España es una merienda de negros

octubre 11, 2007

¿NARCOTIZADOS? en El blog de Rosa Díez

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 7:27 am

Así es como creo que les gustaría a nuestros dirigentes políticos que estuviéramos el conjunto de los ciudadanos: narcotizados. Una sociedad narcotizada que no reaccione ante nada, que “delegue” en ellos para que administren nuestros derechos, para que nos digan otros lo que está bien y lo que está mal, para que no asumamos ninguna iniciativa, ninguna responsabilidad individual, para que no pensemos, para que no exijamos, para que desistamos.

Ese es el objetivo de los discursos políticos que han protagonizado fundamentalmente los dirigentes políticos del Gobierno y del PSOE: “No pasa nada”; “Todo va bien, estamos en la champions..”; “Son unos exagerados, unos crispadores”; “Sólo son cuatro gamberros que están quemando fotocopias de las fotos de los reyes”; “España no se rompe…”; “Otegui es un hombre de paz”; “Está (de Juana) en el proceso”; “Es (la abogada terrorista) el futuro…” “Te voy a regalar (Zapatero a una Edu Madina) una Euskadi en paz…” (“Te voy a regalar…” ¿Cabe algo más peligroso que alguien capaz de creerse en capacidad para “regalar” una Euskadi en paz?);  “ETA quiere dedicarse a la política, démosle una oportunidad”….”Hoy estamos mejor y el año que viene estaremos mucho mejor…”

No tengo espacio para describir todo el discurso-cloroformo que han esparcido sobre nosotros. Lo que no ha conseguido ETA (el desestimiento de la sociedad española –y vasca en particular–) están a punto de conseguirlo estos que nos gobiernan. La estrategia de quitar importancia a lo que está ocurriendo –desde la ruptura de todos los consensos contitucionales decidida por ellos mismos, hasta el fortalecimiento de ETA, derivado de la estrategia del propio gobierno) tiene como objetivo precisamente nuestro desestimiento. Ellos saben (los del gobierno y los del PSOE) que si la gente reacciona, que si le gente recuerda, que si la gente examina lo que ha pasado, no les perdonaremos lo que nos han hecho. Porque el problema no es que se hayan equivocado; eso es asumible y perdonable. Lo que no es perdonable es que de manera intencionada hayan  buscado nuestra división y nuestro debilitamiento, el de los demócratas que no comulgábamos con su mesianismo, con su buenismo, con su comportamiento adanista.

El Gobierno ha buscado nuestra división y nuestro desestimiento para poder hacer lo que había decidido hacer: firmar un “plan de paz” con una organización terrorista, reconociéndole como interlocutor político y pagando un precio político por ello; hoy eso está a la vista de todos; y quien insiste en que “lo volvería a hacer” no puede ser diculpado. Como ejemplo desalentador donde los haya les recomiendo la lectura de  la columna de Ramón Jaúiregui  ayer en El Correo: “…De manera que, nada nuevo bajo el sol. Ahora toca mantenerse firmes” (¿ahora?) “reclamar unidad democrática y lealtad institucional, al PP y al Gobierno Vasco” (toma castaña, el Gobierno español, de rositas, “respectivamente. Y aplicar la ley bajo elprincipiodemocrático de que la represión del entramado de la violencia incluye sus estructuras políticas porque hace ya algún tiempo que dijimos que con violencia no cabe la política en nuestra democracia”. (Toma esta, o sea, como dijo ayer alguien en el blog de Santiago González, si no cabe política con violencia, ¿que hacemos? ¿disolvemos el Parlamenteo y el Gobierno?) Y acaba así el magnífico artículo: “Por cierto, acertamos entonces y acertaremos ahora”  Si alguien dudaba de lo que están dispuestos a hacer si los ciudadanos se lo permiten, ahí está la respuesta.

El Gobierno sabía que para hacer un acuerdo político con ETA era preciso dormirnos,  arrebatarnos nuestro espíritu crítico, narcotizarnos; era preciso que olvidaramos que ETA es una organización totalitaria y que en la historia de la humanidad las organizaciones totalitarias jamás se han convertido a la democracia, sino que ésta ha tenido que derrotarlas. El Gobierno ha estado desde hace tres años y medio, desde que llegó al poder, preparándonos para la cesión, minimizando lo que ocurria, lo que iban a pagar en nuestro nombre. Minimizaba el coste y minimizaba el daño. Y para eso cambiaba de nombre al enemigo. Por eso los “zulos” eran proyectos de zulo. Por eso las cartas de extorsión eran “amenazas sin verificar”. Por eso los atentados eran “accidentes”. Por eso los actos de Batasuna/ETA eran “actos políticos de ciudadanos en el libre ejercicio de sus derechos”. Por eso quienes nos movilizábamos en contra  de esas decisiones políticas quetan nefastas consecuencias han tenido éramos “enemigos de la paz”;  o incluso éramos acusados de querer  “más muertos”.

Por eso el Presidente sigue hablando así, diciéndole a quienes le exigen responsabilidada que “así no se va a ninguna parte”. Por eso el Ministro Bermejo, el de Justicia nada menos, dice que “confía que el mundo abertzale” (¿no habíamos quedado que Batasuna era ETA?), “que se mira continuamente al ombligo, vea más allá de su ombligo” y confía que “si les ayudamos, acabarán mirando para otro lado” Qué cosas hay que oi!!r. Mejor que ETA se mire el ombligo; no vaya a ser que si mira para otro lado lo mismo se fije en la nuca de alguno de nosotros… O eso que también ha dicho el ínclito de que su departamento “no para de ordenar el juego” …y que cuando la jugada lo aconseje ocurrirá lo que tenga que ocurrir (en relación a la ilegalización de ANV o PCTV). Ordenar el juego… Qué cosa tan irresponsable, qué forma de cambiar las palabras, de pervertir su uso.

O lo de Camacho, el Secretario de Estado de Interior, que llama al  intento de asesinato “comprometer la vida de nuestros ciudadanos”. Todo por no llamar a las cosas por su nombre, todo por no hablar de crimen . Todo para adormecernos, para narcotizanos. Dice que “si se acredita que se trataba de una bomba lapa, lógicamente podremos decir que el escenario está más claro…” ¿Más claro que cuando? ¿Más claro para quien? Todo por no asumir que ETA no ha matado hasta hoy porque no ha podido, pero no porque no lo haya intentado.¿O acaso hemos de interpretar que sus palabras acerca de que el “escenario está más claro” significan que el Gobierno baraja aún la hipótesis del diálogo, de que les puedan convencer a los terroristas de que no cometan atentados? ¿Está esa vía abierta aún? ¿Cómo hemos de interpretar lo que ha dicho?

Y mientras tratan de narcotizarnos, ETB entrevista a Pernando Barrena. El único portavoz de Batasuna/ETA que está en libertad (¿alguien sabe por qué no fue a la reunión en que detuvieron a toda su banda?) es entrevistado en la Televisión Pública Vasca, esta que pagamos con nuestros impuestos todos los españoles (sí, también los espñoles que viven fuera de Euskadi, del cupo vasco sale esto y todos los demás dineros) y en ella pronuncia la amenaza de “guerra” y analiza los actos de ETA, el último atentado, como una respuesta a la agresión del Estado. En la televisión pública, –en esa en la que al nuevo partido político, Unión, Progreso y Democracia sólo le tratan para mal, en la que no hemos tenido espacio para explicar lo que queremos hacer, nuestra propuesta política–, los terroristas son entrevistados para ir de víctimas y despotricar contra el Estado de Derecho…

¿Cómo se puede hacer pedagogía democrática en estas condiciones y en esta sociedad? Difícil, sí. Tan difícil como necesario. La nota positiva es que la gente, por lo que yo percibo en toda España, está mucho más despierta que lo que nuestros gobernantes quisieran. La gente está deseando de tener una oportunidad para implicarse, para comprometerse, para tirarnos de la solapa, para exigir, para participar. Tenemos unos dirigentes que no no los merecemos; pero, a cambio y para bien, tenemos una masa crítica de ciudadanos libres que van a poner a cada cual en su sitio. Unos ciudadanos libres, optimistas, con ambición de país,con ganas de futuro. Ciudadanos  que empiezan a propagar “la idea”. La idea de que otra forma de hacer política, de enfrentarse a los problemas, de mirar a nuestro país, es posible. “Llegaron una gentes que pregonaban la idea…”,  que decían en Andalucía allá por el siglo pasado hablando de los libertarios… “La idea”,  propagada hoy por las gentes que tienen sueños, que creen en ellos, que están dispuestos a darlo todo por convertirlos en realidad. La idea que nos hace despertar.

Hay mucha gente dispuesta a moverse. Y a que no nos meta en casa ni dios.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: