España es una merienda de negros

septiembre 24, 2007

El huevo de la serpiente

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:36 am

POR IGNACIO CAMACHO

DECÍA sir Thomas de Quincey, con su cínica mordacidad británica, que se empieza cometiendo un crimen y se termina por faltar a misa los domingos y no ceder la acera a las ancianas. Del mismo modo hay ocasiones en política en que se comienza militando en un grupo terrorista y se acaba por formar parte de un Gobierno. Ocurre en la Esquerra Republicana de Cataluña, algunos de cuyos dirigentes se curtieron poniendo bombas en Terra Lliure antes de dedicarse a extorsionar como cargos públicos a los funcionarios de la Generalitat, y donde en general se transpira un aire de tolerancia con el radicalismo violento que desdice el perfil oficialmente pacifista del partido, capaz de considerar «una forma de opinión» la creciente algarada callejera con ribetes de kale borroka que se vive últimamente en las agitadas noches de la movida independentista.

Ese impune ambiente de cristales rotos constituye un síntoma inquietante de putrefacción de la clase política, capaz de minimizar la agitación cuasi sediciosa con el mismo desdeñoso desparpajo con que Arzallus calificaba a los terroristas callejeros de «chicos de la gasolina». No es muy difícil atisbar el aire de borrokitas vocacionales que proyectan muchos de esos pirómanos de efigies reales, cuya sombra colectiva envuelve las amenazas físicas a políticos disidentes y cuya presencia se ha hecho notar en los últimos meses en el boicot violento contra actos y reuniones de la oposición democrática y hasta del propio Gobierno autonómico. Y mientras se incuba en los márgenes de la legalidad el huevo de la serpiente filoterrorista, menudea la nostalgia intelectual de ciertos dirigentes hacia la memoria de la mentada Terra Lliure con una indisimulada benevolencia absolutoria que no podría considerarse sino efectiva complicidad moral.

Con todo, siendo grave la ambivalencia de una ERC que se sienta en el Gobierno catalán mientras da cobertura a estos abiertos desafíos a la legalidad, lo es mucho más el silente absentismo de quienes ostentan una responsabilidad política tradicionalmente comprometida con las reglas del sistema. Muy en especial la del Partido Socialista de José Montilla, obligado al respeto efectivo de la ley y la Constitución desde la propia Presidencia de la Generalitat, y también la de un nacionalismo burgués que se suele llamar a sí mismo «moderado» y blasona a menudo de su prudencia estabilizadora, y que no tardará, además, en convertirse acaso en el próximo objetivo de los que siempre acaban ampliando, cuando se les concede impunidad, el campo de su presión extorsionadora.

Ese silencio ignominioso, esa cobardía moral y política, acabará volviéndose en contra de todos cuando ya sea demasiado tarde. Cuando los que se han puesto tapones para no oír el ruido de las calles se encuentren a los violentos lanzando pedradas contra su propio escaparate. Cuando los socios de quienes amparan a los maulets y minusvaloran su crecida acaben por darse cuenta de que la escalada de la degradación empieza por ignorar un delito y termina por someterse a una amenaza.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: