España es una merienda de negros

octubre 10, 2007

GUERRA CIVIL. TESTIMONIOS. El Aiche Ben Jomse Bouchibi

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 7:04 pm

http://www.elmundo.es/especiales/2006/07/espana/guerracivil/hist_bouchibi.html

Cabrero desde niño, vivía en Xauen en condiciones de extrema pobreza. Cuando estalló la guerra tenía 16 años. Marchó a Tetuán para alistarse como soldado en busca de un futuro mejor. Entró a formar parte del Primer grupo de las Fuerzas Regulares del Ejército español. Consiguió una Medalla de Sufrimiento por la Patria y tres de Gracia. Terminó la guerra como sargento y volvió a Marruecos. Hoy cobra una pensión de tres euros al mes del Gobierno español.

Soy de la región marroquí de la Kabila, que está en la ruta hacia Xauen. En el año 1936 tenía 16 años. Era cabrero y vivía con mi familia. En Marruecos había mucha pobreza y en mi casa pasábamos hambre. No era como ahora, que dices: «Quiero esto o no quiero esto». Lo que pasaba entonces es que no había. No había para comer, no había nada. ¡La vida estaba delgada! Por eso mis padres entendieron que me alistara en el Ejército español. No se opusieron, porque se ganaba bien y además así ellos tendrían que alimentar a una persona menos. Porque, ya digo, no era como ahora, que abunda la comida. En aquel momento, la mayoría de los que nos hicimos soldados voluntarios lo hicimos por hambre.

Viajé a Tetuán y allí me alisté. Los que nos alistamos en el Primer Grupo de Regulares recibimos quince días de instrucción y después, sin ningún otro tipo de preparación, embarcamos hacia España. Mientras cruzábamos el estrecho, nos advirtieron que el que fuera cobarde en el frente sería fusilado.

En España no estuvimos mal; además, nos daban bien de comer. Lo peor fue el frío del invierno en las trincheras y el miedo que pasamos. Teníamos buenas armas y munición abundante, pero a los regulares nos hacían avanzar los primeros, sin protección, y murieron muchísimos compañeros. Los españoles decían que éramos muy fieros y que asustábamos al enemigo, pero la verdad es que los que estábamos asustados éramos nosotros. Llegué a pasar terror. Vi morir a mucha gente, pero no podía ser cobarde, porque había visto como fusilaban a los que retrocedían. Luego, por las tardes, cuando nos retirábamos, hacíamos una fosa común y enterrábamos todos los cuerpos juntos, moros y cristianos. Así decían.

Me hirieron en Brunete. Una granada me alcanzó un pie, una mano y la espalda. Franco me dio dos meses de descanso. Franco estaba bien. Nosotros no sabíamos nada de los problemas políticos de España, pero conocíamos a Franco de Marruecos, y nos gustaba. La verdad es que, en general, los españoles nos trataron muy bien y los mandos fueron buenos con nosotros. Españoles y marroquíes dormíamos y comíamos juntos en el frente. Hice buenos amigos en España, pero desde la independencia de Marruecos, en 1956, ya no he vuelto a verlos.

Al final de la guerra los españoles mataron a mucha gente. Fusilaron a muchos prisioneros. Decían que los moros éramos fieros, pero ellos también lo eran. Volví a Marruecos en 1941 y seguí siendo militar hasta que me jubilé en el año 1961. Fui condecorado una Medalla de Sufrimiento por la Patria y con tres de Gracia. Por ese motivo cobro un poco más que los demás. Recibo una pensión del Gobierno español de tres euros al mes.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: