España es una merienda de negros

octubre 6, 2007

De pronto, Batasuna es ETA

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 7:41 am

LA operación policial contra la cúpula de Batasuna, que ha supuesto la detención de una veintena de sus dirigentes, ha generado sentimientos y opiniones contradictorias en la opinión pública, pues al mismo tiempo que se reconoce su plena legalidad y justificación, no puede evitarse la percepción de que es una iniciativa que llega tarde. Por tanto, esta iniciativa del juez Garzón no debe verse inmersa en polémicas de técnica jurídica, porque, como señaló oportunamente el secretario general del PP, no hay motivos para dudar de la fundamentación jurídica de estas detenciones, pronunciamiento que demuestra que sólo el PP es un aliado seguro del Gobierno para derrotar al terrorismo. La integración de Batasuna en ETA está confirmada judicialmente por la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo. Por esa razón, los partidos que sucesivamente han protagonizado el frente político de ETA fueron ilegalizados en aplicación de la ley de Partidos Políticos y suspendidos cautelarmente, al amparo del Código Penal.

Ahora deben extraerse todas las consecuencias de una operación que debe inaugurar una nueva etapa en la lucha antiterrorista, pero para lograr la derrota incondicional de ETA y no para forzarla a negociar nuevamente. La medida de este cambio de política antiterrorista, es decir, de esta incipiente rectificación del Gobierno, vendrá dada por la determinación con la que actúe contra todos los frentes políticos que ETA ha podido reorganizar durante la negociación con el Ejecutivo. Las ilegalizaciones -ya tardías y poco eficaces- de ANV y el PCTV no deben esperar más a la conveniencia preelectoral del Gobierno. En este sentido, una lección de esta gran operación contra el entramado de ETA es que, en efecto, el Gobierno ha malgastado tres años cruciales para derrotar a los terroristas, porque las imputaciones que ayer llevaron a la cárcel a más de veinte batasunos podían haberse formulado desde que, en diciembre de 2004, Arnaldo Otegi anunciara en el velódromo de Anoeta la propuesta de negociación al Gobierno.

Si legalmente la detención en masa de los dirigentes de Batasuna es una buena noticia, políticamente se trata de una prueba irrefutable del oportunismo con el que se ha conducido el Gobierno desde el inicio de la legislatura, reforzado, por lamentable que resulte afirmarlo, por decisiones judiciales que, como la que alumbró la teoría de una «Izquierda Abertzale» libre de cualquier infección terrorista, daban cobertura a los propósitos negociadores del Ejecutivo. Siempre reprochó el Gobierno al PP que utilizara el terrorismo en su campaña política, pero tal reproche ahora se vuelve contra el Ejecutivo. Los detenidos nunca han dejado de ser integrantes o colaboradores de ETA. No empezaron a serlo cuando hace poco más de veinticuatro horas se reunían en Segura (Guipúzcoa), localidad donde se practicaron las detenciones; ni dejaron de serlo cuando el PSOE llegó al poder y puso en marcha una irresponsable campaña de rehabilitación de Batasuna para poder negociar abiertamente con ETA. Bienvenido sea este reencuentro del Gobierno de Zapatero con la legalidad, porque es lo que le pedía la mayoría de los españoles y también el PP, a cuyos dirigentes, sin embargo, se les lanzaron las más brutales acusaciones por instar la aplicación de la ley en los mismos términos que se reflejan en la decisión de Garzón. Tampoco debe olvidarse el linchamiento al que fue sometido el juez Grande-Marlaska, quien mantuvo la dignidad del Estado de Derecho en la lucha antiterrorista mientras era acusado por los socialistas de estar «más cerca de los intereses del PP» cada vez que citaba a declarar a Otegi o a Olano. Tampoco Batasuna se ha hecho terrorista de la noche del 4 a la mañana del 5 de octubre de 2007 por reunirse para preparar, supuestamente, la renovación de su cúpula. Ya era terrorista, porque así está declarado judicialmente, cuando negociaba con el PSE desde 2002, cuando el presidente del Gobierno dijo de Otegi que era un «hombre de paz» o cuando los socialistas proclamaron a Batasuna como interlocutora necesaria.

Aparte de rectificación, también es necesario un acto de humildad por parte del Gobierno para reconocer el grave error que cometió al hipotecar la acción de la justicia para facilitar la negociación con ETA. Además, permitiría restaurar el consenso antiterrorista con el Partido Popular, que sería la peor noticia que podrían recibir los etarras.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: