España es una merienda de negros

septiembre 24, 2007

Zapatero transmitía optimismo sobre ETA pese a que el «proceso» estaba en crisis

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:51 am

El diario «Gara» revela que la reunión celebrada en diciembre de 2006 terminó sin acuerdos  Pese a ello, el presidente del Gobierno anunció, la víspera del atentado contra la T-4 del aeropuerto de Barajas, que en 2007 estaríamos mejor

J. M. Zuloaga / R. L. Vargas
Madrid- Una de las incógnitas aún sin resolver del llamado «proceso de paz» está en las razones que llevaron al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a anunciar, el 29 de diciembre de 2006, que el año próximo estaríamos mejor en relación el fin de ETA. La banda hizo estallar al día siguiente un coche bomba que destruyó uno de los aparcamientos de la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas.
   Lo publicado ayer por «Gara», en una separata en la que cuenta la versión de ETA sobre lo ocurrido durante la negociación, tampoco ofrece explicaciones que justifiquen el optimismo del presidente.
   En la reunión que celebraron ambas partes en ese mes de diciembre no se llegó a ningún tipo de acuerdo. Todo lo contrario. Pese a que los representantes gubernamentales llegaran a ofrecer a los terroristas el adelanto de las elecciones generales a otoño de este año para derogar antes la Ley de Partidos y que Batasuna pudiera ser legal.
   Aunque los «mediadores» creyeron ver en esta postura un avance, la banda reiteró que «la legalización estaba condicionada a la firma de un acuerdo político» (para conseguir la independencia del País Vasco con la anexión de Navarra) y creyó que el Ejecutivo estaba intentado ganar tiempo o, simplemente, no quería firmar.
   Castillos en el aire
   Según lo publicado por «Gara», ETA «remarcó esta cuestión con claridad: es imprescindible cumplir los acuerdos. Es necesario un acuerdo político. Si no, estamos construyendo castillos en el aire». La respuesta que recibieron de los representantes gubernamentales era que «no queremos volver a cometer el error de comprometernos sin estar seguros». «El diseño preestablecido de forma consensuada -agrega- se viene abajo en esta reunión».
   ETA había anunciado que el «proceso» estaba en crisis en el comunicado que hizo público en el mes de agosto del año pasado. Frente a ello, según «Gara», «Zapatero toma primero el camino de las frases huecas -lo que está en crisis es la violencia-», al tiempo que comienza a reiterar en distintos foros que el «proceso discurre según las previsiones». Después, pasa a anunciar que se vivirían momentos trascendentes. Así, hasta el mismo 29 de diciembre, cuando asegura en rueda de prensa que en un año España estaría «mejor que hoy» en relación con el fin de ETA. Al día siguiente, un coche bomba destrozaba un aparcamiento de Barajas y mataba a dos personas. «Da la impresión -añade- que el Gobierno español se había dejado convencer por los augures que predecían que una vez que ETA decretara el alto el fuego no volvería a retomar las armas y que, si lo hacía, el conjunto de la izquierda abertzale se desharía “como un azucarillo en un vaso de agua” (frase de Josu Jon Imaz). José Luis Rodríguez Zapatero debería haber sabido que sentencias similares ya se dictaron en experiencias anteriores y se demostraron equivocadas».
   La separata de «Gara» incluye el texto del acuerdo (se reproduce íntegro en estas mismas páginas) que, según su versión, el Gobierno y ETA alcanzaron en noviembre de 2005 y que propició que los terroristas anunciaran el alto el fuego cuatro meses después. Uno de los asuntos más relevantes era el «pacto de Estado» que el Ejecutivo tenía que alcanzar con el PP para que, en caso de llegar al poder, no abortara el «proceso de resolución». El plazo que los terroristas dieron a Zapatero para que lo lograra fue de seis meses a partir de la declaración de tregua.
   En el acuerdo, el Ejecutivo se comprometía a disminuir la presencia policial y a que no se produjeran detenciones en el mundo de ETA y sus organizaciones.También se pactaba que los grupos proetarras pudieran desarrollar una vida política en «igualdad de condiciones». El plazo para cumplir estos acuerdos era de «siete a diez días».
   También hay un apartado diciendo que los «accidentes» se tratarán en la mesa de negociación. Zapatero usó este término tras el atentado de la T-4, aunque luego dijo que era un «lapsus».
   En la versión que publica «Gara», se critica al PP por no limitar su oposición a las «declaraciones públicas» sino a «llevar la denuncia a la calle con la convocatoria de importantes y masivas manifestaciones».
   Las críticas se extienden UPN y al Gobierno Foral por plantear que «Navarra no puede ser moneda de cambio» desde la misma mañana que se conoció la tregua.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: