España es una merienda de negros

octubre 4, 2007

París-Madrid, ida y vuelta

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:16 am

Carlos Semprún Maura

Para un español de París como yo es curioso constatar una situación aparentemente contradictoria: Francia tiene su mejor gobierno desde hace muchos años y una situación económica difícil; en cambio, España tiene su peor gobierno desde hace lustros y una situación económica más favorable. Claro, las acusaciones tanto de la oposición sociata como de algunas mouches du coche como Dominique de Villepin o François Bayrou son demagógicas y embusteras, porque los males de la sociedad francesa en cuestiones económicas, sociales o educativas vienen de lejos. Las cosas llevan empeorando desde hace décadas y es evidentemente imposible que el presidente Sarkozy y su Gobierno cambien la situación en cuatro meses. De hecho, los cinco años de la legislatura serán apenas suficientes para reformar y mejorar nada.

Eso no quita para que las dificultades actuales, como el insuficiente crecimiento económico, el estancamiento del nivel de vida y de los salarios o el paro que aún no disminuye lo suficiente, provoquen que Sarkozy y su primer ministro Fillon pierdan puntos en los sondeos. Es aún más comprensible ese descenso si se tiene en cuenta que algunas de las medidas que están tomando, aun siendo necesarias, son impopulares: el encarecimiento de los medicamentos, la reforma de los “regímenes especiales” de las pensiones, la amenaza de un IVA “social” y otras muchas. No hay que hacerse ilusiones, pues los franceses (como los españoles) son mayoritariamente egoístas y se interesan más por sus habichuelas, su nivel de vida y sus vacaciones que por, pongamos,  una prestigiosa política exterior francesa, admitiendo que eso pueda existir.

En esta situación de morriña, el informe que acaba de revelar Le Figaro de la AMF (Autoridad de los Mercados Financieros), el “gendarme bursátil”, no va a despejar las nubes. Según este documento, en 2005 y 2006 casi todos los dirigentes de la EADS y Airbus, esa “joya” económico-industrial europea, estuvieron pringados en délits d’initiés. Al enterarse de los problemas y los retrasos en la construcción de su nuevo avión gigante, los Arnaud Lagardére, Noel Forgeard, Thomas Enders, Manfred Bischoff y el Estado francés (accionista de EADS), a través de su ministro de Finanzas de la época, Thierry Breton, se pusieron a vender sus acciones como forajidos obteniendo 90 millones de euros de plusvalía, pero precipitando también la crisis financiera de EADS y su caída en la Bolsa.

El carterito Besancenot, podrá ir de nuevo a visitar a Pablo Neruda y decirle: “¡Qué malo es el capitalismo!”. Pero qué buena, en cambio, la “economía de mercado”.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: