España es una merienda de negros

septiembre 24, 2007

Las verdades desmentidas

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:43 am

POR HERMANN TERTSCH

Uno de los más manidos instrumentos del aparato de propaganda del zapaterismo para desacreditar a la oposición ha sido el fiero sarcasmo en el desprecio a los temores de millones de españoles y del Partido Popular sobre el fraccionamiento de la España democrática. ¡Cuánto se han reído todos los que se sienten beneficiarios de esta legislatura -ultras nacionalistas, radicales izquierdistas, socializantes de sus cargos y moderados políticamente correctos con mejor o peor conciencia- de la preocupación de los que califican despectivamente los «serrompeespaña».

En su hasta hace poco muy efectiva perversión del lenguaje y ocultación de la realidad, han bombardeado a la sociedad española con el mensaje de que todo el catastrofismo y los agoreros de la oposición han sido desmentidos por los hechos ya que España sigue existiendo tras tres años y medio de Gobierno de Zapatero. Este verano, sin embargo, como efecto retardado de las elecciones municipales, el Gobierno ha percibido claramente que los temores de toda esa España que desprecian y difaman desde que llegaron al poder se han extendido. Amenazan ya a su proyecto de crear un nuevo régimen sin alternancia democrática posible gracias a las alianzas de suma de intereses y odios al sistema constitucional como los que han logrado imponer en comunidades autónomas muy diversas, desde Galicia hasta el grotesco caso del pentapartito de las Islas Baleares.

Por eso se hizo recular a los socialistas navarros que esperaban impacientes su premio en este proyecto general. Y de ahí la indignación de quienes no han entendido que fueran ellos precisamente los que tuvieran que renunciar a la orgía del reparto cuando su opción vasquista con Nafarroa Bai era menos peregrina que esa coalición de pancatalanistas, sectas antisistema y reinonas del ladrillo de las islas. De ahí también el asalto a las arcas públicas para vender «Gobierno de España» a los padres so pretexto de convencer a los niños que no metan los dedos en los enchufes ni se tiren desde el quinto piso.

Pero los demonios alimentados por esa cultura del enemigo interior que Zapatero implantó desde el momento en el que fatalidad y tragedia lo llevaron al poder, tienden a buscar vida propia cuando se saben crecidos. Y en esta España «cohesionada» -de la que hablaba hace semanas Zapatero en una entrevista tan larga, tediosa y mentirosa como normalmente solo se leen en la prensa oficial de países del Tercer Mundo- tenemos ya al presidente de una comunidad, la vasca, empeñado en convocar un referéndum ilegal el año próximo y a dos expresidentes de la Generalidad de Cataluña -máximos representantes del Estado allí- pidiendo la independencia como única solución.

Tenemos a un partido de la coalición gobernante en esa misma región (ERC) que defiende abiertamente a un grupo terrorista como Terra Lliure, a los medios públicos y a los privados haciendo apología de la coacción y a los líderes de la oposición amenazados de muerte públicamente. Y tenemos al único Gobierno europeo, salvo que se quiera incluir en nuestro entorno al bielorruso Lukashenko o al ruso Putin, que no sólo tolera las amenazas a la oposición sino culpa a ésta de ser amenazada de muerte por nazis y nacionalcomunistas catalanes. Los malpensados llegamos a la conclusión de que el zapaterismo acepta de buen grado que los antorcheros «maulets» hagan imposible la campaña electoral a los demócratas que no se humillen. De la apertura de la veda contra la monarquía, muy calculada en la secta, irresponsable y suicida en los demócratas, habremos por desgracia de hablar mucho en adelante.

Los privilegios del chantaje y la arbitrariedad política más obscena, que de la repartición de los fondos comunes de todos los españoles se derivan y en los presupuestos se manifiestan, quizás no sean suficientes para revelar a más de un ciego vocacional que España sí se ha roto y bastante con Zapatero -por desgracia con ayuda de quienes en décadas pasadas apostaron por granjearse lealtades nunca obtenidas-. Quizás sea más gráfico el ver que las libertades de que disfrutan unos y otros españoles, dependiendo donde vivan, son ya abismalmente diferentes.

En Madrid puedes abrir una tienda en la que el idioma «vehicular» (¡toma ya!) y único sea el azerí. En Cataluña has de escriturar en la lengua de Dios. Probablemente la solución esté en que todos los niños bajo regímenes nacionalistas-socialistas pidan a los Reyes ser como los de Pepiño Blanco que van al Británico en Madrid o los de Pepe Montilla, puntuales en el Colegio Alemán de Barcelona.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: