España es una merienda de negros

septiembre 25, 2007

Grandes palabras y pequeños pasos

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:25 am

POR VALENTÍ PUIG

LA Unión Europea es un ejemplo de tracción mixta, tanto como de comportamientos ciclotímicos y de divergencia entre el lenguaje y la realidad. Actualmente, anda dificultosamente a rastras de la cooperación intergubernamental y recae en la arritmia, aunque tal vez comienza a superar la tan extremada distancia tradicional entre las grandes palabras y los pequeños pasos. En las sesiones periódicas del «European Ideas Network» las fatigas y desconciertos de la Europa de los Veintisiete se auscultan con mayor sinceridad de la que generalmente permite la retórica institucional: ese es el laboratorio de ideas del centro-derecha europeo. Este fin de semana, el encuentro fue en Varsovia. El pulso de las elites políticas que van del liberalismo a la democracia cristiana late sin duda, pero el compás sístole-diástole es de espera. Como paisaje de fondo, era significativo el tono agrio de la campaña electoral polaca y las escasas menciones a cuestiones de tanto volumen como Rusia, Irán, China o la energía nuclear. No abunda la transparencia respecto a Turquía. Lo que sí es cierto es que la retórica de costumbre va cediendo paso a la consideración de la realidad: en el documento «El mundo en 2025», una claridad hasta ahora infrecuente aborda cuestiones como la relación trasatlántica, la inmigración, la amenaza terrorista o la posibilidad de que haya soluciones tecnológicas al cambio climático. Siendo pequeños pasos, no es poco después de un «no» de Francia y Holanda al Tratado Constitucional que dejó al garete toda la ingeniería político-institucional europea. La poliédrica elite burócrata deja ya la retórica en el paragüero.

En esa Europa de los Veintisiete, ingresa la evidencia de un mundo en el que los telespectadores toman el control por internet, teléfono móvil, correo electrónico, por cable o satélite, por iPod. La nueva comunicación transforma el marketing político. Es la política 2.O. Ahí está la «wikieconomia». Ya es el mundo del 2007. Habrá que ver en 2025. Es alentador que, a diferencia de otros encuentros del «European Ideas Network», la casuística haya retrocedido. Tal vez las incorporaciones de nuevos socios esté aportando intensidad de análisis, ya que no funcionalidad institucional. Desde el Acta Única (1986) y Maastricht (1992) la UE dio pequeños pasos sin dejar de empeñarse en las grandes palabras: un exceso de fiebre culminó en la propuesta constitucional. Los tratados de Amsterdam (1997) y Niza (2001) incrementaron la desconexión con lo real. Los objetivos del Consejo Europeo de Lisboa (2000) eran de ambición positiva, más lógica que empírica. De forma característica, en los despachos de Bruselas se diseñó luego la «estrategia de Lisboa 2». Generar documentos de grandilocuencia tecnocrática llega a convertirse en vicio. Pero, a efectos reales, estamos en manos de los gobiernos nacionales y de esa extraña pareja que son Angela Merkel y Sarkozy. Hay que reducir la dependencia energética de Europa, patrullar mejor sus vastas fronteras.

Quedan siempre pendientes la política exterior y la defensa. Ahí se prosigue hablando de política exterior integrada y de ejército europeo, pero basta con ver lo que pasa con la OTAN en Afganistán para comprender que todo va muy lento. Además, la OTAN elimina su fuerza de reacción rápida. Se pretende dejar atrás Irak, pero el mundo no deja de ser perennemente conflictivo. Asomó en el encuentro de Varsovia una cierta voluntad europea de ser agente global de primera fila en un mundo globalizado, pero hoy por hoy esos son meros deseos. No es poca la responsabilidad de la Unión Europea a la hora de desestancar las negociaciones de la Ronda Doha para el logro de una positiva fluidez del comercio mundial, de la que se beneficiarían los países menos económicamente avanzados.

Entre los Veintisiete, siempre queda por ratificar una cláusula de solidaridad en materia de defensa, por la que sea creíble que todos saldrán en defensa de quien sea atacado. La emergencia de un mundo multipolar le tiene que abrir los ojos a cualquiera. En las mezquitas del Euro-Islam se reclutan las huestes de al-Qaida. Por ahora, lo factible es incentivar la competitividad económica, fundar la tras-Europa tecnológica, asegurar las reservas energéticas. Esos serían grandes pasos, a consecuencia de congelar sin complejos las grandiosas retóricas arquitectónicas. vpuig@abc.es

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: