España es una merienda de negros

octubre 8, 2007

Cebrián marca ahora distancias con Zapatero y afirma que “nunca” fue su amigo

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 4:50 pm

El Consejero delegado del grupo Prisa ha dejado constancia de la brecha abierta con el Gobierno de Zapatero a cuenta de la irrupción en el mercado del fútbol televisado de Mediapro. Acostumbrado al trato de favor que ha recibido de todos los Gobiernos, Cebrián se queja amargamente de que “los visitadores de Moncloa” pretendan “ocupar” el “espectro financiero y mediático sobre su influencia en el presidente”. No quiere hablar de “traición” de Zapatero porque dice “no teníamos una relación de amistad”.

L D (Agencias) En un desayuno informativo en el Fórum Europa, el Consejero Delegado del grupo Prisa ha afirmado sin sonrojo que ninguno de los medios de comunicación de su emporio, entre ellos el diario El País, la Cadena Ser o Cuatro, “han estado sometidas a la conveniencia”, en referencia a su línea editorial. Según Cebrián, el único compromiso de Prisa es “con el progresismo”.

Sin embargo, ha vuelto a poner de manifiesto el mal momento por el que pasan sus relaciones con el Ejecutivo y no precisamente por razones ideológicas ni de progresismo si no por inetereses puramente econñomicos en torno a los derechos del fútbol televisado.

Aunque no citó en este contexto a La Sexta , Cebrián se refirió indirectamente a ella, a la productora accionista de la misma Mediapro, enfrentada con Sogecable por los derechos de televisión del fútbol, y al ex Secretario de Estado de Comunicación y rpomotor de La Sexta, Miguel Barroso, en relación a la política de comunicación del Gobierno. Pese que a los medios de Prisa sólo tiene el compromiso del “progresismo”, según Cebrián, conviene recordar el furibundo ataque de El País al plan de vivienda de la ministra Chacón, que, casualmente es pareja de Miguel Barroso.

Según ha asegurado, “Zapatero no nos ha traicionado porque no teníamos una relación de amistad”. El motivo de este agrio momento no es otro que la guerra del fútbol, que enfrenta a Prisa con Mediapro y La Sexta.

“Mienten cuando dicen que no queremos un acuerdo, porque ellos saben los modelos de acuerdo que hemos propuesto y que ellos han rechazado”, aseveró en relación a la cadena de televisión de Emilio Aragón. De hecho, llama a los propietarios de La Sexta los “visitadores de la Moncloa que tenían en mente un proyecto de ocupación del espectro financiero y mediático al hilo de su influencia en el presidente”. Cebrián cerró la frase apuntando que, como resultado de ese proceso, se produjo la concesión de “una nueva cadena”, en alusión a La Sexta, “a unos antiguos socios del entonces secretario de Estado”, en referencia a Miguel Barroso, “entre los que se encontraban y se encuentran personas de la confianza y del afecto personal del presidente del Gobierno”.

El Gobierno, sin capacidad de comunicación

Cebrián ha llegado a asegurar que el problema del Ejecutivo es su capacidad de comunicación ya que no entiende como pueden seguir en “empate con el PP” tras haber retirado las tropas de Irak o mantener el crecimiento económico. “La política de comunicación de este Gobierno ha estado marcada por el oportunismo”, aseveró.

El Gobierno, dijo también el Consejero Delegado de Prisa, “no ha logrado marcar la agenda política casi en ningún momento, se ha mostrado no pocas veces a la defensiva y se ha regido en gran parte por manías o preferencias personales”, lo que ha supuesto que “los considerables éxitos de Zapatero no se vean reconocidos en las encuestas”.

Por su parte, y como no podía ser de otra forma, Cebrián no dudó en volver a criticar al anterior presidente del Gobierno, José María Aznar. Al hilo de la expansión de su grupo en el extranjero, precisó que Prisa “no es nacionalista” y defendió su vocación latinoamericana. Aznar es el “campeón del nacionalismo español que se dedica a abrir camino en América Latina” al grupo Murdoch, exponente de la “derecha neocon” y propiedad del magnate australiano Ruper Murdoch.

Tardá llama a Duran “aprendiz de Pío Moa” por pedir que la Memoria Histórica condene los abusos de los republicanos

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 4:49 pm

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, llamó este jueves Duran Lleida “aprendiz de Pío Moa” por la exigencia de CiU de que la Ley de la Memoria Histórica condene los abusos –ERC los califica de “supuestos”- republicanos durante la Guerra Civil. Según informa El País, CiU no apoyará la ley si no recoge “los abusos y actitudes arbitrarias” en la retaguardia republicana. El Gobierno cree que la ley no debería entrar en distinguir víctimas de uno u otro bando. El PP cree que la exigencia de CiU es una medida de “cara a la galería” para justificar su no a la ley.

L D (Europa Press) Tardá criticó que CiU no pida sin embargo “la anulación de las causas sumarísimas dictadas por el franquismo”, opción con que la coalición nacionalista hace “un guiño a la derecha española heredera del franquismo, con Duran como aprendiz de Pío Moa”. El portavoz independentista anunció que su partido no apoyará la ley “mientras no recoja la anulación expresa de todas las causas sumarísimas y se reconozca plenamente a las víctimas del franquismo”. En su opinión, esta exigencia debería ser también defendida por CiU.

“Podemos entender que Izquierda Unida haya caído en la indignidad de apoyar este texto, pero resulta vergonzoso imaginar que alguien desde el catalanismo político acepte un texto de la Ley de Memoria histórica que no anule la causa sumarísima contra Lluís Companys, presidente de la Generalitat de Catalunya fusilado por el franquismo”, añadió Tardá. El portavoz de ERC se preguntó además si CiU renuncia “de facto a la anulación de la causa de Carrascó i Formiguera que la formación de Duran presentó hace pocos meses en el Congreso de los Diputados”.  

Por su parte, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, afirmó que la Ley de Memoria Histórica que se discute en el Parlamento no debería entrar en “análisis históricos” ni distinciones entre víctimas de una u otro bando de la Guerra Civil, pues recalca que el proyecto original que aprobó el Ejecutivo tampoco lo hacía. Según explicó, la Ley  que aprobó el Gobierno reconoce “derechos para personas que sufrieron la consecuencias de la Guerra Civil”, pero no hace “juicios sobre el origen de esas víctimas, ni hace un análisis o valoración histórica” de lo ocurrido. Aunque el proyecto está en el Congreso y su aprobación está supeditada a los pactos entre los grupos parlamentarios, De la Vega ya expresó su convicción de que el parlamento no entre en esos temas que apunta CiU.

Mientras, el secretario general del Grupo Popular en el Congreso, Jorge Fernández Díaz, afirmó que la exigencia de CiU es sólo “una medida de cara a la galería” con la que lo único que pretenden los nacionalistas es “poner en una situación imposible al Gobierno para justificar su no” a esta ley. En declaraciones a Europa Press, Fernández Díaz calificó de “absoluto error” las acciones llevadas a cabo por CiU “para intentar salvar los restos de un naufragio”. “Lo mejor que se puede hacer es que ese proyecto de ley, que nunca tuvo que haber nacido, muera de inanición en la Comisión Constitucional”, sentenció.

“Esa ley nunca tuvo que haber llegado al Congreso de los Diputados como proyecto de ley y, por lo tanto, lo mejor que puede hacerse de ella es que desaparezca de una vez por todas –recalcó–, porque es una ley que lo que pretende en la práctica es cargarse el espíritu de la transición y va contra el espíritu del pacto constitucional que culminó la transición”. En este sentido, el dirigente ‘popular’ aseguró que el Gobierno “no tiene apoyos” en estos momentos para sacar la ley adelante porque “sus socios parlamentarios, singularmente ERC, ya han dicho que es inaceptable”. “Es una ley que lo que hace es enfrentar a una parte de la sociedad con otra y reabrir heridas que nunca debieron ser reabiertas”, concluyó.

Acebes cree que Zapatero “culmina su ataque a la Transición” con la Ley de la Memoria Histórica

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 4:47 pm

El secretario general del PP, Ángel Acebes, consideró este lunes que la Ley de la Memoria Histórica es la ley de la división y retrata al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que con ella “culmina su ataque a todo lo que representa la Transición”. El presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, Alfonso Guerra, ha convocado para este miércoles la Ponencia que se encargará de abrir el debate de las enmiendas presentadas por los distintos grupos después de que las aproximaciones en torno al texto alcanzadas en las últimas semanas por PSOE, IU-ICV, CiU, PNV y BNG han permitido dar vía libre a la tramitación del proyecto.

D (Europa Press) En conferencia de prensa tras el Comité Ejecutivo Nacional, Acebes recordó que el PP ha estado desde el principio en contra de este proyecto de ley, que a su juicio pretende “rememorar lo peor de la historia” y de esta manera “olvidar lo mejor”, que ha sido la Transición.

“Es un profundísimo error. Retrata quién es Zapatero, para qué ha sido elegido, y qué intenciones tenía al ser elegido: rememorar la Guerra Civil y olvidar la Transición y la Constitución”, manifestó Acebes, quien insistió en que el jefe del Ejecutivo está “obsesionado por el pasado”.

Tras los intercambios de documentos que han tenido lugar en los últimos días, el miércoles por la tarde se producirá la primera reunión de la Ponencia, que comenzará a debatir a puerta cerrada las enmiendas presentadas por los grupos el pasado mes de marzo.

Previsiblemente, la semana siguiente el texto podría ya ser debatido en la Comisión Constitucional y el dictamen que emita este órgano llegaría al Pleno en la última sesión plenaria de este mes, los días 30 y 31. Después iría al Senado y, si en la Cámara Alta no se introduce ninguna modificación, ya no haría falta que el texto volviera al Congreso.

El proyecto de ley entró en el Congreso hace más de un año, en julio de 2006, pero no comenzó a debatirse hasta el mes de diciembre. Tras el debate de totalidad, en el que se rechazaron las enmiendas planteadas por PP, ERC e IU-ICV, se fueron sucediendo las prórrogas de los plazos para la presentación de las enmiendas parciales hasta marzo de este año.

Ahora, después de permanecer congelado durante siete meses, el amplio grado de consenso alcanzado entre los grupos ha permitido retomar la tramitación del proyecto en el Congreso, para después remitirlo al Senado y que pueda ser definitivamente aprobado antes de que se ponga fin a la legislatura con la disolución de las Cortes.

Conversaciones a varias bandas

Este impulso a la tramitación de la Ley de Memoria Histórica viene motivado por las aproximaciones alcanzadas a lo largo de las negociaciones que el PSOE ha mantenido durante las últimas semanas con IU-ICV y con los nacionalistas de CiU, PNV y BNG.

El pasado jueves PSOE e IU-ICV consiguieron un principio de acuerdo en torno a la redacción de la exposición de motivos de la ley desbloqueando así algunas de las principales reivindicaciones de la coalición de izquierdas.

Por un lado, se incluirá una condena expresa del franquismo y, por otro, se desarrolla el acuerdo que ambas formaciones alcanzaron en primavera para declarar “injustas” las condenas políticas e “ilegítimos” los tribunales franquistas que los dictaron. En concreto, ahora se añadirá la “pérdida de vigencia jurídica” de la legislación de entonces, lo que, según IU-ICV, ya permitirá que, de modo individual, se pueda pedir en los tribunales la nulidad de aquellas sentencias.

Socialistas y representantes de IU-ICV mantiene aún varias discrepancias puntuales en el articulado de la ley, pero consideran que ha llegado el momento de poner en marcha la tramitación parlamentaria, máxime cuando quedan menos de tres meses de legislatura.

Visto bueno de los nacionalistas

Aunque CiU y PNV aún no han anunciado públicamente su posición definitiva, están dispuestos a avalar la tramitación del proyecto limitando su oposición a cuestiones puntuales, como la devolución a el País Vasco de “papeles” del Archivo de Salamanca en el caso de los nacionalistas vascos. El BNG, por su parte, ya anunció su visto bueno al proyecto modificado.   

Con todo ello, el PSOE puede afrontar la tramitación de este proyecto con cierta tranquilidad ya que, quienes han quedado fuera del consenso, el PP y ERC, no podrán alterarlo dado que sus propuestas son contradictorias entre sí. Los socialistas saben que, ante las pretensiones de las minorías que consideren inasumibles, el PP también votará en contra, y que a su vez las minorías frenarán las demandas de los populares.

Además, el proyecto de Ley de Memoria Histórica no tendrá votación de conjunto, dado que carece de rango orgánico, con lo que se irá votando en Comisión y en Pleno sección por sección, artículo por artículo.

El Rubicón de Zapatero

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:24 am

SANTIAGO GONZÁLEZ s.gonzalez@diario-elcorreo.com

La detención de 23 miembros de la dirección de Batasuna el pasado jueves, mientras celebraban una reunión política en la localidad guipuzcoana de Segura ha sido un punto de no retorno en el proceso, en las oscuras e inexplicadas relaciones que el Gobierno mantuvo con ETA y Batasuna. No queda espacio para el diálogo.

Hagamos memoria. Batasuna y las organizaciones que la precedieron, Herri Batasuna y Euskal Herritarrok, fueron declaradas ilegales por el Tribunal Supremo el 27 de marzo de 2003, mediante una sentencia en la que declaraba probado que dicha organización formaba parte de un «entramado» jurídico-político único, cuya finalidad sería el complemento y apoyo político de la acción de la organización terrorista ETA.

La sentencia declara la ilegalidad de las tres marcas citadas y su disolución, ordena la cancelación de sus inscripciones en el Registro de Partidos, ordena la paralización inmediata de todas sus actividades y abre un proceso para la liquidación de sus bienes.

El 14 de noviembre de 2004, algo cambió en Anoeta, cuando Arnaldo Otegi comenzó su intervención subrayando una paradoja: «Hoy, un partido ilegal, con un portavoz ilegal, celebra un acto ilegal». Su oferta de diálogo fue recogida dos meses después por el presidente del Gobierno en un mitin en San Sebastián, en el que respondió al llamamiento de Anoeta y a la carta que Otegi le había escrito la víspera «con ocasión de su visita a nuestro país». «Estoy dispuesto a dialogar con Batasuna», dijo, pero para ello «es necesario que cese de una vez el ruido de las bombas y las pistolas, que tengan la valentía de condenar y rechazar la violencia».

El proceso se inició sin que cesara el ruido ni el envío de cartas de extorsión. No quedó interrumpido por el ruido de las pistolas (robadas), ni de las bombas, incluida la de la T-4. No faltaron las afirmaciones pintorescas de los responsables políticos del proceso, ni algún que otro espectáculo de la Justicia. Los criterios erráticos de la fiscalía, sobre delitos que pueden merecer 96 años o cuatro, según.

Contaba el informe de ‘Gara’ que en la reunión mantenida en octubre de 2006 entre enviados del Gobierno y ETA, inmediatamente después del robo de las pistolas en Francia y mientras el ‘proceso de paz’ dividía al Parlamento europeo en dos mitades, ETA interpela a los enviados gubernamentales: «A ver si es que no tenéis voluntad o no tenéis capacidad de negociación. Si no tenéis capacidad, ¿con quién tenemos que negociar, con Gómez Bermúdez, con la Audiencia Nacional?»

Ahora que Baltasar Garzón ha vuelto a llamar Batasuna a lo que él mismo había rebautizado como ‘izquierda abertzale’ en los meses anteriores, que De Juana dejó de ser un preso a favor del proceso para ser preso a secas, que Otegi ya no es hombre de paz para ser también un preso sin mayores atributos, estamos asistiendo al abandono de la ambigüedad en relación con ETA.

La detención de 23 dirigentes batasunos es bastante incompatible con el mantenimiento de un hilo caliente para tratar de llegar a las elecciones sin nuevos asesinatos y permite suponer que la banda terrorista tratará de hacer acuse de recibo. No va a ser fácil convencerla de la independencia del juez Garzón. Es verdad que ETA no está en sus mejores momentos, pero como repite el ministro de Interior, «nosotros tenemos que tener suerte todos los días; a ellos les basta con acertar uno». Éste es, por otra parte, un elemento añadido al desencuentro básico que le van a plantear Ibarretxe y su consulta.

¿Podría estar Zapatero esperando a ganar las elecciones para retomar la negociación con ETA, como sostienen algunos? No parece una hipótesis muy probable. Si consiguiera que el fracaso de su proyecto estrella para esta legislatura no le suponga coste político, ¿para qué habría de volver a meterse en un jardín como el de la negociación? ¿Para qué tentar la suerte una vez más? Todo hace pensar que a este paso van a seguir otros y no sería de extrañar que empezaran a aparecer indicios serios para la fiscalía de complicidad entre Batasuna, ANV y EHAK, indicios que antes sólo acertaba a ver la gente de la calle.

No llegará la sangre al río, vale decir al chivatazo del bar Faisán, pero hay cambio. Tras una emocionante secuencia de ‘Casablanca’, en la que Victor Laszlo, el marido de Ingrid Bergman, achanta a los alemanes cantando ‘La Marsellesa’, el comandante nazi ordena al capitán Renault que cierre el establecimiento. Éste toca el silbato y ordena el desalojo del local. Cuando Humphrey Bogart le interpela: «¿Con qué derecho me cierra usted el café?» el policía le mira con impostada virtud: «¿Qué escándalo! ¿Qué escándalo! He descubierto que aquí se juega». La afirmación era de un rigor incontestable; en ese mismo momento se le acercaba un croupier que le decía: «Sus ganancias, señor», mientras le deslizaba con discreción unos billetes.

Se busca ingeniero con idiomas y amplia experiencia

Filed under: General — África @ 6:22 am

R. Alcaraz
madrid- Los universitarios tienen el camino despejado, sobre todo aquellos que han encaminado sus pasos hacia las ingenierías, la arquitectura o las humanidades. De hecho, las primeras acaparan el 19,75 por ciento de las ofertas de empleo que solicitan titulados universitarios. Así lo refleja el estudio «Informe Infoempleo 2007», basado en el análisis global sobre la evolución del mercado laboral español a partir de 267.470 anuncios que ofertan puestos de trabajo. A grandes rasgos, se puede decir que se ha incrementado en un 24 por ciento el volumen de ofertas publicadas con respecto al año anterior. Sin embargo, la alegría va por barrios.
   Mecánicos y electricistas
   En el documento también sale bien parada la Formación Profesional y, concretamente, la rama de Fabricación Mecánica, que aglutina el 30 por ciento de su oferta. A ésta le siguen Electricidad y Electrónica, Administración y Comercio y Márketing.
   En cuanto a las ingenierías hay que destacar que han incrementado ligeramente su porcentaje y rondan el 20 por ciento de las ofertas que solicitan titulados universitarios. Por otro lado, las titulaciones técnicas especializadas, vinculadas a sectores muy concretos como informática y telecomunicaciones, han experimentado un comportamiento más inconstante. El grupo de carreras más solicitado corresponde a las titulaciones técnicas asociadas a la construcción, que engloba a ingenieros y arquitectos. Sin embargo, su demanda es casi cuatro veces superior a su peso en la población universitaria.
   Por su parte, el 31,4 por ciento de las ofertas solicita graduados en carreras sociales. De esta área, cuentan con mejores salidas laborales las titulaciones relacionadas con la gestión empresarial, que se llevan el 16,5 por ciento del total. No en vano, Administración y Dirección de Empresas es, a pesar de su pérdida de más de dos puntos, la carrera más demandada.
   La oferta para la rama de humanidades ha ascendido del 2,4 por ciento al 2,9 por ciento, propiciado en gran parte por la fuerte demanda de titulaciones del ámbito de la enseñanza. Capítulo aparte merece la formación profesional, que aglutina casi el 25 por ciento del total de las demandas de empleo. De todas ellas, el 30 por ciento está relacionada con la rama de la fabricación mecánica.
   Se da la circunstancia de que buena parte de los jóvenes que accede por primera vez a un empleo de estas características en calidad de alumno en prácticas acaba entrando en la plantilla de las empresas que los forman.

Las universidades francesas, a la caza del plagio a través de la red

Filed under: General — África @ 6:21 am

Las universidades francesas se están equipando con programas informáticos que permiten detectar a los estudiantes que plagian sus trabajos y memorias de internet, según informa el diario «Le Figaro». El hecho de que el número de «tramposos» haya crecido en los últimos años ha hecho a las autoridades tomar cartas.

Vergüenza y desesperación

Filed under: EDUCACION,General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:20 am

F. Rodríguez Adrados
Durante muchos años, personalmente o como presidente de la Sociedad Española de Estudios Clásicos (ahora lo soy de Honor) he luchado a cuerpo limpio con los sucesivos ministerios de Educación para que dieran un trato aceptable a las Humanidades, entre ellas las clásicas. De ellas depende nuestra cultura y el mismo ser de España.
   Ahora, en la ESO y el Bachillerato, con poco éxito, menos que nunca. Me han escrito cartas amables el presidente Zapatero y la ministra Sra. Cabrera, pero de ahí no pasa. Sólo se habla de la Ciudadanía (una «maría» a la que auguro corta vida). Ni el PP, que antes nos apoyaba, apenas nos menciona.
   En vísperas de elecciones, esto da vergüenza. En la ley apenas si se menciona una vez el Latín, en condiciones lamentables. Y si el Latín y el Griego van a ser optativos, ignoramos en qué condiciones y en qué autonomía sí y en cual no.
   En lenguas clásicas, nuestro enorme esfuerzo en enseñanza, personal y todo, amenaza quedarse en poco a nada. Desmoralizados estamos, después de tanto tiempo de acoso e incertidumbre.
   * Presidente de Honor de la Sociedad de Estudios Clásicos

Educación condena al Latín y al Griego a una lenta agonía en las escuelas

Filed under: EDUCACION,General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:19 am

La Sociedad de Estudios Clásicos se moviliza para salvar estas enseñanzas de la marginación en los centros

Mar Villasante
Madrid- «Yo tampoco quiero pasar a la historia como manipuladora o verdugo de las clásicas». En estos términos se expresaba la ministra de Educación en una carta remitida al catedrático Francisco Rodríguez Adrados, miembro de la Real Academia Española, después de que le expresara su preocupación por el futuro de la Cultura Clásica, el Latín y el Griego en la escuela.
   Las enseñanzas clásicas siguen la senda de las Humanidades, del vacío de contenidos en Historia y Literatura, de la degradación de la Filosofía para incorporar Educación para la Ciudadanía.
   El caso es que la supervivencia de los estudios clásicos pende de un hilo, el de la enmarañada madeja de las leyes autonómicas. Y el de la aplicación a pie de centro. El Ministerio ya ha hecho su parte. La Ley Orgánica de Educación (LOE) establece una asignatura de Cultura Clásica en 3º de ESO, optativa y de oferta obligatoria, con una enseñanza mínima de una hora semanal, es decir, un tercio de las horas normales.
   El mismo «despliegue» recibe el Latín en 4º. El alumno debe elegir tres asignaturas entre un total de ocho, entre ellas, si tiene a bien, el Latín. Si no, puede superar la enseñanza obligatoria sin conocer ni un ápice de la materia. Y, aún en caso contrario, los objetivos que se proponen son mínimas nociones sobre gramática, léxico y cultura, sin conocer o traducir a los autores. El Griego ni se menciona en la LOE, de forma que recogerá a nivel de decretos y desarrollos normativos.
   En Bachillerato el futuro pinta aún más incierto. La LOE sólo recoge las materias obligatorias, entre ellas una de nueva creación denominada Ciencias para el mundo contemporáneo. Ciencias, sí; pero del Latín y el Griego, ni rastro.
   Se supone que serán asignaturas dentro de la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales, materias optativas cuya ordenación «corresponde a las administraciones educativas» y su concreción, a los centros escolares de acuerdo a su proyecto educativo. Administraciones y centros. Esta vaga definición legal de los contenidos deja el tratamiento de estas materias no sólo en manos de las 17 comunidades autónomas, sino de los propios colegios. «Es imposible luchar con 17 autonomías. La educación debería depender del Estado para que no se convierta en un mar confuso imposible de gobernar», asegura Rodríguez Adrados.
   El presidente de la Sociedad Española de Estudios Clásicos, Antonio Alvar, incide en estos temores. Por un lado, comunidades autónomas y centros educativos pueden colocar indiscriminadamente materias optativas más llamativas e interesantes para los alumnos, aunque no por ello más importantes, que dejarían a estos estudios en una situación de desventaja. Y los propios colegios pueden condicionar la elección de los alumnos, lo que literalmente sería «un fraude de ley».
   Recuerda Alvar que en Bachillerato las Humanidades compiten en la correspondiente modalidad con las Ciencias Sociales, y que los colegios privados especialmente, aunque también algunos públicos, suprimen «de facto» las enseñanzas propias de la primera parte del enunciado en beneficio de la segunda. Muchos centros directamente recomiendan a sus alumnos que no escojan esas asignaturas, lo cual supone una «discriminación».
   La Cultura clásica debe formar parte de la educación de todos los jóvenes; el Latín es básico también para las Ciencias sociales; el Griego debe ser una materia real en el Bachillerato, recordaba la sociedad en un manifiesto firmado en 2004. Del desarrollo normativo de las autonomías depende ahora la salvación del Latín y el Griego o que se conviertan en un «gueto» minoritario.

Kosovo y España

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:17 am

ALBERTO SOTILLO

Aprimera vista era un «cazador de francotiradores» serbios, armado con fusil de mira telescópica y una redecilla negra con la que se cubría las mejillas. Pero, tras aquella máscara, quien estaba a mi lado era un antiguo guía turístico, un croata de Pakrac muy aficionado a la Costa Brava, a la paella y el Barça, con quien me entendía perfectamente no porque hablase un chapurreado español, sino porque era como mi vecino del quinto, con las mismas neuras y manías, que enseguida pasó del discurso patriótico a hojear con fruición una revista porno. Hablamos un rato de fútbol y de su mítico veraneo en la Costa Brava. Y volvió a su menester de matar vecinos y cuidar que éstos no le dieran matarile a él. Es lo que tenía la guerra de Yugoslavia. Que era como ver a tu colega, tu primo, tu cuñado, tu compañero de trabajo pegando tiros en la guerra.

Por eso yo también soy de quienes creen que entre España y Yugoslavia -Kosovo incluido- sí hay paralelismos. Y también reventaría si no lo digo. Aquella guerra se alimentó con mitologías nacionalistas y se desencadenó por el delirio de quienes quisieron crear una Gran Serbia étnicamente pura. Y por eso creo que la independencia de Kosovo será no sólo un peligroso precedente de «autodeterminación». Sino, sobre todo, la más triste prueba del fracaso de Europa en los Balcanes. Se bombardeó Belgrado para impedir que se salieran con la suya quienes creían posible la creación de estados étnicamente puros. Si no se hubiese actuado así, ahora estaríamos leyendo noticias de limpiezas étnicas en Europa con la misma rutina con la que hablamos de hutus y tutsis. Pero no deja de ser un escandaloso fracaso que la guerra se cierre con la creación de otro micro Estado de esencias étnicas (albanesas) en Kosovo, que vendrá acompañado por la huida en masa de los serbios del lugar. Allí quedarán, eso sí, cuatro monos de la UE para vigilar sus templos vacíos. No creo que sea prudente seguir humillando a los vencidos serbios. Vamos a convertir Kosovo en el origen de la siguiente guerra de los Balcanes. Nosotros no la veremos. Pero ahí quedará en herencia para nuestros hijos.

El caudillo simbiótico

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:16 am

HERMANN TERTSCH

Hace ya muchos años, décadas más bien, que Manuel Chaves, presidente de la Junta de Andalucía, difícilmente sorprende a nadie con su mensaje de ofertas ilimitadas y promesas exageradas e irrealizables. Y tantas veces ridículas, pero siempre perdonadas por la fuerza del sistema que poco ha cambiado en esta región española desde que los caudillos y capataces sabían menos que los de hoy quién fue Rosa Luxemburgo.

También parece normal el éxito que ha convertido a este muy mediano personaje en el rey de los tuertos y que hoy es una especie de Todor Yivkov financiado por la UE, poco dotado para la retórica y demostradamente incapaz de cumplir un plan o media promesa. No se le pueden discutir al caudillo andalusí ni la pereza de ideas ni la osadía en proyectos. Absolutamente decidido a mantener a su país en la lógica del temor y la obediencia de un sistema clientelista y caciquil como todos los reductos de la Europa más retrasada, ayer proclamaba que reinará «cinco seis o siete años más». Lo hizo en una entrevista de diario amigo realizada por una periodista que parece aún más preocupada por el reparto del pan de la secta subvencionado por el Estado que el propio Chaves, caudillo y repartidor máximo.

Como esa monja laica que nos presenta como heroína imbécil y correcta frente a un oligofrénico con cocodrilo de Lacoste -nunca volveré a comprar uno si no se querella la empresa- el vídeo del joven socialista que es José Blanco, Chaves responde a las preguntas bobas y lacayunas como de él se espera. Algo fatuo él, pero animado por la entrevistadora que le recuerda que Zapatero le dijo a la ministra Salgado que «lo que diga Manolo es lo que hay», el caudillo de Al Andalus dice, otra vez simbiosis de miembro del secretariado del comité central, del buró político y del califato: «Mi peso en el partido es el peso de Andalucía en el conjunto de España. Nunca Andalucía ha tenido tanto peso en el conjunto de España frente al Gobierno». Ahí es nada. Frente al Gobierno de España, se levanta gloriosa la Andalucía de Chaves, la región con Sicilia y Calabria y pocas más que lideran el fracaso escolar, la opacidad, la corrupción urbanística, el desempleo, el sectarismo informativo y el intervencionismo, la falta de libertad en el proyecto individual de vida de sus ciudadanos.

Combina Chaves sus promesas con un desparpajo sombrío muy efectivo sobre cualquier situación en que se pudiera topar con competencias. Y también con la continua amenaza soterrada hacia quien no se pliegue a las consignas y la voluntad de los por lo demás obsequiosos delegados y subdelegados del régimen, una buena simbiosis de bastante de lo peor del socialismo real bolchevique con un toque de nacionalismo magrebí o satrapía orientalista. Lo dicho: una especie de híbrido del sirio Assad Junior con Yivkov muy Senior. No sin espanto pronto reconocimos un joven clon del orador andaluz en el presidente del Gobierno que nos había deparado aquel marzo aciago. Zapatero no mentía cuando se declaraba discípulo de Chaves. Ambos vuelven ahora a decir, uno con 18 años de engrasar con dinero ajeno las tuberías del poder propio, el otro con tres y medio de dinamitar las instituciones que juró defender que seguirán por el camino de éxito emprendido y que, como se atreve a decir Chaves después de casi dos décadas en el poder incontestado, «ahora viene lo mejor».

Como lo mejor ya no lo financia la UE tendrá que ser otra vez la deuda histórica que los salmantinos, madrileños o valencianos tienen hacia los sevillanos -leales, por supuesto, es decir socialistas-. Dice Chaves que llega el cambio y que lo hace él, como Ceaucescu y Yivkov. «Tenemos demostrada la capacidad para gestionar el cambio». Nuestro caudillo simbiótico, en el mejor ejemplo de la Calabria profunda, sabe que hay que financiar las voluntades para dicho cambio. Y ya lo ha prometido todo. El clientelismo, versión moderna del caciquismo, es un elemento esencial del nacionalismo periférico en España. En Andalucía, las invenciones nacionalistas pesan menos que el amo tradicional, hoy el subdelegado, y el concepto oriental del poder. El resultado está a la vista. Malo es que el joven leonés nos quiera aplicar la medicina del aparato que compra obediencia con dinero público y dicta la imposibilidad de la competencia en libertad. Quizás sea un paso más hacia esa simbiosis de civilizaciones que nos puede hacer a todos víctimas de la magrebización de España.

El falso ganador

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:15 am

EDURNE URIARTE

Una de las virtudes de Zapatero es que actúa como ganador de la partida tanto si la situación le es claramente favorable como si la incertidumbre es máxima. Lo hizo en la campaña electoral anterior, cuando aún no había ocurrido el atentado de marzo y el PP le aventajaba con comodidad, y lo hace ahora, cuando las encuestas, como la de este periódico hoy, indican que su proyecto de continuar en la Moncloa está seriamente amenazado.

Esa virtud es una de las razones que explican el contraste entre lo que las encuestas indican y el clima de opinión mayoritario sobre las próximas elecciones. La percepción de triunfo socialista domina los círculos de los creadores de opinión lo mismo que el ámbito ciudadano. Con una fuerza poco acorde con lo que dicen las encuestas, pero muy participativa de las ilusiones que el propio Zapatero ha logrado sacar de un mero empate.

La segunda razón también hay que atribuírsela a Zapatero. Es la eficacia que su estrategia de alianzas con los nacionalistas para aislar al PP ha tenido también en el clima de opinión sobre el protagonismo, la legitimidad o las posibilidades de los dos grandes partidos. A pesar de la fortaleza de su intención de voto, la imagen pública del PP ha estado marcada durante toda la legislatura por el estigma del partido solo y arrinconado.

Y la tercera le corresponde al PP, que aún actúa como si las encuestas le auguraran una derrota el próximo año. En buena medida por las características de su líder, Mariano Rajoy, que, en lo que a la teatralización de la política se refiere, se sitúa en las antípodas de Zapatero. Rajoy es uno de esos líderes que tratan el empate exactamente como un empate, lo que es muy loable en términos de racionalidad, pero poco recomendable para el humor de los seguidores antes del partido.

Las campañas electorales se parecen más a los partidos de fútbol que a los debates racionales y el clima del falso ganador y del falso perdedor instalado en España es uno de los problemas que el PP necesita resolver en estos próximos meses. Sobre todo, porque ni siquiera tiene correspondencia con los datos y con los cálculos racionales.

Elecciones de confrontación nacional, con Aznar y González al fondo

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:14 am

PABLO SEBASTIÁN

Si es cierto, como ha dicho Aznar, que existe una «amenaza secesionista» que pone en jaque «la quiebra del Estado» y conduce a una «gran crisis nacional», debemos de concluir que caminamos hacia unas elecciones generales de confrontación nacional, donde estarían en juego, de manera más o menos directa, cosas más graves que la alternancia en el poder y que en los pactos de la Transición fueron obviadas en favor de la reconciliación y la convivencia nacional: los debates sobre el estado unitario o confederal; o sobre la monarquía y la república.

Cuestiones que, aunque merodean el debate público de la clase política y los medios de comunicación, no parecen figurar entre las preocupaciones de los ciudadanos, aunque resulta relevante que en la presente legislatura, bajo el mandato de Zapatero, estas cuestiones se hayan planteado de una u otra forma, alcanzando en las últimas semanas cotas de alta tensión, con la quema de imágenes del Rey, agravios a la bandera, o el desafío de Ibarretxe, diciendo que no le temblará la mano al convocar un referéndum ilegal. Y a no olvidar la batalla que se está librando en el Tribunal Constitucional en torno a la constitucionalidad del Estatuto Catalán.

No parece que los ciudadanos estén por la confrontación nacional -que se activará en los próximos días con el acuerdo parlamentario sobre la Ley de la Memoria Histórica, y la beatificación, el próximo día 28 en Roma, de 498 mártires de la Guerra Civil-, pero aumenta la certeza de que la escalada que tiene como telón de fondo «las dos Españas» está inmersa en el debate electoral, y es fruto de la directa responsabilidad política de Zapatero. Por ello y por la influencia electoral de todo ello -como la que hoy anuncia ABC, confirmando un empate entre el PSOE y el PP- el presidente empieza a rectificar y manda a la cárcel a la cúpula de Batasuna, con la colaboración del inefable Garzón -quien meses atrás hacía la vista gorda-, temeroso de que un nuevo atentado de ETA confirme con sangre su demencial error.

El fallido empeño de Zapatero de lograr un pacto con ETA a cambio de ofrecer a los terroristas y a sus socios nacionalistas un modelo confederal del Estado. Una Misión imposible en la que el líder del PSOE desplegó su afilado discurso, su particular y temerario -luego parodiado contra el PP por las Juventudes Socialistas- juego del «Pasapalabra»: A, de atentado: «accidente»; B, de bomba en Barajas: «suspensión -pero no ruptura- del diálogo con ETA»; D, de De Juana Chaos: «preso etarra favorable al proceso de paz»; E, de Estatuto Catalán: «apoyaré en Madrid lo que decida el parlamento catalán»; N, de nación española: «discutida y discutible»; O, de Otegi: «un hombre de paz»; P, de Proceso de Paz: «el derecho a decidir de los vascos», etcétera. Todo esto y mucho más está documentado en la videoteca de cualquier televisión.

Y puede que en la memoria de muchos ciudadanos, que están sacando sus conclusiones y pueden haber llegado a la certeza de que el deterioro de la convivencia nacional tiene un solo autor: Zapatero. Observando en ello una relación causa-efecto similar a la que en 2004 provocó un vuelco electoral a favor del PSOE, una vez que se estableció una relación directa entre el apoyo de España a la guerra de Irak y el atentado de Madrid del 11-M, del que se espera una pronta sentencia que, al parecer, pondrá punto final a las teorías conspirativas.

Una guerra de Irak que sigue y que ha servido para que José María Aznar y Felipe González reaparezcan en los primeros planos de la política. El ex presidente socialista -que parece curado de las heridas del «fuego amigo» que recibió desde la artillería de la Moncloa en la llamada «guerra del fútbol»- llamando ilegal y mentirosa la actuación de Aznar en la guerra de Irak, y acusando al ex presidente del PP de sacar «pecho de lata imperial». Y Aznar, justificando su apoyo a la guerra de Irak como pago al apoyo de Washington en la lucha contra el terrorismo etarra, y reivindicando su política exterior, diciendo que la de Zapatero se «puede cronometrar en sus saludos», y en sus relaciones con «los tiranos más viejos del planeta». Una polémica en la que terció de salomónica manera el ex ministro alemán de Exteriores, Joschka Fischer, escribiendo: «A Aznar le interesaba, sobre todo, realizar sus sueños del ascenso de España como una potencia digna de consideración en la escena mundial, y no el futuro de Europa» (sic).

Aznar y González han vuelto al cuadrilátero de la política, y ya veremos si entran en campaña electoral -como Rato, Gallardón, Pizarro, Rodríguez Ibarra, Guerra y Bono, porque ninguno está aún descartado-, sobre todo si caminamos por el sendero, nada aconsejable, de la confrontación nacional ante lo mucho que se está poniendo en juego. Porque, una vez que se abre la caja de los truenos, por más que Zapatero diga que son cosas de minorías extremas, hay que saber que el fuego sobre la pólvora sembrada se extiende a gran velocidad. Máxime si unos y otros se adentran con estas banderas en la campaña electoral, porque luego las heridas serán difíciles de restañar. Especialmente si, como anuncian las encuestas, los nacionalistas serán los vencedores virtuales si consiguen la llave de la gobernabilidad, obligando al PSOE y al PP a elegir entre la gran coalición o el modelo confederal.

LA CRÓNICA DEL LUNES

No basta el desencanto

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:13 am

IGNACIO CAMACHO

EN la sociología electoral española se está incubando en los últimos meses un curioso misterio: el de cómo es posible que un partido -la UPD de Rosa Díez y Fernando Savater- formado por desencantados de la izquierda suscite más simpatías entre los electores del PP que entre los del PSOE. Existe una explicación parcial que hay que buscar en la mayor identificación ideológica de la izquierda, cohesionada en torno a un voto biográfico que respalda a sus partidos y candidatos al margen de la deriva ocasional que muestren, mientras que los simpatizantes de la derecha someten a sus representantes a un exigente escrutinio político y ético. Pero sería simplista quedarse ahí, sin tener en cuenta la responsabilidad del propio Partido Popular a la hora de levantar una alternativa convincente ante un Gobierno que suscita una patente desconfianza.

Las encuestas preelectorales -la de ABC y otras recientes- reflejan al respecto un inquietante síntoma de pesimismo; una clara mayoría de consultados considera que va a ganar el PSOE, incluidos en ella muchos de quienes desean el triunfo del PP y se manifiestan dispuestos a votarlo. El factor no es determinante, como refleja la escasa distancia en estimación de voto, pero sí indicativo de la inercia ventajosa que beneficia a Zapatero ante la ausencia de un recambio poco ilusionante que abre entre algunos de sus partidarios la opción de la «tercera vía». De alguna manera, se ha instalado en el cuerpo electoral la idea de que el resultado de marzo depende más de los errores del Gobierno que de los aciertos de la oposición. Y lo peor es que muchos votantes perciben que ésa es también la convicción de un PP que debería sentirse más estimulado a vencer por sus propios méritos.

Resulta realmente desalentador que un Gobierno incompetente, suspendido en casi todos los aspectos, permanezca al frente de las posibilidades de victoria. El estado actual de la opinión pública es un caldo de cultivo ideal para el surgimiento de una alternativa, y sin embargo parte del electorado que debería potenciarla coquetea con el apoyo testimonial a UPD en un palmario clima de falta de entusiasmo. Rajoy debería hacérselo mirar: algo falla en la oferta del centro-derecha cuando la decepción, con ribetes incluso de alarma, ante la gestión (?) zapaterista no cuaja en una oleada decidida capaz de enviar al Gobierno a su casa.

¿Quiere esto decir que hay que resignarse a otra victoria de ese Zapatero que ahora parece disconforme con su popular acrónimo de ZP y busca investirse mediante el marketing de una respetabilidad que no ha sabido ganarse como dirigente público? En modo alguno; con el estado de disconformidad y hastío que subyace en la opinión ciudadana, sería realmente lastimoso que así ocurriera. El recambio es posible y la distancia corta, pero se necesita un empujón. Una corriente de emoción, una sacudida de empeño, un impulso imaginativo de convicción que vaya más allá de la apelación al sentido común. Hace falta fe en la alternativa y capacidad de transmitirla. Y, si no es mucho pedir, un equipo y un programa capaces de convertir el simple desencanto en una esperanza.

La sangre de los mártires

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:12 am

JUAN MANUEL DE PRADA

LA próxima beatificación de 498 mártires de la Guerra Civil ha levantado ronchas entre los gerifaltes y sicarios del Régimen, que ven en ella un desafío a la llamada Ley de Memoria Histórica. Y vaya si lo es. Se trata, sin duda, del más formidable desafío que se pueda concebir. La beatificación de los mártires nos recuerda, en primer lugar, que la Guerra Civil no fue esa historieta de buenos y malos que el Régimen pretende imponer, donde unos ponían la sangre y otros el plomo. La beatificación de los mártires nos recuerda que la Segunda República, erigida por el Régimen en espejo de virtudes en el que nuestra democracia debe contemplarse, estimuló y exacerbó el odio antirreligioso desde el instante mismo de su fundación y permitió que, tras el alzamiento militar, la cacería indiscriminada del católico se convirtiese en el pasatiempo predilecto de las milicias socialistas, comunistas y anarquistas, a las que los irresponsables gobernantes republicanos proveyeron de armas para que pudiesen traducir en cadáveres el odio que previamente les habían inoculado. Más de siete mil religiosos fueron martirizados en aquellas jornadas de oprobio; el número de seglares que corrieron idéntica suerte aún no ha sido fijado, pero su establecimiento -si es que algún día se logra- dejará chiquitas esas cifras. El Régimen no soporta que tales muertos sean conmemorados, porque deslucen la memoria distorsionada y sectaria de aquel conflicto.

Pero la naturaleza del desafío que supone la beatificación de los mártires es de una naturaleza mucho más honda. La llamada Ley de Memoria Histórica se funda sobre una argamasa de rencor y apriorismos ideológicos falaces. Primero se establece que quienes combatieron en el bando republicano fueron unos luchadores por la democracia y la libertad (cuando lo cierto es que muchos de ellos combatieron por instaurar las más feroces formas de tiranía imaginadas por el hombre); después se trata de mantener viva su memoria para que sirva como acicate del resentimiento, para que ese resentimiento siga infectando la convivencia de los españoles. La sangre de los mártires se alza contra este propósito cainita. Pues quienes ahora van a ser beatificados no fueron asesinados por simpatizar con tal o cual ideología; tampoco lo fueron por batallar en tal o cual bando. Fueron asesinados, única y exclusivamente, por profesar la fe católica, por ser testigos de Cristo. La Iglesia no beatifica a curas trabucaires que se echasen al monte a pegar tiros; tampoco a católicos que fuesen condenados a muerte por haber conspirado contra la República. El reconocimiento de la muerte martirial exige como condición sine qua non que no interfieran motivos de índole política; mártir significa «testigo», y sólo quienes fueron asesinados por dar testimonio de su fe merecen tal reconocimiento.

Y aquí radica, precisamente, la naturaleza desafiante de aquellas muertes. Los mártires que van a ser beatificados podrían haber salvado el pellejo abjurando de su fe; pero su entereza no tembló en aquel trance: entendieron que la fe que profesaban bien merecía el sacrificio del don más valioso que al hombre le es entregado. Y entendieron también que ese sacrificio máximo sólo sería valioso si imitaba el sacrificio redentor del Gólgota. Aquellos hombres y mujeres murieron perdonando a quienes los mataban, murieron amando a quienes los mataban, seguros de que su sangre se convertiría en fermento fecundo. Aquí radica la belleza de su sacrificio, la escandalosa y subversiva belleza de su muerte: murieron con la alegría de saberse amados por Quien iba a acogerlos en su seno, murieron amando a quienes los odiaban, seguros de que ese amor derramado sobre la tierra no sería baldío, seguros de que su sangre acabaría propiciando una cosecha fecunda de reconciliación. Conmemorar a aquellos mártires significa reafirmar su voluntad de amor, significa exorcizar el odio, significa celebrar la belleza de la vida que vuelve a florecer generosamente incluso allí donde ayer se sembró la muerte. Y significa, desde luego, un desafío formidable para quienes se alimentan con el veneno del rencor, los gerifaltes y sicarios del Régimen.

http://www.juanmanueldeprada.com

Rajoy puede ganar

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:11 am

EL barómetro de otoño que hoy publica ABC ratifica la estabilidad de posiciones preelectorales del Partido Popular y del PSOE, aunque los socialistas pierden dos puntos desde el mes de julio, lo que reduce su ventaja sobre los populares prácticamente en la misma medida. Si se celebraran hoy las elecciones generales, el PSOE obtendría el 41,2 por ciento de los votos, y el PP, el 39,3 por ciento, el mismo porcentaje que en julio pasado. Los expertos califican esta diferencia como «empate técnico», lo que en términos más vulgares quiere decir que cualquiera de los dos grandes partidos puede ganar las elecciones de 2008. Hay que tener en cuenta que la opinión de los encuestados no sólo carece de la presión propia de la inmediatez de las urnas, sino que también está muy condicionada por el clima de incertidumbre en aspectos fundamentales que conforman, a la hora de la verdad, el color de la papeleta elegida por el votante.

Lo cierto es que los datos de este barómetro, coincidente básicamente con otras encuestas recientemente conocidas, facilitan un concreto análisis que sí se puede considerar definitivo: el Gobierno llega a la precampaña con el fracaso de no haberse quitado de encima al PP. A estas alturas del mandato, Rodríguez Zapatero ha invertido todo el capital político con el que pretendía presentarse ante las urnas con un PP aún traumatizado por la derrota de 2004 y con una opinión pública subyugada por los encantos de un Gobierno que iba a ser sincero, pacificador, igualitarista y dialogante. El pronóstico de los estrategas socialistas de 2004 era llegar a este final de mandato con la mayoría absoluta garantizada. Sin embargo, tanto los pronósticos como las políticas socialistas que debían hacerlos buenos han fallado. El PP tiene a su electorado muy movilizado, es un partido que ha demostrado tener una organización interna muy eficaz y, sobre todo, ha ganado unas elecciones, las municipales, al tercer año de mandato socialista. Sus posibilidades de ganar en marzo de 2008 están intactas. Por su parte, el PSOE se encuentra con que su política de radicalismos máximos no ha sido tan rentable como esperaba. Pese a todas las apuestas lanzadas por Zapatero -estatuto catalán, negociación política con ETA, ruptura de consensos, memoria histórica, matrimonio homosexual, ley de dependencia…-, resulta que el PP está pisando sus talones y a expensas de acontecimientos que no están enteramente en sus manos, como la marcha de la economía y la evolución del terrorismo de ETA.

Además, la encuesta refleja ya el impacto de las últimas medidas sociales del Gobierno, y no parece que el beneficio preelectoral se corresponda con la envergadura de los cheques firmados por Zapatero para el dentista, la natalidad y los alquileres. Quizás el problema radique en que este Ejecutivo ha llegado a ese peligroso terreno del descrédito que hace que las grandes promesas se ahoguen en el escepticismo de los ciudadanos. No se trata tanto de que a los ciudadanos no les guste que el Estado les subvencione sus demandas principales -salud, vivienda-, sino de que no creen en el Gobierno que las promete. Por eso, los ciudadanos encuestados muestran un pesimismo general en la valoración de los capítulos más importantes de la actualidad española, tales como terrorismo, economía familiar y clima político. Tampoco mejora, aunque hay matices en las respuestas dadas, las previsiones que hacen sobre el futuro, lastradas por las incertidumbres acerca del empleo, la economía familiar y el precio de la vivienda. La visión general es, por tanto, de igualdad de opciones entre ambos partidos para ganar en 2008, con un riesgo claro para el PSOE de que el escepticismo sobre el futuro le pase factura y decante hacia el PP o la abstención a un número de votantes suficiente para dar la victoria a Rajoy. Las posiciones de partida en los electorados fieles del PP y del PSOE no parece que vayan a alterarse, cualquiera que sea la evolución de los acontecimientos. En este sentido, la altísima fidelidad de voto al PP es la gran baza de este partido para ganar, porque cualquier oscilación abstencionista teóricamente perjudicaría a los socialistas. La intensa campaña de medidas sociales iniciada tras el verano, así como la «españolización» del Gobierno -tácticas que no estaban hace seis meses en la agenda de Zapatero- demostraría que los socialistas están al tanto de que, con lo que han hecho hasta ahora en tres años y medio, no sólo no tienen asegurada la victoria, sino que puede ser la causa de su derrota. Si el centro-derecha no incurre en el derrotismo ni en la resignación y acierta a conectar con las aspiraciones reales de los ciudadanos, Rajoy puede ser presidente del Gobierno en 2008.

Vidas cruzadas

Filed under: General — África @ 6:10 am

JOSÉ CARLOS LLOP (Escritor)

EL escritor húngaro Sándor Márai se exilió de su país natal durante el fascismo de los años veinte, sobrevivió como pudo a la invasión nazi y tuvo que huir de Hungría cuando cayó en las garras del oso comunista. Vivió y envejeció en EE.UU. y ya nunca fue quien había sido: un escritor reconocido en casi toda Europa y muy respetado en su casa, esa cosa tan difícil. Sus obras desaparecieron de las librerías, en Budapest pareció que se lo había tragado un agujero negro y él, mientras tanto, no llegó jamás a acostumbrarse a su nueva vida, lejos de la Europa que había conocido. Se suicidó pocos meses antes de la caída del Muro y el desmorone del comunismo. Había muerto su mujer, su modo de vida estaba extinto y creía que los comunistas durarían eternamente. Qué ironía, ¿no? Y no es la única. El escritor austríaco Stefan Zweig -más reconocido y aclamada su obra en vida que la de Márai- huyó de la Europa que los nazis hicieron suya con gran facilidad. Era judío, rico y un espíritu libre. Se instaló en Petrópolis, Brasil, con su mujer, pero tampoco allí pudo ser más o menos feliz. El Angst europeo iba cercándole. La cada vez mayor presencia de agentes nazis en Suramérica, la campaña bélica germana, victoria tras victoria, y los sucesivos viajes de buques de la Armada alemana a puertos brasileños, uruguayos y argentinos, provocaron en Zweig la decisión de suicidarse. La fecha: 1942. Si hubiera resistido un poco más habría contemplado la entrada en la guerra de EE.UU., la derrota del Reich y podría haber regresado a Viena o a París, a vivir tan dulcemente como sabía y enseñó desde sus libros. Pero quizá su suicidio no fue inútil. Hace años leí en los periódicos sobre un superviviente de los campos de exterminio, otro judío. Entonces era un niño y se pudo zafar a la muerte Dios sabe cómo. ¿Su nombre? Stefan Zweig, como el escritor. Recuerdo que sonreí pensando que de alguna manera misteriosa aquella muerte en Suramérica había sido el sacrificio necesario para que la vida de ese niño austríaco pudiera salvarse de la muerte en Europa. Recuerdo que en abril pasado, cuando se supo de la matanza en la universidad de Virginia, volví a pensar en todo eso.

Ese día se cruzaron las vidas de muchos con la vida de un psicópata resentido que los llevó a la muerte, pero sobre todo llamó mi atención el cruce de dos vidas concretas: la de ese mismo resentido, claro, con la de un profesor de matemáticas de origen rumano, judío también, y de nombre Livrescu. Ese hombre fue encerrado cuando era niño en un gueto rumano de donde solamente se salía en los trenes de la muerte. Pudo escapar, como escapó el joven Zweig y nunca supo, aún habiendo escapado sin que de nada le sirviera, el viejo Zweig. Luego fue detenido, interrogado, paseado por celdas y cárceles y condenado al ostracismo por el régimen comunista de Ceaucescu. Logró huir también y se instaló, como Márai, en Estados Unidos, donde se dedicó a dar clases hasta que las balas disparadas por ese demente acabaron con su vida. Nunca sabremos si Livrescu y Márai se cruzaron por la calle o se reconocieron -uno judío, el otro burgués aristocratizante- como supervivientes de la misma peste negra. Livrescu tenía en el rostro un aire al escritor Joseph Roth y Roth había sido uno de los escritores favoritos de Márai. Al viejo Márai no se le habría escapado este detalle y quizá por eso, de haberse cruzado en una avenida neoyorquina, habrían cruzado también sus miradas, con el fantasma de Roth -que también escapó, con los nazis a las puertas de París, suicidándose en su apartamento, junto a los jardines de Luxemburgo- ahí al fondo, corporeizándose entre el matemático rumano y el novelista húngaro.

Pero volvamos a los hechos de Virginia, cuando una vida que había podido sobrevivir a los dos peores regímenes políticos del sigo XX cayó abatida, en cambio, por otro régimen frecuente hoy día: la ausencia de responsabilidad personal combinada con la pulsión de muerte. Cuando empezaron a oirse los tiros Livrescu supo mejor que ninguno de esos alumnos educados entre tiros televisivos lo que iba a ocurrir. Lo había visto décadas atrás: el por qué alguien dispara, por pura rabia de disparar o por el placer de matar. Recuerdo que las crónicas contaron que Livrescu se colocó detrás de la puerta del aula, empujándola con su espalda para que no entrara el pistolero Cho Seng Hui y así consiguió que todos sus alumnos pudieran escapar por las ventanas y ninguno muriera como él. Él, que sí conocía, mejor que sus alumnos, el valor de una vida, consideró que debía sacrificar la suya por ellos. Era un hombre ejemplar y en absoluto ajeno a la presencia de Sócrates, Aristóteles o Platón, un viejo enseñante que consideraba que el sacrificio por los demás también forma parte de la enseñanza -también es enseñanza- y que la mejor enseñanza de vida es el ejemplo: el que acabó con la suya.

Todo lo contrario por supuesto a ese descerebrado al que la prensa occidental -mostrando una y otra vez sus delirantes fotografías y sus inquietantes proyectos asesinos- levantó, en aquel abril, un compulsivo panegírico de su herencia criminal. El joven pistolero odiaba al mundo y pensaba que uno es hijo de su medio y no que también uno es hijo de sí mismo. Cho Seung-hui -tan hijo de su tiempo- consideraba que el mundo le había destrozado la vida y por eso debía vengarse. «Me habéis acorralado en una esquina y me habéis dejado sólo una opción», dejó escrito. No quiso saber -cosa que sí sabía el profesor Livrescu, perseguido por nazis y comunistas- que lo verdaderamente importante no es lo que han hecho con uno, sino lo que uno hace en la vida con lo que han hecho con uno. Con lo que queda. Como en el poema de Kipling: «mirar las cosas a las que entregaste tu vida, rotas, / y agacharte y reconstruirlas con herramientas viejas». Por eso somos los hombres los responsables de nuestra manera de ser y de nuestros actos. Por eso somos libres y queremos seguir siéndolo. El profesor Livrescu lo sabía; el mimado y consentido de sí mismo Cho Seung-hui no quiso saberlo: prefirió llevarse a cuarenta por delante en una representación real de cualquier videojuego actual. Suele ocurrir. «Muero como Jesucristo», dejó escrito en su delirio. Sin poder ni siquiera sospechar que quien iba a morir como Jesucristo era el profesor Livrescu, un héroe que no es de este tiempo pero que ayuda -y de qué manera- a sobrellevarlo.

Aunque nos hayamos olvidado de él, como así ha sido a partir de abril y cruzado el ecuador del verano. Una vez enterrado, adiós Livrescu. No ha habido adiós, sin embargo, para el estudiante Cho y sus pistolas y videos y tramas narrativas sobre sus crímenes futuros. Cho era un novelista posmoderno, Livrescu -cuya vida fue su novela-, del Antiguo Régimen. La obra del primero ha resucitado en manos de psicólogos, educadores y terapeutas escolares que han buscado explicaciones a su comportamiento, como en un homenaje perverso. La del segundo ha ido llenándose de polvo ya no sabemos dónde. Es otra de las ironías de nuestro tiempo. Y mientras esas noticias -ausentes del profesor Livrescu- iban publicándose, uno volvía a acordarse de Márai, de Zweig, de Roth…

El PP, tan liberticida como los demás

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:08 am

Isaac Jiménez

Como amante de la libertad por encima de todo, jamás me afiliaré a ningún partido político, pues estoy harto de ver cómo las personas con carné pierden todo espíritu de autocrítica y los políticos profesionales de coche oficial y moqueta pierden todo contacto con la realidad.

Nadie puede negar que España está viviendo un momento especialmente convulso; a nadie se le escapa que el PSOE nos está llevando al abismo en todos los aspectos políticos, económicos y sociales. Estamos sufriendo un nuevo Frente Popular, todos contra el partido de la derecha, y la única forma de despertar de esta pesadilla es echar al PSOE en la próxima cita que tenemos con las urnas el próximo mes de marzo.

No me gusta hablar de política en este periódico digital, porque el resto de firmas me dan cien mil vueltas, pero no me queda más remedio que volver a dar una señal de alarma, y es que una vez más el PP vuelve a mostrar ribetes liberticidas.

Hace varios años sufrimos la LSSI y los socialistas en vez de derogarla la han mutado en LISI. Hace varias semanas nos desayunamos con la propuesta por parte del PP de crear una Agencia de la Propiedad Intelectual para controlar Internet, cuyo consejo estaría formado entre otros por representantes de la SGAE; el viernes pasado, el partido de Rajoy presentó una enmienda que pretendía acabar con el anonimato de los usuarios de cibercafés y los que acceden mediante wifi:

Por otro lado, y a los mismos efectos, se establece la obligación a todos aquellos que ofrecen acceso público a Internet, tales como cibercentros, universidades o redes inalámbricas (wi-fi) de acceso público, y a los que ofrecen un acceso restringido, como un servicio de valor añadido, a sus clientes, la llevanza de un registro con la identidad de los usuarios que acceden a Internet y la referencia temporal del acceso. [...]

El objeto de esta Directiva es establecer la obligación de los operadores de telecomunicaciones y Prestadores de Servicios de la Sociedad de la Información, de retener determinados datos generados o tratados por los mismos…

Igual que China. Por suerte, el Frente Popular no la ha aprobado. De algo tenía que servir que se opongan a todo lo que proponga el PP. Olvida el partido de Rajoy que un criminal, si tiene los conocimientos suficientes, puede cometer los delitos desde su casa, con su línea, sin ser detectado. No tiene por qué irse a un cibercafé.

Creo que no soy el único preocupado por la situación política del país. Sirva este artículo para hacer un llamamiento a los líderes del PP porque todavía tengo esperanza en ellos. Examinen sus filas, echen a los liberticidas, defiendan la libertad por encima de todo, y por favor, definan un ideal, síganlo y defiéndalo.

Cada día que pasa pierdo más la fe en los políticos de cualquier signo; no me explico cómo dentro de un partido político pueden existir liberales y liberticidas. Con esta clase de medidas y propuestas van a conseguir que ZP se perpetúe en el poder. Si un partido no defiende la libertad, los liberales no le votamos. No lo olviden. En Cataluña ya han recibido un serio aviso.

González, del sofismo a los GAL

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:06 am

José Carlos Rodríguez

Uno no pensaría en un prostíbulo si lo que está buscando son ejemplos de honestidad. Por el mismo motivo tampoco se pondría uno a buscar en la política un respeto reverencial por la verdad. No es que los políticos desconozcan la verdad; tampoco se trata de que jamás tropiecen con ella, que de tanto hablar en algún momento tendrán que encontrarse sus palabras con la realidad. Es sólo que la mayoría se preocupa de si lo que dice se corresponde con lo que cree que es verdad, sino de lo que los ciudadanos vayamos a entender de ellas.

Ramón Pi fue quien dio en la clave con la relación que mantenían Felipe González y la verdad. No es que él mintiera sistemáticamente, es sólo que lo que decía y la verdad eran dos situaciones paralelas, que podrían coincidir o no sin más ley que los caprichos del azar. Este viernes, en un artículo del diario El País titulado (agárrense) Mentiras y mentirosos, González ha reconocido que para él, “en política la verdad es lo que los ciudadanos perciben como verdad”. Es decir, que la verdad no está en las cosas, en que tengan una naturaleza u otra, sino en lo que piensa la gente sobre ellas. Y como las opiniones son mudables, la verdad se puede cambiar. Sólo es necesario tener una influencia decisiva sobre la opinión pública. Él conoce bien el negocio. Cuando llegó al poder la verdad era que el aborto es un crimen. Unos pocos años de monopolio televisivo y la verdad pasó a ser que de crimen nada, que el nonato ni es una persona ni merece la protección que, por ejemplo, concede la ley a los animales.

El sofismo rescatado por Felipe González es la espina dorsal del totalitarismo. Si la verdad la forman las ideas más ampliamente compartidas por la gente, podemos hacer que cualquier cosa que deseemos acabe siendo verdad. Siempre, claro está, que contemos con los medios adecuados para crear al nuevo hombre socialista, o al nuevo hombre progresista, o al nuevo progenitor A (o B). La verdad puede ser lo que se enseñe en Educación para la ciudadanía y viceversa. Es cuestión de voluntad, la del poder, y de resistencia, la de la gente.

Por otro lado, si la realidad es moldeable no nos podemos aferrar a nada para defender nuestros derechos. Ya no hay verdades evidentes e independientes de cualquier opinión, como que “todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”. Todo queda al albur de lo que se logre imponer como verdad. De la terrible frase “en política la verdad es lo que los ciudadanos perciben como verdad” a los GAL hay sólo un paso. Y es muy fácil de dar.

José Carlos Rodríguez es miembro del Instituto Juan de Mariana

De himnos y banderas

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:05 am

José Vilas Nogueira

Un periódico sigue documentando gráficamente los incumplimientos de la llamada ley de banderas. Si quiere agotar la serie de fotos de todos los edificios públicos en los que no se respeta, en dos años no acabará. El Partido Popular, y creo que también los nuevos partidos constitucionalistas, Ciutadans/Ciudadanos y UPD, exigen que se que se cumpla la Constitución y la ley. El PSOE, pese a haber recuperado cierto tono constitucionalista (esperemos que no sea flor de un día), prefiere no “crispar” y no usar “partidistamente” los símbolos de todos.

Estupendo ejemplo de sofística política. Los símbolos de todos no pueden imponerse, pero los símbolos de algunos (las banderas autonómicas) sí, incluso en versiones corregidas por los independentistas. Tampoco nadie puede sentirse agraviado por la exhibición de la bandera de la II República (¡tan arraigada en la historia española!), pero tal eximente no alcanza al estampado sobre la bandera del Águila de San Juan (que, pese a su antiguo y noble origen, ha sido contaminado sin remedio por la ignominia de su uso franquista).

De la omisión de su exhibición, algunos han pasado a prenderle fuego. Y, para economizar esfuerzo y combustible, han incorporado en unidad de acto la efigie del Rey. El PP, irremediablemente adicto a la crispación, ha denunciado enfáticamente el ataque al Jefe del Estado y a la monarquía. Hace uno o dos años Zapatero habría reconvenido seriamente a los pirómanos su desatinada conducta, pues “nuestro Rey es muy republicano”. Pero, como dije, afortunadamente, el Gobierno parece haberse reconvertido al constitucionalismo. Son hechos de “minorías” no significativas (pese a gobernar con ellas en algunas autonomías y municipios). Otro estupendo ejemplo de sofística: las minorías no significativas pueden saltarse la Constitución y las leyes, cuando les pluguiere.

Vayamos al deporte de competición que, por desazonador que pueda resultar, es uno de los más importantes elementos de identidad colectiva de los tiempos modernos. Los nacionalistas de diversas comunidades autónomas llevan años con la tabarra de que quieren selecciones deportivas “nacionales” propias. Tienen valedores poderosos en las federaciones nacionales (españolas) y, últimamente, la fortuna de un secretario de Estado para el Deporte cuyo trabajo se limita a recorrer el mundo como espectador deportivo VIP. No lo han conseguido todavía, pero si lo logran sus deportistas podrán cantar sus respectivos himnos. Son “naciones” sin Estado, pero con himno.

España, en cambio, es una nación con Estado, pero sin himno (cantable). Esta infeliz circunstancia apesadumbra mucho a nuestros deportistas y mina su afán de victoria. Así que, ni corto, ni perezoso, el Comité Olímpico Español decidió poner letra al himno nacional. Pero, hubieron de incorporar velis nolis a la Sociedad General de Autores y Editores, pues, según razonaron, la letra del himno no debe dejarse en manos de aficionados. A la tarea se ha sumado otra mucha gente, menos interesada y desprejuiciada. Dado que la cosa empezó con el deporte, no debe extrañar la comparación: si todo aficionado al fútbol tiene su propia selección, todo adicto al arbitrismo político tiene su propia letra. ¡Con el caos en que está sumido el caótico país, como para inventar letras estamos! Pero si no hubiese otro remedio, votaría por la propuesta de Fernando Arrabal (El Mundo, requiere suscripción). Al menos, tendría la ventaja de que nadie sería capaz de aprenderla.

José Vilas Nogueira es profesor emérito de la Universidad de Santiago de Compostela

A golpe de elecciones

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:04 am

Isabel Durán

Aunque sea a golpe de elecciones resulta vital la vuelta a la decencia jurídica y política de los responsables de velar por el cumplimiento de la ley en un Estado de Derecho. Una vuelta que será definitiva si las urnas mandan a sus casas tanto a Zapatero como a Conde Pumpido y su juez adyacente por burlar la democracia, humillar a las víctimas y estafar a cada uno de los ciudadanos decentes de este país. Pero no adelantemos acontecimientos.

Por mí, hagan incluso que se caen del guindo y que acaban de descubrir que Batasuna se había reorganizado para actuar como un instrumento de la estrategia de ETA; cuéntennos cuán radical es el triunvirato formado por los ahora detenidos Joseba Permach, Asier Arraiz y Unai Fano, antes hombres de paz; asústennos con la novedosísima coordinación del terrorismo callejero por parte de la banda criminal; aclárennos el grado de complicidad con la banda terrorista de los 23 integrantes del complejo ETA-Batasuna.

Y ya puestos, hagan un esfuerzo y no envíen sólo a ellos a la cárcel. A lo mejor encuentran algo para enchironar a su portavoz, ese que se parece a Fernando Esteso en versión aizcolari, el tal Pernando, antes Fernando, Barrena. Les aseguro que no me importa el paripé, si la dicha es buena. Continúen con sus pesquisas que seguro, queridas señorías y excelentísimo señor presidente del Gobierno, que algo encontrarán. Quizás averigüen que hasta la novia del malvado De Juana forma parte de algún comando de ETA por culpa de la falta de fregados en las duchas de la prisión-hospital, porque ya puestos a repartir culpas, a cada uno lo suyo. Esperemos que la cosa no haya pasado a mayores.

Pero en fin, dado que acaban de encontrar reveladores documentos que demostrarían las relaciones de Batasuna con ANV y el Partido Comunista de las Tierras Vascas, hombre, ¿no se sería pedir demasiado que echen mano de la Ley de Partidos votada en el Parlamento por el propio Zetapé el 27 de junio de 2002? Porque, efectivamente, tener a sueldo en la propia Cámara vasca a un terrorista miembro de un comando etarra es una auténtica nimiedad y comprendo que ni a Garzón ni a Conde Pumpido les resultara suficiente indicio de nada. Lo de ahora son palabras mayores y quizás suene la flauta.

Para flauta, la música celestial del 9 de marzo. A ver si de una vez por todas el superjuez de la progresía mundial se acuerda del chivatazo a los terroristas por parte de la policía y ya que han pescado a uno del equipo de extorsionadores en Francia, a lo mejor canta la traviata preelectoral y nos llega el run-run.

Bienvenidos al Club de la Tragicomedia de Conde Cumplido y Baltasar Garzón, con guión del presidente del Gobierno.

Ciudadanos y el PSOE

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:03 am

Agapito Maestre

Rivera ha pedido al PSC que participe en la manifestación contra la desaparición de España. Ingenua es la posición de este joven dirigente, pero refleja la mentalidad política de varias generaciones de españoles basada en el engaño y la mentira creados por un partido político. Sí, el PSOE, el partido de la izquierda, la mayor maquinaría de destrucción del Estado nacional, ha conseguido engañar a varias generaciones de españoles, incluso hasta hacerlos envilecer en sus objetivos e ideales ciudadanos, haciendo lo contrario de lo que dice. Una consigna del PSOE, servida de múltiples maneras, es el mayor cáncer de la nación española, a saber, “España está por encima del Partido”. Mentira.

Mentira, sí, porque lo único cierto es que el PSOE, y por supuesto su partido hermano –hermano, sí, pero otro partido– el PSC, sólo tienen claro un asunto y así actúan: el Partido está por encima de la nación y, por supuesto, por encima de cualquier otra institución, por ejemplo, la Constitución que representa objetiva y racionalmente un bien superior al de cualquier agrupación de intereses. Este es el centro neurálgico que convierte a la izquierda española, al PSOE, en una agrupación política cerril y autoritaria como ninguna otra en Europa.

Sin embargo, su propaganda es tan endemoniadamente inteligente que hace pasar desapercibido este asunto clave. El PSOE vuelve a ganar de calle en el ámbito de la propaganda y el engaño al resto de partidos políticos. El PP no es nada en este punto comparado con el PSOE. ¡Pobre Costa al lado de esa maquinaría propagandística! Son maestros consumados de la agitación y el embeleco. Están por todas partes y, además, hallan la comprensión de los demócratas, especialmente de los demócratas de la derecha, que los promocionan en sus medios de comunicación; sí, sí, busquen en los medios de comunicación de la izquierda a un hombre demócrata, a alguien que defienda posiciones del PP, y comprobarán que es difícil, casi imposible, hallarlo, por ejemplo, busquen a un publicista independiente, o a un intelectual sensato de la derecha, en el programa de 59″ de TVE y comprobarán al instante que allí no hay ninguno. Si eso sucede en un canal público, entonces qué no sucederá en emisoras de radio como la SER o televisiones como la Cuatro o Antena 3.

Por el contrario, cualquiera que observe medios de comunicación democráticos no le será difícil reconocer socialistas, o peor, publicistas al servicio del PSOE entre sus conductores de programas y tertulianos. La izquierda española en este punto le ha ganado la partida a la derecha, que no sólo no ha sabido responder con eficacia y talento a las arremetidas socialistas, sino que se ha encerrado sobre sí misma sin prestar atención a quienes deseaban ayudarle a romper la columna vertebral de un partido político “totalitario”, que pone al partido por encima de cualquier otro bien general. La izquierda, aunque suena a paradoja, exhibe su impostura por los medios de comunicación democráticos y, además, criminaliza a las posiciones democráticas de la derecha. ¿Cuándo se enterará de este asunto el PP? Un día de esto pasaré revista a Telemadrid para comprobar que hay programas que reflejan tanta estulticia de la derecha como indecencia muestra la “izquierda”…

Así pues, el socialismo español, el PSOE, es un partido político cerrado y sectario, amenazador y fanático, y excluyente siempre, pero ha conseguido crear un “ideologema” que lo hace inmune a la crítica hasta el punto que Albert Rivera, el dirigente de Ciutadans, o como se diga en catalán, haya pedido al PSC que se uniera a la manifestación contra la voladura controlada del Estado nacional, España. Pero, hombre, cómo va a protestar contra la fragmentación de España quien es el máximo culpable de tal tropelía. En todo caso, veremos cosas peores que la petición de Rivera, o sea, que no me extrañaría que alguien le hiciese un monumento al bombero pirómano. Ciutadans sólo ha hecho la primera cuestación para ese monumento.

Las opciones republicanas

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:02 am

GEES

Todo sistema electoral debe resolver el equilibrio entre el peso que tendrán los partidos y el que corresponderá a los candidatos. En Estados Unidos la opción fue radical a favor de los candidatos. Como en la Gran Bretaña de hace algún tiempo, un partido es la reunión de un conjunto de cargos electos –senadores, representantes, gobernadores, alcaldes– y de la maquinaria que trabaja en su favor. El presidente, en quien recae el Poder Ejecutivo, es elegido directamente por sus características personales, no por el partido al que pertenece.

Cada partido gira en torno a unas vagas señas de identidad históricas y a un programa en continua revisión. En un país de trescientos millones de habitantes no es posible reunir en sólo dos opciones el conjunto de sensibilidades políticas, de ahí que sus dos grandes formaciones sean desde hace mucho tiempo auténticas coaliciones de corrientes relativamente bien organizadas. Ante la debilidad de la estructura partidista, cada elección presidencial se convierte en un ajuste del peso de las distintas corrientes que conforman cada formación en torno a la figura del candidato. El resultado de ese pulso será el programa electoral, una auténtica revisión o puesta al día de la identidad del partido.

Los republicanos llegan a la confrontación en las peores condiciones. El presidente, su líder natural, se encuentra con unos índices de popularidad muy bajos. La nación ha expresado su rechazo a las políticas republicanas concediendo a los demócratas la mayoría en ambas cámaras, hasta hace unos meses en manos republicanas. Muchos se escudan de las críticas por la debacle en la mala gestión de la guerra de Irak. Sin embargo, los sondeos nos muestran una realidad más compleja. Hace unas semanas, el Wall Street Journal trató de sintetizar las dificultades del Partido Republicano en la pérdida de la confianza de tres grupos de votantes,  los jóvenes, los hispanos y los independientes. En los tres casos la gestión de Irak estaba presente, pero acompañada de otras cuestiones. Los jóvenes no entienden el rechazo al matrimonio homosexual y, en general, la posición sobre los derechos de la comunidad gay. Tampoco comparten las prevenciones ante la investigación con células madre. Son mucho más optimistas que los representantes republicanos sobre los efectos de la ingeniería genética. Los hispanos han sufrido una fuerte decepción por el rechazo que provocó entre los votantes republicanos la propuesta de ley sobre inmigración, lo que llevó a sus representantes a dar marcha atrás y bloquear su aprobación. Los independientes son una bolsa de votos ambigua, que tiende a asumir el conjunto de las quejas citadas. Si durante el año que resta el candidato republicano no consigue recuperar una parte sustancial de estos votos no tendrá ninguna opción de victoria, sobre todo si los demócratas optan finalmente por un candidato moderado.

Si dejamos a un lado el caso de los hispanos, que tiene que ver con una demanda muy concreta, nos encontramos con que el grueso del problema depende de la evolución de la crisis de Irak y de cuestiones de índole moral. La rectificación estratégica impuesta por el general Petraeus ha comenzado a generar efectos positivos en la imagen del presidente y del Partido Republicano. Si durante los próximos doce meses la mejora continúa, los que defendieron la retirada tendrán un problema y los que apoyaron al presidente se encontrarán reforzados. Los problemas morales, sin embargo, representan un obstáculo mucho mayor.

En los últimos años hemos visto cómo para triunfar en zonas urbanas muy desarrolladas el Partido Republicano ha tenido que adaptar su programa. Schwarzeneger en California o Giuliani en Nueva York, por poner dos ejemplos de todos conocidos, no decían lo mismo que sus equivalentes del Midwest o de los estados sureños. La diferencia radicaba precisamente en estos temas de carácter moral, que tienen un fuerte trasfondo religioso. Tras el desplome de McCain –por su imagen de obstinación, militarismo y defensa de la amnistía a los inmigrantes ilegales–, Giuliani es el candidato en alza. Tan firme como McCain o Thompson en temas de seguridad, es mucho más abierto en cuestiones morales. Al fin y al cabo triunfó en Nueva York, va por su tercer matrimonio y su vida sexual es poco ejemplar desde una perspectiva religiosa. De entre los que compiten por la nominación republicana parece el más capaz de recuperar parte del voto perdido por estas razones.

El giro al centro en temas morales tiene un coste: un tercio de los votos republicanos es evangelista. Un voto que durante mucho tiempo bailaba de un partido al otro, pero que se decantó por los republicanos tras el giro relativista dado por los demócratas en la última década. El alza de Giuliani, que durante años aseguró que no se presentaría a las elecciones porque no contaba con el apoyo evangelista, ha alarmado a importantes sectores religiosos. La posibilidad de que se produzca una quiebra en esta relación política es real, como ponen en evidencia las conversaciones entre destacadas personalidades del evangelismo que se están desarrollando en estas fechas.

Falta mucho para saber quién será el elegido. De la misma manera que McCain ha perdido muchas posiciones, puede volver a recuperarlas; nadie sabe tampoco cómo evolucionará la enigmática candidatura de Thompson. En cualquier caso los problemas seguirán ahí. Los jóvenes y los independientes abandonan al Partido Republicano y recuperarlos puede traer graves consecuencias con sus votantes más conservadores. La política es tan arte como ciencia. Veremos hasta dónde llega la habilidad de los nuevos dirigentes republicanos para dar forma a un nuevo programa.

GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Sospechar de todo, menos del Estado

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:00 am

Carlos Rodríguez Braun

Leo en ABC: “Correa estataliza el 99 por ciento de las ganancias extra de las petroleras en Ecuador… La medida supondrá unos ingresos para Ecuador de 700 millones de dólares anuales”. Caramba, ¿por qué no lo hicieron antes?

En efecto, si los beneficios son sospechosos, lo son especialmente cuando son “extra”. La expresión inglesa señala sin tapujos la falta de mérito: windfall, es decir, lo que cae por la pura acción del viento, sin esfuerzo alguno. Existe una antigua tradición de combatir estos ingresos (pensemos en los economistas clásicos y la renta de la tierra, por ejemplo), cuya expropiación sería inobjetable, y más aún cuando proporcionan ingresos nada menos que para “Ecuador” –al parecer, no específicamente para sus gobernantes.

La noticia pasa por encima de lo que debería presidirla: la violación de la propiedad privada y los contratos. Pero se trata de un sector aún más intervenido que la media, algo que no destaca el diario, y eso que el artículo contiene una declaración reveladora de quién manda allí, como en todas partes. El portavoz de Repsol declaró: “Estaremos dispuestos, como siempre, a negociar con el Gobierno.”

No sólo se sospecha de todo menos del poder político, sino que se recurre a él como panacea. En la misma página de El Mundo leí estos dos titulares: “La patronal exige al Gobierno que dé marcha atrás y mantenga los incentivos fiscales en I+D” y “UGT pide subir el salario mínimo a 885 euros en la próxima legislatura”.

Según los representantes de CEOE y CEIM, “es necesario mantener estas ayudas fiscales y, además, incrementar las ayudas directas de la Administración para apoyar determinados sectores estratégicos”. Ni el más socialista de los políticos ni el más intervencionista de los burócratas lo habría puesto más claro.

Lo que falta en todo esto es una noción de los costes de oportunidad y de las consecuencias del intervencionismo en términos, por ejemplo, de impuestos y de paro. Y lo que no falta es la alabanza irreflexiva de la intervención por tomar en cuenta únicamente sus efectos positivos. Así, los señores de UGT afirmaron seriamente que, cuanto más suba el salario mínimo, ¡mejor para el empleo!

La muerta

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 5:59 am

José García Domínguez

El hijo pródigo del sargento Mustafá acaba de pontificar que “si la cultura alemana fuera invitada a una feria del libro tampoco permitiría que fuesen autores alemanes que escribieran en turco”. Repárese en el enternecedor ardid antropomórfico al que recurre el primogénito de Mustafá: no serían los alemanes de carne y hueso quienes expulsasen a esos sucios turcos del Templo, sino “la cultura alemana”, un ente metafísico que los trasciende y ante cuya voluntad tan soberana como caprichosa no les quedaría más remedio que asentir.

Quede claro, pues, que en ningún habrá sido Su Excelencia el responsable de excluir de la muestra a los escasos escritores de verdad con que cuenta Cataluña. Al contrario, seguramente él estaría encantado de que Marsé, Goytisolo, Mendoza o Cercas le hubieran liberado de tener que hacer el ridículo en Frankfurt, encabezando a los 101 dálmatas de casino de pueblo que, al final, han integrado la patética representación canónica de lo que hay. Sin embargo, no ha podido ser, porque nada menos que la cultura catalana se ha opuesto en redondo al apaño. Por lo demás, parece que el espectro de esa vieja arpía sólo accede a transmitir sus designios inapelables a través de médiums que le recuerden su propia alzada durante el último cuarto de siglo: el jardinero Benach, el camionero Vendrell, el zurupeto Puigcercós, el bachiller Montilla o el vástago vergonzante de Mustafá. ¡He ahí los supremos augures de la milenaria cultura catalana!

La sagrada cultura catalana, hace muchos años que dejé de interesarme por ese cadáver maloliente y en descomposición (la necrofilia aún no forma parte de mis vicios privados). Desde entonces, apenas reparo en ella muy de tarde en tarde, cuando releo aquel cuento de Amado Nervo. “Los muertos, señor mío, no saben que se han muerto (…) No lo saben hasta que pasa cierto tiempo, cuando un espíritu caritativo se lo dice, para despegarlos definitivamente de las miserias de este mundo (…) Generalmente se creen aún enfermos de la enfermedad de que murieron: se quejan, piden medicinas (…) Nos hablan, se interponen en nuestro camino, y desesperan al advertir que no los vemos ni les hacemos caso. Entonces se creen víctimas de una pesadilla y anhelan despertar.” Pero lo único que les pasa es que están muertos.

Por cierto, un día de estos se lo tendría que enviar al hijo de Mustafá.

José García Domínguez es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Guerra y la tortuga

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 5:55 am

Juan Carlos Girauta

Es sabido que tener razón demasiado pronto equivale a no tenerla. Es lo que me debió ocurrir en mayo de 2003, recién llegado a esta casa digital de la libertad, cuando opiné que había llegado la hora de aplicar el artículo 155 de la Constitución porque el presidente de la cámara vasca se negaba a cumplir una orden del Tribunal Supremo. Estábamos a siete meses de la formación del tripartito de Maragall y sus Pactos del Tinell.

Ahora, con la situación bien podridita, el lehendakari enloquecido, los hijos de la pedagogía del odio prendiendo fuego al rey, la Esquerra enseñoreada de las instituciones (y de las calles, los medios públicos catalanes y las balas sin percutir), el estatut de la discordia en vigor, el Tribunal Constitucional acoquinado y el régimen del 78 tambaleándose, Alfonso Guerra pide que se aplique el 155 en caso de que Ibarretxe haga lo que sin lugar a dudas Ibarretxe va a hacer.

Como mecanismo de seguridad previsto por la Carta Magna, la legalidad de la aplicación del 155 sería indiscutible. En cuanto al encaje de la previsión constitucional en el escenario actual y próximo, juzgue el lector a la luz del precepto:

  1. Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.
  2. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.

Es potestad del gobierno aplicarlo. Del Gobierno del partido de Alfonso Guerra, el mismo que como presidente de la Comisión Constitucional del Congreso se introdujo enterito en su cuerpo serrano el estatut con la habilidad de un tragasables del Circo Price. Eso sí, tras algún aspaviento hipocritón y tres coquetos mohines de desagrado: Pero, ¿todo entero? Ay, no sé, no sé…

A la credibilidad de Guerra le pasa como a la distancia entre Aquiles y la tortuga en la paradoja de Zenón, que tiende a cero. Teóricamente, Guerra y el PSOE nunca llegarán a aceptar el referéndum ilegal. En la práctica, el partido de los pies ligeros complacerá a los nacionalistas con la velocidad del rayo.

Juan Carlos Girauta es uno de los autores del blog Heterodoxias.net.

Página siguiente »

El tema Rubric. Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.