España es una merienda de negros

octubre 8, 2007

El caudillo simbiótico

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 6:16 am

HERMANN TERTSCH

Hace ya muchos años, décadas más bien, que Manuel Chaves, presidente de la Junta de Andalucía, difícilmente sorprende a nadie con su mensaje de ofertas ilimitadas y promesas exageradas e irrealizables. Y tantas veces ridículas, pero siempre perdonadas por la fuerza del sistema que poco ha cambiado en esta región española desde que los caudillos y capataces sabían menos que los de hoy quién fue Rosa Luxemburgo.

También parece normal el éxito que ha convertido a este muy mediano personaje en el rey de los tuertos y que hoy es una especie de Todor Yivkov financiado por la UE, poco dotado para la retórica y demostradamente incapaz de cumplir un plan o media promesa. No se le pueden discutir al caudillo andalusí ni la pereza de ideas ni la osadía en proyectos. Absolutamente decidido a mantener a su país en la lógica del temor y la obediencia de un sistema clientelista y caciquil como todos los reductos de la Europa más retrasada, ayer proclamaba que reinará «cinco seis o siete años más». Lo hizo en una entrevista de diario amigo realizada por una periodista que parece aún más preocupada por el reparto del pan de la secta subvencionado por el Estado que el propio Chaves, caudillo y repartidor máximo.

Como esa monja laica que nos presenta como heroína imbécil y correcta frente a un oligofrénico con cocodrilo de Lacoste -nunca volveré a comprar uno si no se querella la empresa- el vídeo del joven socialista que es José Blanco, Chaves responde a las preguntas bobas y lacayunas como de él se espera. Algo fatuo él, pero animado por la entrevistadora que le recuerda que Zapatero le dijo a la ministra Salgado que «lo que diga Manolo es lo que hay», el caudillo de Al Andalus dice, otra vez simbiosis de miembro del secretariado del comité central, del buró político y del califato: «Mi peso en el partido es el peso de Andalucía en el conjunto de España. Nunca Andalucía ha tenido tanto peso en el conjunto de España frente al Gobierno». Ahí es nada. Frente al Gobierno de España, se levanta gloriosa la Andalucía de Chaves, la región con Sicilia y Calabria y pocas más que lideran el fracaso escolar, la opacidad, la corrupción urbanística, el desempleo, el sectarismo informativo y el intervencionismo, la falta de libertad en el proyecto individual de vida de sus ciudadanos.

Combina Chaves sus promesas con un desparpajo sombrío muy efectivo sobre cualquier situación en que se pudiera topar con competencias. Y también con la continua amenaza soterrada hacia quien no se pliegue a las consignas y la voluntad de los por lo demás obsequiosos delegados y subdelegados del régimen, una buena simbiosis de bastante de lo peor del socialismo real bolchevique con un toque de nacionalismo magrebí o satrapía orientalista. Lo dicho: una especie de híbrido del sirio Assad Junior con Yivkov muy Senior. No sin espanto pronto reconocimos un joven clon del orador andaluz en el presidente del Gobierno que nos había deparado aquel marzo aciago. Zapatero no mentía cuando se declaraba discípulo de Chaves. Ambos vuelven ahora a decir, uno con 18 años de engrasar con dinero ajeno las tuberías del poder propio, el otro con tres y medio de dinamitar las instituciones que juró defender que seguirán por el camino de éxito emprendido y que, como se atreve a decir Chaves después de casi dos décadas en el poder incontestado, «ahora viene lo mejor».

Como lo mejor ya no lo financia la UE tendrá que ser otra vez la deuda histórica que los salmantinos, madrileños o valencianos tienen hacia los sevillanos -leales, por supuesto, es decir socialistas-. Dice Chaves que llega el cambio y que lo hace él, como Ceaucescu y Yivkov. «Tenemos demostrada la capacidad para gestionar el cambio». Nuestro caudillo simbiótico, en el mejor ejemplo de la Calabria profunda, sabe que hay que financiar las voluntades para dicho cambio. Y ya lo ha prometido todo. El clientelismo, versión moderna del caciquismo, es un elemento esencial del nacionalismo periférico en España. En Andalucía, las invenciones nacionalistas pesan menos que el amo tradicional, hoy el subdelegado, y el concepto oriental del poder. El resultado está a la vista. Malo es que el joven leonés nos quiera aplicar la medicina del aparato que compra obediencia con dinero público y dicta la imposibilidad de la competencia en libertad. Quizás sea un paso más hacia esa simbiosis de civilizaciones que nos puede hacer a todos víctimas de la magrebización de España.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: