España es una merienda de negros

octubre 11, 2007

El Gobierno se plantea permitir que los escoltas lleven armas las 24 horas del día

Filed under: General,Rajoy,Zapatero — África @ 7:16 am

ÓSCAR B. DE OTÁLORA o.b.otalora@diario-elcorreo.com

El Ministerio del Interior estudia la posibilidad de introducir cambios normativos que permitan a los escoltas privados destinados en el País Vasco llevar de manera legal sus armas durante las veinticuatro horas del día como medida de protección contra ETA.

El atentado registrado el martes en Bilbao, que causó heridas graves al guardaespaldas Gabriel Ginés, ha acentuado la necesidad de abordar este tipo de reformas, un debate que ya se había iniciado a comienzos del verano, después de que 67 profesionales de la seguridad privada fueran expedientados por no entregar la pistola en su empresa tras finalizar su servicio de protección, como estipula la ley. Pese a las normas, la práctica de ir armados fuera del horario laboral es habitual en el País Vasco en el sector de la seguridad privada.

El ministerio puntualizó ayer que contempla realizar un estudio serio, que incluso vaya más allá del hecho de que los agentes puedan contar con su arma. En los planes de Interior, se incluye un análisis sobre las medidas legales que serían necesarias para reforzar la seguridad de los guardaespaldas privados. Las normas que habría que estudiar, según las citadas fuentes, serían la Ley de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, la Ley de Seguridad Privada y, en el caso del uso de pistolas, el reglamento de armas. El análisis del departamento que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba parte del hecho de que los escoltas privados son un elemento clave para evitar riesgos a amplios sectores de ciudadanos amenazados por ETA.

La posibilidad de realizar una reforma legal para mejorar las condiciones de los agentes privados se planteó por primera vez en julio, después de que la subdelegación del Gobierno de Vizcaya multara con 3.100 euros a 67 profesionales por llevarse la pistola a su casa por la noche. El expediente -que incluyó una sanción de 30.000 euros a la empresa para la que trabajaban los escoltas- fue fruto de la denuncia de un antiguo empleado, pero abrió la caja de los truenos al abordar un aspecto sobre el que se miraba hacia otro lado desde la esfera policial.

Como los propios escoltas habían puesto de relieve, el uso de armas fuera de servicio no sólo era necesario por su propia protección, sino que permitía desarrollar su trabajo con normalidad. «Si cada vez que un protegido nos llama porque tiene que salir a una urgencia debemos perder más de una hora en ir a la empresa a coger la pistola, no estamos haciendo bien nuestro trabajo», explicó uno de los afectados. Ayer varios escoltas consultados por este periódico reconocieron que atentados como el que hirió a Gabriel Ginés no se evitan por el hecho de ir armados, «pero para la normalidad de nuestra actividad es mucho mejor saber que cuando no estás de servicio cuentas con un elemento de protección».

Metralla

Los médicos que atienden a Gabriel Ginés en el hospital de Cruces emitieron ayer un parte médico en el que afirman que el herido evoluciona «favorablemente dentro de la gravedad» de las heridas y quemaduras que le causó el estallido de la bomba lapa que los terroristas adosaron a su coche. La víctima sufre quemaduras de segundo y tercer grado en el 6% de su cuerpo, que afectan a su cabeza, cara, cuello, tórax, antebrazo y mano derecha. Según fuentes médicas, en las próximas horas podría ser sometido a una intervención quirúrgica para llevar a cabo una serie de reinjertos de piel en aquellas zonas especialmente afectadas por el fuego. El martes ya fue operado de urgencia para extraerle un trozo de metralla que tenía clavado en la espalda.

Por otro lado, la Ertzaintza continúa con las investigaciones sobre el atentado. Según los últimos datos, el ‘Renault Megane’ en el que los terroristas colocaron la bomba lapa le había sido entregado a Gabriel Ginés el pasado domingo, tres días antes del ataque. A partir de este hecho, los expertos sospechan que los informantes de la banda vigilaban al guardaespaldas desde hacía más tiempo y conocían sus movimientos.

Según una primera reconstrucción, los terroristas colocaron la bomba en la noche del lunes al martes, mientras el vehículo estaba aparcado en la calle Zamakola del bilbaíno barrio de La Peña. Pasada la una de la tarde, el guardaespaldas recogió el coche para cambiarlo de sitio, ya que no estaba correctamente aparcado. A la una y veinticinco, cuando apenas había recorrido quinientos metros, el artefacto estalló y provocó un incendio que alcanzó a Ginés.

Las fuerzas de seguridad apenas conceden verosimilitud a la tesis de que el ataque estuviera dirigido contra el concejal socialista de Galdakao Juan Carlos Domingo, para el que trabajaba el escolta. Las bombas lapa se activan por movimiento y con el coche nunca habría llegado a recoger a su cliente.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: