España es una merienda de negros

septiembre 24, 2007

Diagnósticos públicos de la Banca

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:33 am

LA Asociación Española de Banca ha sido incapaz de consensuar un documento con el que tranquilizar a clientes e inversores en la situación actual, debido a la posición enfrentada de sus dos principales socios. Más allá de las lógicas diferencias de opinión que se derivan de sus respectivos análisis de la crisis financiera, de sus distintas apuestas comerciales o sobre la evolución futura de los tipos de interés, parece haber sido el intento de situar a la patronal bancaria en la lucha partidaria lo que hizo imposible el acuerdo.

Porque bien está que los banqueros intenten tranquilizar a la opinión pública y así limitar los efectos de contagio de un proceso que se ha convertido en una crisis de confianza y que, como hemos visto en el Reino Unido, ha estado a punto de tener consecuencias dramáticas. Pero otra cosa muy distinta es que, en la recta final de la legislatura, se trasladen a la opinión pública posicionamientos que puedan ser utilizados por el Gobierno como baza electoral.

En sus recién aparecidas memorias, el ex máximo responsable de la Reserva Federal, Alan Greenspan, ha reconocido como uno de sus principales errores de su gestión el apoyo explícito que prestó a las rebajas fiscales del presidente George W. Bush, que rompieron con el rigor presupuestario del segundo mandato de George Clinton y derivaron en los déficit públicos norteamericanos que han alimentado la alegría irracional de los mercados financieros. La AEB ha evitado cometer el mismo error, pero a costa de un fractura interna que no será fácil cerrar.

No se trata de repetir la famosa «comida de las Jarillas», que reunía anualmente a los siete grandes de la Banca española para repartirse el mercado y fijar los tipos de interés. Afortunadamente, vivimos hoy en una economía de mercado y el status quo bancario se rompió en la Transición, precisamente por el agresivo comportamiento de un banco, entonces menor y que vio en la competencia su gran oportunidad, y el acierto regulador del Banco de España, que definió e hizo cumplir unas reglas de juego adecuadas. Pero la AEB tiene un importante papel que cumplir: las instituciones financieras reclaman constantemente la autorregulación en temas complejos como las cuestiones de gobierno corporativo, la información al consumidor sobre las características de productos financieros muy sofisticados o la transparencia de sus actuaciones. Y no les falta razón en muchas ocasiones. Pero parece difícil que esa autorregulación pueda nacer de una institución dividida, instrumentalizada o politizada. La politización de la Banca sería un mal mayor aún que la actual crisis financiera. Una consecuencia indeseable más del estado de tensión al que este Gobierno crepuscular está sometiendo en este último y convulso tramo de la legislatura a sus presuntos amigos.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: