España es una merienda de negros

septiembre 24, 2007

Bélgica se rompe

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:44 am

POR ALBERTO SOTILLO

Cuando las disputas lingüísticas provocaron la división de la Universidad de Lovaina, el millón de libros y manuscritos de su biblioteca se repartió con un criterio científico: la universidad flamenca se quedó con los volúmenes catalogados con un número impar y la francófona, con los pares. Aseguran las autoridades universitarias que es una leyenda urbana que se despiezaran algunos volúmenes o colecciones con ilustraciones preciosas.

Igual hay a quien le parece que éste es un ejemplo civilizado de cómo dividir un país sin perder las buenas maneras. A mí, el caso me pone los pelos de punta. Una biblioteca es un ser vivo, dotado de alma, con un carácter irrepetible. Demediarla con esa sangre fría es una crueldad. Pero así es Bélgica: como esas familias en las que las broncas se desarrollan en voz susurrada y con una discreta sonrisa hacia el exterior. Un belga francófono podrá dar la vuelta al mundo, pero jamás pondrá el pie en la flamenca Amberes, que está a media hora en autopista de Bruselas. Más difícil, si cabe, es que un flamenco pise territorio francófono que imagina como un vergonzoso lastre de su existencia. Flamencos y francófonos son como esos matrimonios que no se dirigen la palabra, pero que viven bajo un mismo techo. Un drama faulkneriano que ocultan al mundo entre susurros.

A veces se pone a Bélgica como ejemplo de Estado moderno y descentralizado. Pero, por agradable que sea el país, jamás encontré la menor ventaja a un Estado reformado para seguir el destino de la biblioteca de Lovaina. Flamencos o francófonos antes estudian chinomandarín que el idioma de su vecino. Si vives en un barrio flamenco de Bruselas recibirás en neerlandés toda la correspondencia oficial, incluidos avisos de pagos e impuestos. La Bélgica de Magritte, Ensor o Brel es un recuerdo arqueólogico en mitad del presente páramo cultural. Y si se abate una crisis de verdad, como la del pederasta Dutroux, el Estado estará demasiado ocupado ponendo un número par o impar a jueces y policías, como si éstos perteneciesen a la biblioteca de Lovaina. Indefensión total. Y un ejemplo a no seguir.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: