España es una merienda de negros

septiembre 24, 2007

La salsa rosa

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 7:12 am

FLORENCIO DOMÍNGUEZ

 

Ocurrió en el año 2000 y ha vuelto a ocurrir ahora: ETA, una vez tomada la decisión de romper la tregua, necesita poner en marcha su maquinaria propagandística para transferir a sus interlocutores la responsabilidad de la vuelta al terrorismo. Son aquellos que aceptaron dialogar con la banda -el PNV y EA hace siete años, el Gobierno y el PSOE ahora- los culpables de que ETA tenga que volver a colocar bombas por su inmovilismo, por su negativa a aceptar todas las exigencias de los terroristas presentadas por éstos como mínimos democráticos que nadie puede rechazar.

ETA necesita justificar ante los suyos la decisión de continuar utilizando la violencia pero, al mismo tiempo, quiere castigar a sus interlocutores para que paguen un precio político por la frustración de las conversaciones.

La línea de razonamiento que ha elegido ETA en esta ocasión no sólo hace incompatibles los dos objetivos -justificarse y perjudicar al contrario- sino que las explicaciones terroristas se convierten en ventajas del Gobierno. La versión que la banda ha querido difundir es que el Gobierno no cedió nada y eso le obliga a volver a las armas, versión que, en vísperas de una campaña electoral, es recibida con satisfacción por el Ejecutivo, que puede defenderse así de las acusaciones de haber mantenido una negociación política con los terroristas.

ETA podría haber puesto encima de la mesa el preacuerdo que se alcanzó en Loyola entre el PSE, el PNV y Batasuna, un preacuerdo con un contenido nacionalista impropio de los socialistas que no se llegó a ratificar porque la banda elevó el nivel de sus exigencias. Si la banda aceptara que los socialistas dieron pasos significativos hacia su terreno político, entonces sí que pondría en un apuro al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Pero ETA, en cambio, tendría muy difícil convencer a su base social de que existen motivos para volver a reanudar los atentados.

Una vez que ha optado por justificar su vuelta a la violencia, no hay revelación de las pasadas conversaciones que ETA pueda sacar a la luz para comprometer al Ejecutivo. Todos los cartuchos que había disponibles en este terreno se han gastado ya. Lo último que se ha conocido son pequeñas infidelidades de la alcoba negociadora que tienen más de pellizco de monja que de escándalo político: que los negociadores llamaban a la Moncloa para pedir instrucciones; que a la Guardia Civil no hay quien le meta en cintura porque sólo obedece al Duque de Ahumada, que al PNV es mejor dejarlo fuera porque sus intereses económicos iban a ser un lastre en las negociaciones; que a Zapatero, por hacer declaraciones sin llevarlas escritas, se le olvidan las cosas La salsa rosa del proceso negociador. f.dominguez@diario-elcorreo.com

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: