España es una merienda de negros

septiembre 22, 2007

Un violador anda suelto

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 5:59 am

José Rodríguez Salvador, condenado por 16 agresiones sexuales, será excarcelado hoy pese a no estar rehabilitado, tras superar el escollo de la Fiscalía  Sólo 250 de los 3.000 encarcelados por este tipo de delitos participan en cursos de recuperación

Fernando Cancio
MADRID- Desde hoy, José Rodríguez Salvador, el «violador del Valle de Hebrón», es un hombre libre. Pese a que los informes psicológicos aseguraban que no estaba rehabilitado, la Audiencia de Barcelona ratificó ayer su decisión de no aplicar la «doctrina Parot», como pedía la Fiscalía, que consideraba «muy alto» el riesgo de reincidencia. De haberlo hecho, pasaría cuatro años más entre rejas, ya que ésta quita los beneficios penitenciarios de cada una de las condenas de forma individual, en lugar del total de la pena. José Rodríguez fue condenado a 16 años en 1994 por 16 violaciones, las únicas que se pudieron probar.
   Nada más conocer la noticia, sus víctimas no tardaron en reaccionar y avisaron de que interpondrán un recurso ante el Tribunal Supremo para que «vuelva a entrar en la cárcel». Mientras, piden que se le fotografíe para conocer su rostro y evitar así nuevos ataques.
   Esta noticia no ha hecho más que acrecentar las voces críticas que claman contra la puesta en libertad de los agresores que no están rehabilitados o que presentan un riesgo alto de reincidencia. Son muchos los condenados y muchas las víctimas que tiemblan con la noticia de que quien un día abusó de ellas esté ahora en la calle. El último caso sonado ha sido el del segundo «violador del Ensanche», Francisco López Maillo, quien tomó su nombre de su antecesor, Alejandro Martínez Singue, que tuvo el orgullo de ser el primer «violador del Ensanche». Anteriormente, ha habido otros muchos delincuentes sexuales cuya puesta en libertad o sus condenas han creado una importante alarma social.
   Así, en esa larga lista, destacan nombres como Juan Manuel Valentín Tejero, condenado en 1993 por la violación de Olga Sangrador; el «violador del chándal», Andrés Mayo, con 16 delitos de abusos a sus espaldas; Gregorio Cano, al que se le imputaron 77 violaciones por las que fue condenado a más de 177 años; Jesús Agustín Fernández, encerrado por varias violaciones en Canarias y Madrid; el de Pozuelo; el de Tafira…
   Nombre tras nombre, se podría llegar hasta los cerca de 3.000 presos condenados por delitos sexuales, aunque no todos tienen historiales tan amplios. «Cada uno es un mundo», aseguran los psicólogos y trabajadores sociales. No existe una regla general, pero podrían distinguirse tres clases. Un primer tipo sería el misógino, que es el que está relacionado con los malos tratos y el desprecio a las mujeres. Otros son los sádicos, es decir, aquellos que se excitan abusando de sus víctimas, mientras que también están los que padecen una disfunción sexual.
   Cursos entre rejas
   Pero para evitar la reincidencia, las cárceles cuentan con programas que buscan que estos presos no actúen de nuevo. Según José Ignacio Bermúdez, técnico de Instituciones Penitenciarias, unos 250 presos se benefician en la actualidad de estos cursos, aunque reconoce que aún así «existe un riesgo alto de reincidencia». Estos se importaron de Canadá en 1998 y en la actualidad se imparten en 28 centros penitenciarios. Por ellos han pasado ya mas de 400 condenados, aunque desde Instituciones Penitenciarias aseguran que los resultados se verán a largo plazo. Pero son optimistas porque los datos de Canadá han sido buenos.
   Durante las reuniones -de no más de 10 personas- tratan de cambiar su actitud de agresividad y desprecio para reinsertarlos. Reconocen que no es fácil y que la cárcel no es el entorno más adecuado para ello.
   Por eso, por el miedo a la reincidencia, es por lo que ha salido a la luz la posibilidad de la castración química o la cadena perpetua, con sus seguidores y sus detractores. Hoy en día es para quienes lo piden voluntariamente, pero son muchos, como el presidente francés, Nicolas Sarkozy, los que exigen que se aplique a los «potencialmente peligrosos».El debate está abierto.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: