España es una merienda de negros

septiembre 24, 2007

Noche blanca y cultura ausente

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 7:50 am

Agapito Maestre

Vivimos un cambio brusco de régimen político, social y cultural. Toca ya a su final la Constitución del 78. En ese proceso, a veces tan terrible como ridículo, lo más perverso del antiguo régimen de libertades y democracia es potenciado hasta el paroxismo. No es necesario sumergirse en ese caos para hacernos mejores o más sabios. Basta decir lo que pensamos de este cambio. Un ejemplo, en verdad, una nota a pie de página es lo sucedido en Madrid la noche del sábado al domingo. Una falsificación más de la cultura fue esa noche, que venía precedida por un afán de poder y de lucro que convierte nuestra época en una nueva era de esterilidad para la cultura.

Una forma de vida disparatada es potenciada por el ayuntamiento de Madrid. Ruiz Gallardón mimetiza los esquemas intelectuales de la época de Tierno Galván. Al disparate hay que añadir más disparate. A la movida de los drogados y los cretinos quiere ponerle la guinda de una “cultura” de farsantes. Es imposible copiar con tino lo que se hace en París para Madrid. Aquí la gente está tirada en las calles, por lo menos, un par de noches a la semana. Allí eso es impensable. En las grandes ciudades europeas las noches son aprovechadas para leer y, sobre todo, para descansar, incluidas las noches de los fines de semana, mientras que aquí el personal se emborracha y droga, defecan en la vía pública y ocupan las calles para sus ritos bárbaros.

España es, hoy por hoy, el país más salvaje en costumbres de Europa, y Madrid su principal lugar de concentración. Pero, lejos de reconocerlo y hacer una política educativa acorde con Europa, Ruiz Gallardón ha querido adornar este universo de borrachos y drogados con la noche en blanco de la cultura. Y tan en blanco. Falto de imaginación y asesorado por el sector negro de la socialdemocracia, el alcalde ha sacado a los madrileños a la calle bajo el señuelo de que vería lo nunca visto. Nada. En París tiene algún sentido ese espectáculo, pero en Madrid es baldío. Absurdo. Todo era tenebroso y oscuro, broncas en la Gran Vía y pobres padres de familia haciendo colas de tres horas para visitar La Bolsa. Ridículo espectáculo. Mestizaje perverso de individuos a la búsqueda de la evasión animal con honrados ciudadanos engañados por las consignas culturalistas de una Europa en decadencia y vacía.

En un lugar que tiene un sentido de la diversión y el ocio disparatado y salvaje es imposible reproducir una “noche en blanco” de carácter cultural. O peor, es una mentira hacerle creer a los sufridos ciudadanos de Madrid que es suficiente con una noche de cultura “a mansalva”. Una sociedad que reserva el día para dormir la borrachera permanente de la noche no está preparada para los aquelarres de lucro y poder del alcalde de Madrid. Una vez más España ha demostrado con creces que es el hazmerreír de toda Europa, que manda en vuelos organizados a sus jóvenes salvajes a drogarse y emborracharse por nuestras ciudades. Eso es, hoy, España. Un campo de concentración para el ocio disparatado.

El sábado por la noche di un paseo por el centro de Madrid. Quería hacerme cargo del espectáculo montado con el nombre de La noche en blanco. No duró más una hora. No soportaba las colas y los falsos espectáculos culturales. En cuanto pude salí huyendo del tifón “culturalista”. La política cultural como sustituto de genuinas políticas sociales, económicas y educativas es una vieja operación populista de la socialdemocracia centroeuropea. Fracasó en los ochenta y volverá a fracasar en esta época. La cultura no es Ersatz (sucedáneo) de nada. La cultura tiene su propia autonomía. Un bárbaro inculto solo produce barbarie.

La cultura genuina es fruto del esfuerzo por apropiarse con dignidad un legado, unas tradiciones, que puedan hacernos disfrutar y, sobre todo, comprender nuestro lugar y sentido, o sinsentido, en el cosmos. La cultura reducida a un gran espectáculo nocturno no borra la absoluta falta de proyecto cultural y político de unos dirigentes que confunden gestión con política, administración de cosas con participación ciudadana en la creación de bienes públicos.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: