecto que le había sido inducido; “es difícil ver a alguien durante una hora”, nos dijo; “te puedes encontrar con alguien que no te gusta y tienes que sentarte con ese alguien durante una hora”. Continuó: “Lo que sale de allí son simples opiniones y malos entendidos”.

Rompió la atmósfera gélida de la mañana; se fue acercando al objetivo y al entrevistador desde que dijo lo siguiente: “Soy un niño. Ya lo dije una vez: toda mi vida creativa proviene de mi niñez y emocionalmente soy un crío. La razón por la que a la gente le gusta lo que hago es porque soy un niño y les hablo como un niño”. Sus ojos eran los de un crío asustado; poco a poco se fue calmando esa imagen abrupta de su cara: una cara larga y pálida que iba creciendo en picardía a medida que avanzó la conversación. Podría parecer frío, nos dijeron antes, y él mismo lo dijo, pero no soportaba guardar “para siempre” las emociones, y no soportaba que su cine, su literatura o su teatro se cogiera con pinzas quirúrgicas. “Me gusta cuando la gente y lee algo que he hecho siempre que se me escuche con el corazón y con las emociones”.

Al final de la conversación, cuando ya era de noche en el Estocolmo oscuro de todos los inviernos, nos dijo, abrazando a cada uno de los presentes: “Ahora tengo 71 años y he hecho muchas cosas, pero no he podido hacer todas las que me gustan, así que he decidido ponerme a ello. Y empezaré leyendo”. Por la noche nos envió un mensaje que ahora he visto que está también en la transcripción completa de la entrevista: “Al principio estaba algo nervioso; deseé que ustedes no vinieran nunca”. El genio, aquel hombre inmenso, era un niño que no quería intromisiones en su alma. Todavía.

El resto es silencio

Archivado en: General — África @ 7:32 am

Él, el Altísimo, que habló tantas veces del silencio de Dios, nos deja ahora en pelota picada: deberíamos, en justicia inversa, mordernos la lengua ante su muerte. O limitarnos a decir, a la nórdica, “Ha muerto Dios Padre, señores”. O, más a la española, “Ha muerto Bergman, viva el rey” y salir a tomar unos schnaaps a su memoria. Y luego, romper el vaso. Eso mismo me decía, hará unos meses, su yerno, el gran Henning Mankell: “Cuando se muera habrá que romper la copa, como hacían con los emperadores romanos”. No hay ni ha habido ni habrá otro como él. Sólo dirigió el Dramaten tres años, del 63 al 66, pero siguió siendo el gran patrón, el norte, la brújula. Todos los que comenzamos a hacer teatro en los años sesenta nos definíamos a partir de su modelo y su enseñanza. Todavía más: era imposible poner en escena una obra y no pensar: “¿Le gustaría esto a Bergman?”.

Esa gran voz, ese eco, no se apagará nunca. Ayer, sin ir más lejos, en la calurosísima madrugada de Barcelona, desvelados, estábamos viendo en casa con mi mujer y Benet i Jornet el espléndido King Lear de Richard Eyre y a los pocos minutos nos miramos y dijimos “¡Bergman!”, y sí, estaba ahí, la mar de vivo, en el decorado rojo sangre, en la intensísima y minuciosísima dirección de actores, y en el recuerdo de nuestra emoción ante la primera visita del Dramaten en el Congreso Internacional de Teatro. En 1989 volvimos a verle(s) en el añoradísimo Festival de Tardor: Largo viaje del día hacia la noche, de O’Neill. Kulle era James Tyrone, Bibi Andersson era la vulnerabilísima Mary; sus hijos eran Tommy Berggren y el casi debutante Peter Stormare, que a todos nos pareció una contrafigura del propio Bergman, tal como se nos había presentado en Linterna mágica, el primer tomo de sus imprescindibles memorias, que Tusquets acababa de publicar. Al año siguiente, nuevo regalo: el Dramaten presentó en el Romea la mejor Casa de muñecas que he visto en mi vida, un absoluto punto y aparte.

Hablando de Linterna mágica, Bergman cuenta allí su descubrimiento del teatro como juego de ilusiones. Tiene 12 años y le llevan a ver El sueño, de Strindberg. “Era la escena de la noche de bodas entre el abogado y la hija de Indra. El abogado tenía una horquilla entre el pulgar y el índice. La retorcía, la enderezaba, la partía en trozos. No había horquilla alguna, pero ¡yo la veía! El oficial, entre cajas, esperaba su entrada. Estaba inclinado hacia delante, carraspeando silenciosamente, contemplándose los zapatos, las manos a la espalda. Una persona normal. De pronto abre la puerta, entra a la luz del escenario, y se transforma. Se convierte en el oficial, es el oficial”. Esa pasión por la magia del teatro y por sus oficiantes recorre toda su vida y toda su obra como un inextinguible, palpitante río de lava. Ama el teatro, pese a la angustia y la fiebre que le acomete a cada montaje; ama a los actores, egomaníacos, insoportables, maravillosos. Ese río nace en 1938, con el estreno de Rumbo a puerto extranjero, de Suton Vane, y perdura, con retiros y retornos, nada menos que hasta el 2001, con la puesta de Maria Estuardo de Schiller. Hay un río paralelo, una corriente subterránea que también atraviesa todo su cine. Podríamos decir que la crónica de los comediantes, sus ceremonias, sus terrores y su inmenso poder arranca tumultuosamente en 1953 con Noche de circo, se remansa dos años después en el lago transparente y profundo de su primera obra maestra, Sonrisas de una noche de verano, emerge de nuevo en El rostro (1958) y alcanza su pozo más mítico y turbador en El rito (1969). En las décadas siguientes, el teatro gobernará los hilos de Gritos y susurros (1972), la mejor conversation piece de la historia; de (por supuesto) su canónica y magistral lectura de La flauta mágica (1974) y en esa culminación, ese doble canto de amor al cine y al teatro, sublime crónica de una “familia de cómicos” que es la presuntamente testamentaria Fanny y Alexander (1983). Pero tampoco acaba ahí la pasión, ni las enseñanzas. Seguirán tres obras maestras, reconcentradas, despojadísimas y paradójicas: rodadas para televisión, son puro cine y puro teatro. La primera llega en 1983: Después del ensayo, casi un oratorio para Director Crepuscular (Josephson), Joven aspirante (Lena Olin) y Actriz fantasma (Ingrid Thulin), que en nuestro país estrenó el fallecido Jordi Mesalles, en el Lliure. La segunda, 14 años más tarde: En presencia de un clown (1997). La tercera, en 2003: la incomensurable Saraband, un cuarteto de cuerdas en carne viva, que contiene una de las escenas más dolorosas y llenas de coraje, vital y actoral, de sus protagonistas, cuando Erland Josephson y Liv Ullman, retomando sus roles de Secretos de un matrimonio, quedan anímica y literalmente desnudos ante la cámara, ante nuestros ojos, en la penúltima secuencia. Dolor y coraje, eso decía el escudo de armas de Bergman.

A través de la palabra

Archivado en: General — África @ 7:31 am

Dos pasiones como el cine y el teatro estaban de algún modo destinadas a confluir en una tercera pasión: la literatura, la novela. Ingmar Bergman se despidió del cine en 1982 con Fanny y Alexander y, desde entonces, se entregó a otra manera de contar historias o, mejor, a otra manera de interrogarse sobre su propia historia, que fue desde siempre el impulso último de su creación artística. Bergman cambia los focos y los escenarios a los que había consagrado su vida por las palabras desgranadas en soledad, pero las obsesiones del artista son las mismas, la desgarradora mirada sobre el mundo y los seres no ha cambiado. Vuelve sobre sus angustias y sus íntimos placeres de siempre, ahora valiéndose del relato. Aunque no de cualquier relato: tratándose de Bergman, del creador que nunca se propuso distinguir entre la obra y la vida, no podía ser más que el relato autobiográfico.

Las tres novelas que escribirá en sus años de retiro -Las mejores intenciones, Niños del domingo y Conversaciones íntimas- se concentran en su entorno familiar inmediato. Con la misma morosidad que en sus películas o en sus adaptaciones teatrales, Bergman disecciona las difíciles relaciones de pareja que vivieron sus padres y que, en el fondo, no son tan diferentes de las que él mismo vivió y de las que dejó testimonio en su obra cinematográfica. Recrea la pasión inicial y su progresivo e inevitable deterioro, hasta llegar al adulterio; un deterioro del que, en rigor, no se puede ni se debe culpar a nadie. También evoca las huellas imborrables que el paso del tiempo va dejando en los seres que una vez aceptaron compartir la vida y que, sin embargo, se van viendo obligados a construirse un mundo íntimo y aparte para sobrellevar los días. La vida familiar parece entonces un escenario convencional en el que sólo comparece la fachada de los seres, su apariencia exterior, mientras en el interior transcurren sus historias verdaderas.

La obra literaria de Bergman, breve pero de una perturbadora belleza e intensidad, aparece como una continuación natural de su filmografía, como una versión de sus películas realizada desde otro ángulo y con otros instrumentos. Pero el Bergman novelista se inscribe, además, en una saga literaria que no tarda en remitir a Proust y a tantos autores del siglo XX que, como Virginia Woolf, se propusieron contar la vida. Pero contarla no tanto a través de la simple descripción como de la búsqueda desesperada de un sentido. Las novelas de Bergman remiten, además, a los autores, a los memorialistas, que no arrojan sobre su pasado una mirada complaciente, sino que se valen del relato, de la autobiografía o de la confesión, para enfrentarse a las verdades íntimas, por dolorosas que resulten. Hay compasión en la mirada de Bergman hacia la madre adúltera, como también hacia el dolor que siente el padre engañado.

Como en su sobrecogedora despedida cinematográfica, Saraband, no hay en sus libros intención de moralizar o de juzgar. Tan sólo interrogar, comprender.

La voz de la soledad y la muerte

Archivado en: General — África @ 7:29 am

Ingmar Bergman, uno de los grandes referentes de la cultura europea del siglo XX, falleció ayer a los 89 años en la isla sueca de Faarö, donde vivía solo y recluido. El artista, conocido universalmente por su obra cinematográfica, en la que retrató con un personal lenguaje la naturaleza humana y su reacción ante la soledad, la muerte, la religión o el deseo, fue también un apasionado hombre de teatro y prolífico realizador de televisión. Director de más de 40 películas y ganador de seis oscars, la agitada vida privada del director sueco saltó con frecuencia a la luz pública. Se casó en cinco ocasiones y mantuvo una duradera relación con la actriz noruega Liv Ullman en los sesenta.

Aunque Ingmar Bergman se considerara a sí mismo director de teatro antes que hombre de cine, los 60 títulos que realizó para la gran pantalla o para la televisión han abierto caminos fundamentales, estéticos y morales, que muchos otros cineastas han prolongado. Partiendo frecuentemente de sus propias vivencias, Bergman ha filosofado en imágenes sobre la condición del hombre contemporáneo, desde su creencia en la posibilidad de algún dios, al que el autor en cualquier caso reprochaba su silencio, hasta la consideración de la muerte como único referente real del ser humano: El séptimo sello (1956), Fresas salvajes (1957), Los comulgantes (1962), El silencio (1963)… son, en este sentido, algunas de sus películas más representativas.

Hijo de un severo pastor luterano que frecuentemente le castigaba, Bergman concebía la figura de Dios como un enigma, y al hombre, por su maldad, como un producto deforme de la naturaleza, al decir de sus propias definiciones. Inquieto por la dificultad de los seres humanos para entenderse entre sí, reflexionó en algunas de sus películas sobre las relaciones de pareja y la incomunicación -Persona (1966), La carcoma (1971), Gritos y susurros (1972)-, o explicitó su terror al abuso de los poderosos y a la guerra -La vergüenza (1968), El huevo de la serpiente (1977)-. Su influencia en la obra de otros directores de cine ha sido y sigue siendo enorme, y no sólo en la admiración confesada públicamente por Woody Allen en películas como Interiores (1978) o Septiembre (1987).

Las referencias autobiográficas de Bergman fueron constantes en sus películas, y a veces obvias -El rostro (1958), Como en un espejo (1968), Fanny y Alexander (1968)-, dando a su cine el carácter de confesión personal, aunque no hasta el punto de aquel eslogan oportunista con el que se lanzó en España su película Escenas de un matrimonio (1973): “¿La vida íntima de Ingmar Bergman y Liv Ullmann?”, utilizando como reclamo la relación personal del director con la actriz, de la que nació una hija.

Hombre pasional y de grandes amores, Bergman contrajo matrimonio en otras cuatro ocasiones, alimentando con ello la curiosidad de muchos de sus seguidores. Como igualmente ocurrió con su gesto de rebeldía contra el fisco sueco que le impulsó a abandonar su país natal en 1976 para refugiarse provisionalmente en Alemania. A su regreso dirigió para el cine dos de sus obras inmortales: Fanny y Alexander, y Saraband (2003).

Hoy pueden verse en formato DVD casi todas sus películas, pero hubo un tiempo en que en España era casi un milagro conocerlas, al menos tal como habían sido concebidas por el autor. La censura, personificada en este caso por el jesuita Carlos María Staehlin, no dudó en introducir diálogos, músicas o textos que distorsionaran su significado, llegando incluso a convertir a Bergman en un católico practicante. Aquella dificultad para tener acceso hizo que no todos apreciáramos sus películas con similar entusiasmo o entendimiento.

A veces críptico o con referencias simbólicas que resultaban muy oscuras, siempre complejo, el cine de Bergman fue entonces más respetado que comprendido. Sólo cuando comenzaron a verse algunas de sus películas prohibidas -Juegos de verano (1950), estrenada 26 años después y con cortes de 30 minutos, los mismos que la censura suprimió de Cara a cara (1975), estrenada dos años más tarde- y se descubriera que Bergman también podía ser divertido -Sonrisas de una noche de verano (1955), por la que unos curas escolapios clausuraron su cineclub en Madrid al no responder la película al “apostolado catequístico” que ellos pretendían-, el cine de Ingmar Bergman, una vez superada la censura, fue aceptado plenamente en España. Hoy son legión sus admiradores. No podía ser de otro modo. Bergman aplicó su gran talento a la contemplación de las dudas, ansiedades, cobardías y temores de los hombres y mujeres de nuestro tiempo, y logró calar hondo en cualquier rincón del planeta.

Página siguiente »

El tema Rubric Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.